Anuncio

Ha muerto Rafer Johnson, medallista de oro olímpico que ayudó a traer los Juegos de Verano a L.A.

Rafer Johnson
Rafer Johnson se prepara para encender la llama olímpica en el Coliseo de Los Ángeles durante la apertura de los Juegos de Verano de 1984.
(Jayne Oncea / Los Angeles Times)

Johnson rompió las barreras raciales, jugó un papel inesperado en las relaciones internacionales de la Guerra Fría y se sumergió en la turbulenta política de los años 60

Rafer Johnson, el impresionante ganador de la medalla de oro olímpica que se convirtió en un adorado símbolo de buena deportividad y generosidad cívica, murió el miércoles en su casa de Sherman Oaks. Tenía 86 años.

La muerte del atleta fue confirmada por el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos.

El legado de Johnson se entretejió con la historia de Los Ángeles, comenzando con sus actuaciones como atleta de clase mundial en UCLA, y se vio interrumpido en 1968 cuando ayudó a desarmar al asesino de Robert F. Kennedy en el Hotel Ambassador.

Hijo de trabajadores agrícolas de Texas que se mudaron a California cuando era joven, Johnson ascendió hasta convertirse en el “Mayor atleta del mundo”, el título no oficial otorgado al ganador del decatlón olímpico en una época en la que las estrellas del atletismo recibían la adulación que hoy en día se otorga a las estrellas de la NFL y la NBA.

Anuncio

En las Olimpiadas de Roma de 1960, Johnson fue el abanderado del equipo de EE.UU., el primer negro americano en tener ese honor. Su batalla en el decatlón ese año con C.K. Yang - su compañero de entrenamiento en UCLA - se encuentra entre los momentos clásicos de la historia de las Olimpiadas.

En una vida llena de acontecimientos, Johnson rompió las barreras raciales, jugó un papel inesperado en las relaciones internacionales de la Guerra Fría y se sumergió en la turbulenta política de los años 60. Para ayudar a los niños discapacitados, Johnson cofundó las Olimpiadas Especiales de California en 1969 y fue su presidente durante 10 años.

En contraste con las actitudes de “hacer lo que sea necesario para ganar” que se encuentra a menudo en los deportistas de hoy en día, el profundamente religioso Johnson fue siempre un defensor del juego limpio. Evitó las drogas y el alcohol y, en las carreras de atletismo, se negó incluso a intentar anticiparse al disparo de salida, creyendo que era una forma de hacer trampa.

“Parece gracioso decir que ganar no es tan importante - siempre quiero ganar, y a nadie le gusta perder”, dijo una vez. “Pero cuando empiezas en el campo, todos son iguales. Esa es la idea importante”.

Anuncio

Rafer Lewis Johnson nació durante la depresión económica, el 18 de agosto de 1934, en Hillsboro, Texas, el segundo de los seis hijos de Lewis Johnson, un recolector de algodón y granjero, y Alma Gibson Johnson. Tras un breve traslado a Oklahoma, la familia regresó a Texas cuando Johnson tenía 3 años y se instaló en una casa de Dallas sin electricidad ni servicios básicos.

Cuando tenía 9 años, los padres de Johnson, en busca de un nuevo comienzo y mejores oportunidades para sus hijos, se trasladaron al pueblo de Kingsburg, en el valle de San Joaquín, donde la mayoría de los residentes eran de ascendencia sueca. Los Johnson eran la única familia negra.

Johnson y sus hermanos acompañaban a sus padres para recoger algodón después de la escuela, los fines de semana, las vacaciones y todo el verano. Johnson creía que el trabajo duro no sólo lo hacía fuerte, sino que le daba una disciplina que más tarde le ayudaría a ser un atleta exitoso. En su autobiografía de 1998, escribió: “Pensar en recoger algodón me hace llorar hasta el día de hoy, sólo de recordar lo duro que tuvieron que trabajar mis padres para ganarse la vida”.

Anuncio

Recordó a su padre como un “amable y trabajador hombre de familia” cuando estaba sobrio, pero un “borracho infernal” que golpeaba a su esposa cuando bebia. Era un fantasma que se cernió sobre gran parte de la vida de Johnson.

Johnson recordaba con cariño sus años en Kingsburg, diciendo que era como una “película de Frank Capra”. Aun así, había peligros. Johnson una vez salvó a su hermano Jimmy de ahogarse en una piscina local. Más tarde, Jimmy Johnson jugaría para los 49ers de San Francisco y sería incluido en el Salón de la Fama del Futbol Americano Profesional.

Johnson fue una estrella de cuatro deportes en la escuela secundaria, destacado en el futbol americano, el béisbol, el baloncesto y, su favorito, el atletismo. “Había algo puro e inocente en este deporte: Corrías, saltabas, lanzabas cosas, tal como lo habían hecho los jóvenes desde los albores de la civilización”, escribió en su autobiografía.

Para la universidad, Johnson eligió UCLA, en parte porque entre sus exalumnos se encontraban Jackie Robinson, que rompió la barrera racial en las Grandes Ligas de Béisbol, y Ralph Bunche, el primer negro americano en recibir el Premio Nobel de la Paz.

Anuncio

Aún así, Johnson se encontró con el racismo en el campus. Una mujer blanca con la que salía fue obligada a elegir entre ser miembro de una fraternidad o salir con un hombre negro. Una fraternidad rechazó a Johnson por ser negro. Pero fue aceptado en otro lugar y se convirtió en el primer negro americano que se unió a una fraternidad nacional en UCLA - Pi Lambda Phi.

El rápido ascenso de Johnson como decatleta atrajo la atención nacional. Ganó los Juegos Panamericanos en 1955, logrando un lugar en “El Show de Ed Sullivan”. Luego rompió el récord mundial, estableciéndose como el favorito para las Olimpiadas de 1956.

Pero una lesión en la rodilla y un desgarre en el estómago le provocaron problemas y terminó segundo en los juegos de Melbourne, Australia, una amarga decepción.

De regreso en UCLA, Johnson fue elegido presidente del cuerpo estudiantil, un cargo que le trajo “un montón de cartas de odio”, recordó, con una carta preguntando "¿Quién te crees que eres, negro?”.

Anuncio

En 1958, con las tensiones de la Guerra Fría en su apogeo, gran parte de la atención del mundo fue atraída a la primera reunión de pista entre EE.UU. y la URSS, que se celebró en Moscú. En el centro de la atención estaba la batalla por ser el “Mayor atleta del mundo” entre Johnson y Vasili Kuznetsov, que tenía el récord mundial.

Los espectadores lo percibieron como una batalla entre el comunismo y el mundo libre, un papel que incomodó a Johnson.

“Era plenamente consciente de la ironía de que un hombre negro fuera un emisario de una nación en la que la discriminación hacía estragos y los racistas se salían con la suya cuando hacían linchamientos”, dijo. “Me vi afectado por los matices políticos a pesar de mis esfuerzos por ignorarlos”.

Anuncio

Al final, Johnson hizo su mejor decatlón hasta ahora, batiendo a Kuznetsov y rompiendo de nuevo el récord mundial. Cuando todo estaba hecho, la multitud soviética se precipitó al campo, y Johnson pensó que iban a atacarle. En su lugar, lo levantaron sobre sus hombros y gritaron su nombre.

“Nunca en la historia del atletismo un atleta se ha desempeñado tan bien como Rafer Johnson en Moscú", escribió Sports Illustrated.

En 1958-59, Johnson jugó al baloncesto para el legendario entrenador de UCLA John Wooden y comenzó a entrenar con Yang, un atleta taiwanés que había llegado a UCLA y surgió como un decatleta casi tan fuerte como Johnson. Los rivales en la cancha desarrollarían una amistad única.

“La nuestra era la más pura de las rivalidades”, recordó Johnson. “Cada uno de nosotros quería que el otro lo hiciera bien, pero queríamos sobre todo ganar”.

Anuncio

Aunque el éxito olímpico podía cimentar la fama de un atleta, las reglas del amateurismo de la época impedían que Johnson se aprovechara de ello. Tuvo que rechazar un papel en la película “Espartaco” por miedo a que pusiera en peligro su elegibilidad y, durante un tiempo, se vio obligado a pagar sus facturas de hamburguesas en el Hamburger Handout de Culver City.

Johnson se lesionó la espalda en un accidente de coche en 1959, lo que le impidió competir durante un año, y planteó la cuestión de si podría competir en los Juegos Olímpicos de 1960 en Roma.

Pero esa duda se borró cuando Johnson ganó las pruebas olímpicas de 1960, estableciendo una vez más un récord mundial en el proceso.

La batalla de dos días de Johnson con Yang en Roma fue un duelo lleno de dramatismo. Los eventos del primer día fueron interrumpidos por aguaceros, manteniendo a los atletas en la pista hasta casi la medianoche. Johnson, liderando a Yang por un pequeño margen de 55 puntos, durmió sólo cinco horas. Ningún otro competidor estaba cerca de los dos líderes.

Anuncio

A las 10 p.m. del segundo día, Johnson lideró a Yang por sólo 67 puntos, quedando sólo el evento final, la carrera de 1.500 metros. Johnson odiaba los 1.500 y Yang era mejor en ello. Si Yang ganaba a Johnson por más de 10 segundos, el oro sería para él.

Pero Johnson se mantuvo firme en los talones de Yang vuelta tras vuelta y corrió los 1.500 metros más rápidos de su vida. Terminó sólo 1,2 segundos detrás de Yang, reclamando la medalla de oro. Un Johnson exhausto anunció inmediatamente que se retiraba del deporte.

La victoria de Johnson le atrajo la atención desde lugares sorprendentes. En 1961, los Rams de Los Ángeles lo eligieron en el draft de la NFL, aunque Johnson no había jugado al fútbol americano desde que era estudiante. También le ofrecieron un puesto en los Harlem Globetrotters.

No aceptó las ofertas y en su lugar incursionó en el cine, consiguiendo papeles secundarios en una docena de películas y varios programas de televisión.

Anuncio

Johnson tuvo una corta carrera como reportero de televisión, cubriendo las Olimpiadas de 1964 para NBC y luego trabajando como presentador de deportes para KNBC en Los Ángeles.

En una cena de premios en 1961, Johnson conoció a Kennedy, entonces fiscal general de Estados Unidos. Sus puntos de vista políticos y sociales se mezclaron y rápidamente se hicieron amigos. Pronto, Johnson fue un invitado habitual en las casas de Kennedy en Virginia y Cape Cod, jugando al futbol americano y buceando desde el yate de Ted Kennedy.

Cuando Kennedy anunció su candidatura a la presidencia en 1968, Johnson se sumó a la campaña apoyándolo plenamente y hablando en conferencias de prensa y reuniéndose con los votantes. En los actos públicos, Johnson y el exjugador de futbol americano de los Rams, Roosevelt Grier, permanecieron tan cerca de Kennedy que la gente pensó que eran sus guardaespaldas.

La noche del 5 de junio de 1968, Kennedy habló con jubilosos seguidores en el Hotel Ambassador de Los Ángeles después de ganar las primarias demócratas de California. Cuando se fue, se oyeron disparos y Kennedy cayó, herido de muerte.

Anuncio

Johnson y otros se precipitaron sobre el pistolero, Sirhan Sirhan, y Johnson dijo que agarró el arma, todavía en la mano de Sirhan. Johnson dijo que le torció los dedos a Sirhan para que soltara el arma y la puso en su bolsillo. Horas más tarde en la caótica noche, Johnson se dio cuenta de que aún tenía el arma y la entregó a la policía.

El asesinato de Kennedy dejó a Johnson traumatizado y deprimido, pero encontró una nueva dirección al ayudar a lanzar las Olimpiadas Especiales, el evento de atletismo para niños discapacitados. Fue una causa en la que permaneció involucrado el resto de su vida. De 1983 a 1992, fue presidente de las Olimpiadas Especiales del Sur de California. También tuvo una larga carrera en Continental Telephone, llegando a ser vicepresidente de personal.

En 1971, Johnson se casó con Betsy Thorsen. Tuvieron una hija, Jennifer, y un hijo, Joshua.

En 1979, el alcalde de Los Ángeles, Tom Bradley, le pidió a Johnson que se uniera a la junta del comité que trajo las Olimpiadas de 1984 a la ciudad.

Anuncio

A medida que se acercaban los Juegos, se especulaba sobre quién sería el último portador de la antorcha, generalmente un atleta que despertaba un orgullo excepcional en la nación anfitriona. ¿Sería Mark Spitz, ganador de siete medallas de oro en natación en 1972? ¿Bruce Jenner, el campeón olímpico de decatlón de 1976?

Unos 10 días antes de la ceremonia del 28 de julio, Johnson fue convocado a una reunión con Peter Ueberroth, presidente del comité organizador, y David Wolper, el productor de la ceremonia de apertura. Ueberroth dijo que quería que Johnson encendiera la llama.

“En el momento en que sus palabras llegaron a mis oídos, yo ya había dicho que sí", recordó Johnson.

Cinco años antes, Johnson había dado el voto decisivo en la votación que eligió a Ueberroth como presidente del comité organizador. Pero Ueberroth siempre se mantuvo firme en que Johnson no fue elegido para encender la llama como gesto de gratitud.

Anuncio

Se le ordenó a Johnson que mantuviera la noticia en secreto. Los medios de comunicación la perseguían y Ueberroth, a quien le encantaba la intriga, quería que fuera una sorpresa, como suele ser el anuncio del portador final de la antorcha.

Así que Johnson sólo se lo dijo a su esposa, y comenzó sus entrenamientos durante unas vacaciones familiares en la casa de sus padres en Newport Beach. “Conseguí un par de pesas de cinco libras”, dijo, “y corrí arriba y abajo dentro de un estacionamiento”.

Johnson tenía 48 años en ese momento, pero en los ensayos para la ceremonia de apertura, Wolper estaba haciendo sentir a su portador de la antorcha como un anciano.

“Esos escalones eran asesinos”, dice Johnson. “Nunca llegué hasta arriba en los ensayos”.

Anuncio

En la escalera temporal cada escalón era blanco, cada uno era estrecho. La escalera tendía a balancearse si Johnson no se quedaba en el centro. Así que hizo que pintaran puntos negros en el centro de cada escalón, y dos puntos en el centro del escalón superior.

Después de la petición de Johnson, los trabajadores perforaron un poste de fibra de vidrio de 36 pulgadas en el escalón superior que se colocó a su izquierda mientras se enfrentaba a la multitud y le dieron un asidero.

En la ceremonia, Johnson recibió la antorcha y comenzó a subir las escaleras. En la escalera temporal se concentró en los puntos.

“Cuando subí, me di la vuelta y vi a la multitud, vi ese panorama, y no había nada detrás de mí, y estoy de pie sobre algo de un pie de ancho, sé que me habría caído. Ni siquiera puedo explicar la sensación. Mi corazón latía con fuerza en mi pecho. Sentí que iba a morir”.

Anuncio

Levantó la antorcha al chorro de gas que estaba en la parte inferior del arco. Escuchó un silbido. La llama se elevó, a través de los anillos, hasta el caldero, que estalló en llamas.

Viéndolo en la televisión, el excolega de Johnson, Tom Brokaw, derramó lágrimas de orgullo.

“Pensé en todo el arco de su vida. Y en cómo siempre había creído, mucho antes de conocerlo personalmente, que era la quintaesencia del atleta americano”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Anuncio

El escritor David Wharton contribuyó a este artículo.


Anuncio