Anuncio

¿Ha evitado California otra devastadora ola invernal de COVID?

Shoppers, some wearing masks, make their way along Santee Alley in Los Angeles.
Los compradores, algunos de ellos con mascarillas, recorren el callejón Santee de Los Ángeles en diciembre. El número de casos de COVID-19 en California ha descendido de forma constante desde la primera semana de diciembre, al igual que los niveles de coronavirus en las aguas residuales.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)
Share

En los dos primeros años de la pandemia de COVID-19, las vacaciones de invierno se vieron empañadas por un par de olas devastadoras que asolaron California, disparando el recuento de casos, llevando a los residentes al hospital en masa y, en última instancia, dejando miles de muertos.

Pero el tercer invierno parece haber escapado a ese mismo destino. El repunte de la transmisión a finales de otoño, que cobró fuerza después de Acción de Gracias, empezó a disiparse entre mediados y finales de diciembre, en lugar de convertirse en el tren desbocado que temían las autoridades sanitarias. Y a diferencia de años anteriores, las mediciones de COVID-19 han seguido mejorando en las semanas posteriores.

Las autoridades insisten en que el peligro no ha pasado, especialmente para las personas con mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave.

Anuncio

También existe la posibilidad de que surja otra variante problemática. Las autoridades están vigilando de cerca el XBB.1.5, que se ha descrito como la edición más infecciosa del virus hasta la fecha.

Pero el hecho de que California navegara por lo que fue, para muchos, lo más parecido a una temporada navideña normal desde 2019, sin un pico récord de infecciones o un aumento en las hospitalizaciones, es motivo de optimismo, y subraya el poder de las herramientas a nuestra disposición, dicen los expertos.

“Nunca digo que estamos a salvo, porque todavía hay personas para quienes el COVID va a seguir siendo una preocupación realmente grande, y van a seguir necesitando hacer todo lo posible para evitar infectarse”, dijo la directora de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, Barbara Ferrer. “Todavía tenemos muchos virus en nuestras comunidades, pero definitivamente estamos en una situación prometedora”.

Anuncio

¿Cómo ha ocurrido?

Es probable que muchos residentes disfrutaran de cierto grado de protección contra el coronavirus por haber sido vacunados, por haberse infectado previamente o por ambas cosas. Esto significa que algunos pudieron evitar infectarse, mientras que los sistemas inmunitarios de otros estaban mejor preparados para evitar enfermarse gravemente.

Los fármacos contra el coronavirus -incluidos el Paxlovid y otro medicamento oral conocido como molnupiravir- también ayudaron probablemente a evitar que las personas de mayor riesgo enfermaran gravemente.

Anuncio

Los refuerzos bivalentes, formulados específicamente para ayudar a proteger contra las subvariantes Ómicron que han dominado en el último año, también estuvieron disponibles en septiembre. La aceptación ha sido demasiado lenta para el gusto de algunos funcionarios, pero casi el 24% de los californianos elegibles han recibido la dosis actualizada.

“Las vacunas, incluidos los refuerzos bivalentes, pueden ayudar a evitar enfermedades graves o incluso la muerte”, declaró la Dra. Wilma Wooten, responsable de salud pública del condado de San Diego.

También pueden haber influido los cambios de comportamiento, como trasladar las reuniones al exterior, someterse a pruebas antes de los eventos, llevar mascarilla en lugares públicos cerrados y redoblar los esfuerzos por lavarse las manos y otras medidas de higiene sanitaria.

Anuncio

“Aunque no se puede afirmar nada con certeza, en la actualidad tenemos pruebas de que nuestras herramientas para luchar contra el COVID-19, incluidas las mascarillas, el refuerzo bivalente y la terapia, están funcionando”, declaró Ferrer el jueves.

¿Qué muestran las cifras?

El recuento de casos en California ha descendido de forma constante desde la primera semana de diciembre, al igual que los niveles de coronavirus en las aguas residuales.

Anuncio

En el condado de Los Ángeles, los niveles de aguas residuales empezaron a descender a principios de diciembre, aunque en las últimas semanas se han estabilizado en torno al 70% del pico del verano pasado, lo que sigue constituyendo un alto nivel de preocupación, según la definición de las autoridades sanitarias.

“Aunque los niveles de concentración de aguas residuales no son bajos, simultáneamente, no estamos viendo el repunte posvacacional que se esperaba para finales de la primera semana de enero”, dijo Ferrer.

En el condado de San Diego, Wooten dijo en un comunicado que “el virus sigue circulando en la región. Todavía estamos viendo altos porcentajes de pruebas COVID-19 positivas y detectando altos niveles del virus en las aguas residuales”.

Anuncio

En otros lugares, un análisis reciente “muestra que las señales de las aguas residuales están disminuyendo en las regiones del Gran Sacramento, el Valle de San Joaquín y el sur de California, y se están estabilizando en la zona de la bahía” y el norte de California, escribió el Departamento de Salud Pública del estado en una actualización el jueves.

Otras medidas también dan crédito a la idea de que la actividad del coronavirus ha disminuido. Los modelos del Departamento de Salud Pública de California estiman que la propagación de COVID-19 probablemente está disminuyendo en todo el estado y ha tendido a la baja o estable durante el último mes.

¿Y los hospitales?

Anuncio

Aunque muchos infectados con el coronavirus experimentan síntomas leves, o ninguno en absoluto, cualquier repunte pronunciado en la transmisión amenaza con enviar una nueva ola de pacientes a los hospitales. En 2020-21 y 2021-22, estas avalanchas fueron masivas y ejercieron una inmensa presión sobre los sistemas sanitarios de todo el estado.

Aunque California registró un pronunciado repunte de hospitalizaciones positivas por coronavirus a partir de finales de octubre y hasta mediados de diciembre, ese censo ha caído en picado desde entonces.

El jueves, 3.168 pacientes de este tipo fueron hospitalizados en todo el estado, lo que supone un descenso del 29% en las últimas dos semanas.

Anuncio

Esa cifra incluye a los hospitalizados con enfermedades relacionadas con el COVID-19 y a los que dan positivo incidentalmente después de buscar asistencia por algún otro motivo.

Si no hay un resurgimiento significativo de COVID-19 este invierno, será la primera vez desde que comenzó la pandemia en 2020 que una ola de otoño-invierno fue menos grave que la del verano anterior, en términos de hospitalizaciones.

Las continuas mejoras han llevado a un desfile de condados de California a ascender al nivel comunitario bajo de COVID-19, según la definición de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Anuncio

La clasificación en esa categoría depende de cálculos recientes de las tasas de casos y hospitalizaciones por coronavirus, así como de la ocupación de camas, e indica que la carga para los hospitales es relativamente leve.

Catorce condados de California pasaron al nivel comunitario bajo de COVID-19 el jueves: Alameda, Butte, Contra Costa, Fresno, Glenn, Humboldt, Kern, Kings, Los Ángeles, Madera, Marin, Sonoma, Tehama y Ventura.

Con la actualización de la semana pasada, el 71% de los californianos viven ahora en condados con un nivel comunitario bajo de COVID-19, frente al 28% de la semana anterior.

Anuncio

Las muertes siguen siendo preocupantes

El 10 de enero, California registraba 355 muertes por COVID-19 a la semana. Aunque esta cifra ha aumentado últimamente, sigue estando por debajo del pico de verano de 396 y muy por debajo del pico del invierno pasado, cuando se registraron 1.827 muertes en la semana que finalizó el 27 de febrero.

Más de 98.000 californianos han muerto a causa del COVID-19, una cifra que supera la población total de ciudades como Santa Mónica, Mission Viejo y Redding.

Anuncio

A escala nacional, el COVID-19 es responsable de muchas más muertes que la gripe. Los CDC han informado de más de 44.000 muertes por COVID-19 desde principios de octubre, más del doble de las 17.000 estimadas por gripe.

¿Qué pasa con XBB.1.5?

XBB.1.5 es uno de los últimos miembros alfanuméricos de la extensa familia Ómicron. Es descendiente de XBB, que es una recombinación de descendientes de la subvariante BA.2 de Ómicron.

Anuncio

Gran parte de la atención en torno a esta subvariante en particular se ha centrado en su infectividad, ya que puede ser la versión más transmisible del coronavirus.

Se calcula que XBB.1.5 es responsable del 49,1% de todos los nuevos casos en EE. UU., lo que la convierte en la edición más común del coronavirus en circulación en todo el país, según los CDC.

Aunque su proporción ha crecido de forma constante, sigue siendo mucho menos común en la región que incluye California, Nevada, Arizona, Hawái y los territorios insulares del Pacífico. Se calcula que el 24,1% de los casos de coronavirus de la última semana fueron de XBB.1.5, según los datos de los CDC.

Anuncio

El efecto final de XBB.1.5 en términos de hospitalizaciones sigue sin estar claro. Pero los datos actuales sugieren que la nueva variante no está provocando un repunte.

Por ejemplo, según Ferrer, Atlanta se encuentra en una región en la que se calcula que alrededor del 31% de los especímenes de coronavirus son XBB.1.5. Esto es el doble que en el resto de las regiones. Es el doble que en la región que incluye Chicago.

Si el XBB.1.5 estuviera provocando un aumento de las hospitalizaciones, cabría esperar que la tasa de hospitalización del área de Atlanta fuera peor que la del área de Chicago. Sin embargo, la tasa de hospitalización de esta última -11,1 nuevas hospitalizaciones semanales por coronavirus por cada 100.000 residentes en el condado de Cook- ha sido superior a la del condado de Fulton, en Atlanta, que tiene una tasa de hospitalización de 8,8, según Ferrer.

Anuncio

Sin embargo, señaló que “hay muchas variables subyacentes que afectan a las tasas de hospitalización en las distintas regiones, como las políticas locales, las tasas de vacunación e incluso los comportamientos que cambian en función del tiempo, como estar más tiempo en casa”.

“Aunque tenemos que seguir observando el impacto de la mayor circulación de XBB y XBB.1.5 en la gravedad de la enfermedad, la información actual sugiere que esta cepa de Ómicron no está teniendo un impacto importante en las tasas de hospitalización por el momento”, dijo Ferrer.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Anuncio


Anuncio