Anuncio
Share
Deportes

La mexicana Melissa Cervantes asegura que su crossover de lucha libre a MMA llega justo a tiempo

Melissa Cervantes debuta en La Jaula de Combate Américas en San Antonio.
Melissa Cervantes debuta en La Jaula de Combate Américas en San Antonio.
(CORTESÍA/COMBATE AMÉRICAS)

A sus 33 años, la luchadora mexicana Melissa Cervantes asegura que su debut en La Jaula de MMA de Combate Américas le llega en el momento indicado en su vida

Melissa Cervantes asegura que la transición de la lucha libre a las artes marciales mixtas llega en un momento natural e importante en su carrera, mismo en la que buscaba un cambio. Por esta razón, no lo pensó dos veces cuando Combate Américas le ofreció la oportunidad de hacer el crossover y seguir los pasos de su amiga ‘Sexy Star’, quien en las luchas era conocida como ‘Sexy Dulce’.

‘Thunder Rosa’ debuta en las 115 libras este viernes (1 p.m.) en La Jaula ante la belga Nadine Mandiu (0-1), en el Freeman Coliseum de San Antonio, Texas.

Nació y creció en Tijuana en donde no practicaba mucho los deportes. Ya en Estados Unidos tuvo la oportunidad de practicar voleibol, futbol, básquetbol, natación y tenis, a nivel escolar. Las artes marciales mixtas llegaron a ella hasta después que se graduó de la universidad.

Vivió con sus tres hermanas y padres en una casa de dos cuartos.

Anuncio

“No teníamos mucho”, recordó Cervantes. “Mi papá nos daba $2 al día para que mi mamá nos hiciera de comer, almuerzo y cena, pero era cuando el peso [mexicano] aún valía algo. Mi mamá trataba de guardar lo más que podía para que nos tocara comida a todas”.

Los sacrificios fueron grandes pero siempre buscaban apoyarse entre ellos.

“Mis hermanas las más grandes nos pasaban las ropas a las más chicas”, dijo. “Mi mamá y mi papá trabajaban y nuestras hermanas cuidaban de nosotras. No hubo oportunidades para que nos llevaran a actividades fuera de la escuela”.

Sus padres no completaron la educación básica, por lo que siempre inculcaron en ella la importancia de prepararse para la vida. A sus 14 años, Cervantes trabajaba en cualquier oportunidad que tenía, sobre todo en los descansos de la escuela.

Anuncio

“Hubo un momento en que mis padres no tenían trabajo al mismo tiempo y yo sostenía la casa con dos trabajos, incluso iba a la preparatoria”, recordó la mexicana.

Según ella, todos esos obstáculos la hicieron más fuerte. Su madre siempre se preocupa al verla competir mientras que su padre “está orgulloso y lo disfruta”.

“Mi mamá aún no sabe de Combate Américas”, dijo la peleadora de 33 años. “¡Se va a morir del susto la pobre! (risas) El ring es peligroso y ahora imagínate en La Jaula”.

Cervantes empezó a practicar relativamente tarde las artes marciales mixtas a sus 29 años en 2016. Sin embargo, debido a su capacidad atlética asegura no tendrá problemas para combatir en La Jaula.

Ella empezó con jiu-jitsu y este año se involucró con los diferentes estilos de las artes mixtas y se mantiene luchando. La motivación para hacer el crossover provino de otras luchadoras que también lo hicieron.

“Una de las que me motivan y está chequeándome todo el tiempo es ‘Sexy Star’”, señaló. “Me pregunta ‘¿Cómo vas? ¿Cómo va la pérdida de peso?’. Me ha apoyado emocionalmente, igual con Alberto [Del Río], con quien siempre nos echamos porras y claro mi esposo, mi familia, siempre apoyando”.

Cervantes dijo que ha tenido sesiones fuertes de artes marciales mixtas pero no sin límite como sería en su primera pelea este viernes.

“Han sido muy fuertes pero no así como si fueran 100% porque quieren más bien que aprenda la defensiva y ofensiva”, explicó. “Lo que si se dan dura, son las patadas, en esas no hay que ‘te vamos a dar despacito para que sientas menos’… no ahí es duro”.


Anuncio