Anuncio
Share
Deportes

Ryan García: Aún tengo mucho por mejorar y trabajar

GarciaFonseca_Hoganphotos2.jpg
Ryan García derrotó sin problemas a Francisco Fonseca.
(Tom Hogan-Hoganphotos/Golden Boy)

El potente mexicoamericano alcanzó su victoria número 20 y sigue sumando nocauts en sus rápidos puños

Ryan García ganó su pelea número 20 tras noquear en el primer round a Francisco Fonseca el viernes en el Honda Center de Anaheim. El mexicoamericano siguió demostrando su fortaleza en sus puños, sobre todo la zurda, y reclamó su víctima número 17 en la lona con el nicaragüense.

A pesar del éxito que ha tenido y de lo brillante que cada vez se ve su futuro, García no quiere dejar que eso lo descarrile y pensar que su camino está asegurado. En medio de toda la celebración y la locura, el joven de 21 años aseguró que aún tiene mucho camino por recorrer.

“Es hora para mí de evaluar la situación, hay cosas aún en las que tengo que trabajar”, dijo García. “Sé que el resultado fue bueno pero sé que también hay cosas en las que sé que tengo que mejorar. Incluso si pienso que perfeccioné algo, aún así seguiré trabajando”.

La potencia y rapidez de García ha sorprendido a muchos, sobre todo a sus rivales que no logran captar el momento que van a ser conectados, tal como le sucedió a Fonseca que al caer a la lona por un momento no se le vio reaccionar. Esto causó que García se arrodillara a la distancia esperando ver a su rival de pie y en buen estado.

Anuncio

“Él estaba noqueado, quedó frio, yo estaba aterrorizado al verlo así”, explicó. “No quiero poner a nadie en el hospital o algo así. Solo quiero hacer esto por el amor al deporte. Si te noquean en frio, solo tienes que pararte y seguir intentándolo. Todo es por el amor al boxeo. Quiero que esté bien, que vaya de regreso a su familia.

Cerca de 10,000 personas asistieron a ver el combate, algo que García apreció de sus fans porque la velada se dio en un viernes, en un día laboral regular.

“Mucha gente me dijo que salían de trabajar a las 4 o 5 p.m. y pues les dije que yo entraba a trabajar a las 9 p.m. (risas)”, dijo. “Sé lo difícil que es, la gente tiene trabajos reales. Es difícil dejarlo para esto, tienen que pagar las facturas y aún así llegaron 10,000 personas”.

Anuncio


Anuncio