Anuncio

Comentario: Las malas decisiones de la gerencia resultaron en la caída del LAFC

Seattle Sounders forward Jordan Morris
El atacante de los Sounders, Jordan Morris, a la derecha, y el delantero del LAFC, Carlos Vela, pelean por el balón durante la segunda mitad de un partido de playoffs de la MLS el 24 de noviembre en Seattle. Los Sounders ganaron 3-1.
(Ted S. Warren / Associated Press)

Desde la fundación del equipo en 2014, la gente de Los Angeles Football Club no ha conocido más que el éxito. Bueno, el éxito de la temporada regular, mitigado por el ahora tradicional colapso de los playoffs.

El LAFC creó una cultura de seguidores apasionados de la nada, construyó el estadio de futbol más caro del país, luego ganó más partidos y anotó más goles en sus dos primeras temporadas que cualquier equipo de expansión en la era moderna de la Major League Soccer, ganando un Supporters’ Shield y rompiendo el récord de una etapa de puntos en la temporada.

Todo eso hizo que los resultados de la extraña temporada 2020 interrumpida por el COVID-19, que terminó con otra salida anticipada de los playoffs la semana pasada, fueran aún más raros. En los últimos tres meses, el LAFC perdió más juegos de los que ganó, vio a siete jugadores marginados por el virus y alineó en varios encuentros como titular a su producto de la academia de 16 años, Christian Torres, junto al actual Jugador Más Valioso, Carlos Vela.

Diego Rossi, quien fue el compañero leal y tranquilo de Vela las primeras dos temporadas, cubrió su ausencia y anotó 14 goles, la primera vez en la historia de la MLS, sus compañeros de equipo lideran la liga en goles en temporadas consecutivas. Rossi también fue nombrado el mejor jugador joven de la liga, mientras que el fichaje de Bradley Wright-Phillips, segundo en el equipo en goles y asistencias, fue nombrado el mejor jugador en su regreso del año.

Anuncio

Pero eso es todo sobre las buenas noticias.

Durante las dos primeras temporadas, todo lo que tocaron el gerente general John Thorrington y el entrenador Bob Bradley se convirtió en oro. Pero este año, todo se convirtió en piedra, a partir del invierno pasado cuando Thorrington tomó tres decisiones clave que marcaron la pauta para esta temporada mediocre.

Primero, cambió al portero Tyler Miller, que tenía un promedio de 1.00 goles en contra, el mejor de la liga, a Minnesota United por $200.000 en efectivo y lo reemplazó por el veterano holandés Kenneth Vermeer. Miller, de 27 años, cuya confianza había sido probada a fines de 2019, se recuperó muy bien en Minnesota, quedando invicto en cinco juegos antes de sufrir una lesión en la cadera que le terminó la temporada. Mientras tanto, Vermeer, de 34 años, perdió rápidamente su puesto de titular, cediendo 16 goles en ocho partidos.

Miller ganó menos de $78.000 en 2019; a Vermeer se le firmó con dinero de una asignación específica, lo que significa que valía más de $612.500.

Anuncio

Luego, Thorrington decidió no renovar el contrato del lateral derecho Steven Beitashour, de 33 años, a quien se le debía un aumento de los casi $300.000 que ganó en 2019. Thorrington tenía una opción más disponible en el internacional hondureño Andy Najar, por lo que envió $350.000 a Nashville a cambio para ser el primer lugar en su selección, sin embargo, Najar inició solo un juego.

Pero el movimiento más dañino se produjo apenas una semana antes de la apertura de la temporada cuando LAFC canjeó al defensa central Walker Zimmerman a Nashville por hasta $1.25 millones en fondos de asignación, un récord de la liga para un defensor. Fue una transacción que Thorrington, consciente de su presupuesto, no podía permitirse el lujo de dejar pasar, pero resultó igualmente costoso.

Sin Beitashour y Zimmerman, los dos defensores más confiables de sus dos primeras temporadas, el LAFC usó a una docena de jugadores en su defensa y nunca encontró química allí, concediendo 1.7 goles por juego, el peor de la franquicia. Solo dos equipos de playoffs permitieron más.

LAFC general manager John Thorrington speaks with coach Bob Bradley.
El gerente general de LAFC, John Thorrington, a la derecha, habla con el entrenador Bob Bradley.
(LAFC)
Anuncio

En resumen, la temporada fue un desastre. Y una que construyó el propio equipo.

Claro, el COVID-19 jugó un papel en todo eso, interrumpiendo el calendario dos veces y eliminando en dos ocasiones a cuatro titulares del LAFC al mismo tiempo, evitando que el equipo pudiera tener una racha ganadora: salió avante en juegos consecutivos solo una vez durante toda la temporada. Bradley dijo que el virus no era una excusa para las luchas del equipo, pero que probablemente era una de las razones.

La reconstrucción comenzará el lunes cuando el LAFC deba decidir qué opciones ejercerá y a quién intentará traer de vuelta. Los defensores Jordan Harvey, de 36 años, Dejan Jaković, de 35, y Mohamed El-Munir, de 28, que se combinaron para 39 juegos de como titulares en la temporada, están fuera de contrato, lo que podría llevar a otra reorganización en la defensa este invierno.

Y mientras el núcleo del equipo - Vela, Rossi, Tristan Blackmon, Latif Blessing, Eduard Atuesta, Brian Rodríguez y Mark-Anthony Kaye - está asegurado por al menos otra temporada, eso no significa que todos volverán. Rossi, de 22 años, y Rodríguez, de 20, están interesados en los traspasos europeos, mientras que Blessing ha atraído el interés del club brasileño Vasco da Gama.

Anuncio

Como demostró el cambio de Zimmerman el invierno pasado, cualquiera en la lista del LAFC puede ser contratado si el precio es correcto.

El LAFC todavía tiene la oportunidad de salvar algo de un año perdido cuando la Liga de Campeones de la CONCACAF (CCL) se reanude el próximo mes en Orlando, Florida. Pero incluso eso es otro recordatorio vívido de cuánto ha cambiado la suerte del equipo desde que la pandemia interrumpió la temporada por primera vez en marzo.

Esa noche, LAFC, con una racha invicta de tres partidos, jugaría contra Cruz Azul de México en el primer juego de los cuartos de final del CCL en el estadio Banc of California con entradas agotadas. El partido fue cancelado debido al virus horas antes del inicio y el LAFC no volvió a jugar hasta el torneo de la MLS Is Back en julio, donde expandió su racha invicta a ocho consecutivos.

Anuncio

Sin embargo, cuando el calendario se reanudó en los mercados locales y los estadios vacíos a fines del verano, el LAFC tuvo marca de 7-9-2, ganando solo uno de cada nueve partidos como visitante y terminó con una derrota por 3-1 en Seattle en el primer partido de los playoffs. Fue una situación adecuada para una temporada en la que el LAFC perdió más que muchos partidos, también perdió su magia.

Los próximos meses dirán si Thorrington y compañía pueden recordar dónde la dejaron.

For the original story in English, please click here.


Anuncio