Anuncio
Share
Deportes

Abraham López enfrenta dura batalla fuera del cuadrilátero: salvando vidas a afectados por el coronavirus

El boxeador de La Puente se viste otro tipo de guantes e indumentaria para pelear contra la pandemia que afecta al mundo

La pandemia del coronavirus tiene saturado miles de hospitales del mundo mientras que los muchos encargados de la salud arriesgan su propio bienestar para salvar la vida que para ellos son extraños.

Debido a este brote del virus, los deportes en el globo terráqueo se han paralizado, pero para el boxeador Abraham López su vida aun corre peligro a pesar de no estar intercambiando golpes en un cuadrilátero. López está enfrentando otra dura batalla en su vida con otros guantes e indumentaria.

El ‘Chamaco’ es un terapeuta respiratorio en el Olympia Medical Center en Los Ángeles, en donde está a cargo de operar ventiladores y que sirven para simular la respiración para los pacientes cuyos pulmones dejan de funcionar adecuadamente por complicaciones como neumonía u otras afecciones, en particular por la manera cómo el coronavirus ataca las vías respiratorias.

“No temo entrar al ring porque me preparo para ello”, dijo López en una entrevista para el portal de RingTV.com. “Pero en el trabajo puedes prepararte mucho y nunca se sabe”.

El oriundo de La Puente dijo al portal que aun no le ha tocado ver muchos casos, solo alrededor de una docena de personas se han reportado como confirmados en ese centro que tiene 204 camas. El Olympia Medical Center sirve como una antesala a los pacientes antes de ser transferidos a lugares más grandes como UCLA Health.

Anuncio

“Es una situación aterradora en este momento, estamos tratando de golpearlo con todo tipo de antivirales y medicamentos y apenas está funcionando”, explicó López. “No hemos visto nada como esto. Estamos siendo sorprendidos por esto… Nunca en un millón de años pensé que algo así sucedería. Pero es muy satisfactorio poder ayudar a las personas en su momento de necesidad”.

Sin embargo, a López le preocupa cómo saldrá de todo esto.

“Estoy muy preocupado porque estoy arriesgando mi salud”, confesó el peleador de 32 años. “A veces no tenemos los recursos para protegernos. Es una situación aterradora porque, como ven en la televisión, necesitamos máscaras, necesitamos batas, necesitamos guantes, necesitamos desinfectante antibacteriano para las manos”.

López no ha peleado desde el 2017 porque dijo que está esperando que su contrato con Golden Boy Promotions finalice el próximo mes.

Anuncio


Anuncio