Cómo los Lakers pasaron del hito de LeBron a manejar la muerte de Kobe

Lakers forward LeBron James acknowledges the fans' ovation after passing Kobe Bryant for No. 3 on the all-time scoring list.
(Chris Szagola / Associated Press)

Los Lakers acababan de terminar un viaje con una victoria en Filadelfia. LeBron James superó a Kobe Bryant por el tercer lugar en la lista de anotaciones, pero horas después Bryant moriría

Todos querían irse a casa.

Uno por uno, el entrenador de los Lakers, Frank Vogel, caminó por los pasillos del avión fletado del equipo, susurrando suavemente a sus jugadores dormidos para darles noticias impensables, palabras que hacen que te preguntes si realmente estás despierto o atrapado en una pesadilla increíble.

Pero tenía que comunicarles la horrible verdad.

Kobe Bryant, el ícono de los Lakers más grande que ha existido, estaba muerto. El helicóptero en el que viajaba se había estrellado. Su hija, Gianna, junto con otras siete personas estaban con él. La vida dentro de la organización de los Lakers nunca sería la misma.

Anuncio
Anuncio

“No estaba seguro de si era real o no”, dijo Danny Green. “Ya es bastante difícil de asimilar cuando estás bien despierto, mucho menos medio dormido”.

Durante las tres horas siguientes, las más lentas de sus vidas, tendrían que cocinarse en la miseria, conmocionados por noticias tan malas que eran difíciles de imaginar.

New Lakers star LeBron James greets Lakers legend Kobe Bryant during a game Nov. 17, 2019.
(Twitter.com)

Querían aterrizar, escapar de este tubo a 38.000 pies del suelo, y luego ir a abrazar a sus hijos e hijas. Los jugadores se desplomaron en la incredulidad. Los entrenadores se retiraron al baño para sollozar. El personal de apoyo lloró abiertamente.

“Definitivamente no quiero volver a vivir ese día”, dijo LeBron James casi un año después.

Esas horas que los Lakers desearían poder olvidar, pero no pueden borrar lo que podría haber sido una celebración, un viaje de cinco partidos en el que James alcanzó otro hito al superar a Bryant en la lista de puntuaciones de la NBA de todos los tiempos, un logro monumental mientras James seguía trabajando para cimentar un lugar para sí mismo dentro de los Lakers.

Anuncio

Bryant aplaudió el logro, una señal para esos fans de que estaba bien en acoger plenamente a su nueva superestrella, una muestra para su antigua organización de que era apropiado celebrar a su antiguo rival.

“Parece que fue hace un millón de años”, dijo Vogel, “pero también parece que fue ayer”.

La persecución

Una noche de una derrota por un punto ante Orlando que dejó a James 111 puntos detrás de Bryant para el puesto número 3 en la lista de puntuación de todos los tiempos de la liga antes del comienzo de un viaje de cinco partidos.

Ya se le había aclamado antes al pasar a los grandes en su camino hacia la cima de la tabla de clasificación, excepto cuando superó a Michael Jordan un año antes en Los Ángeles, un logro que fue recibido con una respuesta notablemente apagada por parte de la multitud del Staples Center.

Todo indicaba que James rebasaría a Bryant en Filadelfia. Si James mantenía su promedio de puntuación durante el viaje, superaría a Bryant en la ciudad donde floreció desde estrella de la secundaria a elegido en la lotería de la NBA.

“Al ver a un chico de 17 años entrar en la NBA y tratar de causar un impacto en una franquicia, lo usé como motivación”, dijo James sobre Bryant. “Me ayudó antes de que supiera de mí, lo que era capaz de hacer”.

Kobe Bryant, daughter Gianna and seven others perished in a helicopter crash on Jan. 26, 2020. Remembering the Lakers legend a year later.

Bryant fue uno de los jugadores cuyas fotos estaban colgadas en el dormitorio de James cuando era un niño de Akron, Ohio. Pero en el intento de superar a Bryant en la lista de puntuación, esos tiempos restaban importancia.

Los Lakers ganaron en Houston, con 31 puntos para James, antes de ser muy superados en Boston, con los periodistas haciendo números para saber qué haría falta para que James hiciera historia en Nueva York.

Anuncio

El viaje a Nueva York sería memorable por otras razones. Vogel, la copropietaria Jeanie Buss y los ejecutivos Rob Pelinka y Kurt Rambis asistieron al funeral del excomisionado de la NBA, David Stern, en el Radio City Music Hall.

Las luminarias de los Lakers, Magic Johnson y Pat Riley, ofrecieron elogios a una sala llena de leyendas de la NBA.

Los Lakers pudieron vencer a los Knicks antes de volar Brooklyn, preparando el terreno para que James pasara a Bryant en Filadelfia con 18 puntos más.

Mientras James subía en la lista de puntuación, los puntos nunca fueron el parámetro para medirse a sí mismo. Un salto con un paso atrás o un mate con una sola mano eran medios para ganar, como un brillante pase a un compañero de equipo.

Al principio de su carrera, esa mentalidad fue vista como una debilidad, una falta de voluntad para hacerse cargo de un juego y forzar su voluntad en las defensas. Pero con James a las puertas de 33.643 puntos, su completo arsenal ofensivo estaba a la vista. Tuvo un triple-doble contra los Nets, su tipo de juego, hablando con el expresidente Bill Clinton en la cancha después de la victoria.

“De todas las cosas que he hecho en mi carrera en cuanto a reconocimientos individuales, las cosas han sucedido orgánicamente porque me dedico a mis asuntos”, dijo James esa noche. “No pienso en entrar diciendo, ‘OK, esto es lo que tengo que hacer. Esto es cuántos puntos necesito, esto es cuántas ayudas necesito’. Cuando sucede, sucede”.

“Si sucede”.

#33.644

LeBron James and Kobe Bryant next to each other during a Cavaliers-Lakers game on Feb. 15, 2007, at Staples Center.
(Mark J. Terrill / Associated Press)

Los aficionados sentados en la cancha ese sábado por la noche en Filadelfia sacaron sus teléfonos y se prepararon para tomar la histórica foto.

Anuncio

A pesar de que los Lakers estaban luchando contra los 76ers, que jugaban bien incluso con la ausencia del centro Joel Embiid, sabían lo que estaba a punto de suceder.

Los Lakers estaban abajo 22 puntos faltando 7 minutos y 27 segundos para el tercer cuarto cuando James rozó una pantalla de Kentavious Caldwell-Pope y se acurrucó hacia el centro de la cancha, atrapando un pase de Anthony Davis en el paso.

Golpeó el balón en la cancha con su mano derecha y lo tiró por encima de su cabeza, acuchillando entre dos defensores. Con un giro de muñeca sin esfuerzo, James hizo rodar el balón sobre el tablero y a través del aro para los 33.644 puntos de su carrera en la NBA, uno más que Bryant.

Volvió a subir a la cancha con zapatos deportivos negros y dorados, las palabras “Mamba 4 Life 8/24 KB” garabateadas en sus Nikes.

En el siguiente tiempo muerto, la multitud ovacionó a James de pie. Ofreció un rápido agradecimiento y se sentó en el banco de los Lakers.

Después del partido, James habló de un par de zapatillas que Bryant le regaló una vez, comenzando una relación multifacética. Los dos grandes rivales compartieron la cancha cuando ganaron el oro como olímpicos en 2012.

Ahora fue la historia la que los unió.

“Es demasiado. La historia es demasiado. No tiene sentido”, dijo James esa noche. “Para abreviar la historia, ahora estoy aquí con un uniforme de los Lakers, en Filadelfia, de donde él es. La primera vez que lo conocí, me dio sus zapatos el fin de semana del All-Star. Es surrealista. No tiene sentido, pero el universo pone cosas en tu vida. Y supongo que cuando vives de la manera correcta, cuando le das todo a lo que estás haciendo, las cosas suceden naturalmente”.

“Y se supone que no tiene sentido, pero simplemente sucede. Y estoy feliz de estar en cualquier conversación con Kobe Bean Bryant, uno de los mejores jugadores de baloncesto de todos los tiempos, uno de los mejores Lakers de todos los tiempos. El hombre tiene dos camisetas colgadas en el Staples Center”.

“Es una locura”.

Anuncio

Esa noche, Dwight Howard, antiguo compañero de equipo de Bryant, habló con un arrepentimiento crepitante en su voz.

American stars (from left) Kevin Durant, Carmelo Anthony, LeBron James and Kobe Bryant celebrate after winning Olympic gold.
American stars (from left) Kevin Durant, Carmelo Anthony, LeBron James and Kobe Bryant celebrate after winning Olympic gold at the 2012 London Games.
(Charles Krupa / Associated Press)

“No nos apreciamos tanto como deberíamos como humanidad”, dijo. “Y creo que algo así debería ser apreciado. Debes apreciar a las personas mientras están vivas”.

Cuando James pasó a Bryant en la lista de puntuación sin duda podría haber sido un momento incómodo dentro de la franquicia dado el papel de leyenda de Bryant en la tradición de los Lakers. En los medios sociales, el equipo reconoció que James se convirtió en el tercero en la lista de puntuación de la NBA de todos los tiempos. Sin embargo, no mencionaron que había pasado a Bryant para hacerlo.

Bryant no perdió el tiempo en felicitar a James por el logro, tuiteando “Mucho respeto” y terminando el mensaje con “#33.644”.

El domingo por la mañana, Bryant y James hablaron por teléfono.

El tuit de Bryant sigue en la parte superior de su página de Twitter, su declaración pública final.

El final de la normalidad

La noticia de la muerte de Bryant se extendió por toda la liga, los equipos cerrando sus vestuarios, los jugadores rindiendo homenaje en la cancha tomando violaciones de 24 segundos y violaciones de ocho segundos en la cancha trasera como homenaje a su héroe.

En Golden State, los Warriors estaban en el inicio de una práctica cuando la noticia se susurró al oído del entrenador Steve Kerr. Pronto todos en el gimnasio lo supieron. Todo se detuvo. Los jugadores se desplomaron en la cancha llorando.

Anuncio

“Todos nos quedamos sentados en silencio”, dijo Kerr. “Fue uno de los peores momentos de nuestras vidas. No creo que ninguno de nosotros olvide ese día”.

Las horas de vuelo se sintieron como días para los Lakers, el avión finalmente aterrizó alrededor de las 2 p.m. en LAX antes de dirigirse a una terminal privada.

“Todo el mundo estaba devastado”, dijo Green.

Algunos empleados del equipo y los asociados de Bryant estaban allí en la pista mientras el equipo bajaba del avión.

James, con una capucha sobre su cabeza y gafas de sol cubriéndose los ojos, se limpió la cara después de un largo abrazo con el entrenador asistente Phil Handy. Otros jugadores encontraron a la veterana entrenadora Judy Seto e intentaron consolarla.

Para mucha gente de la organización, la presencia de Bryant fue una constante antes de que perdiera la vida.

“Es difícil estar en un momento como ese. Piensas en ellos”, dijo Green. “Tratas de estar ahí para todos los que te rodean”.

Antes de irse, los compañeros lloraron y se abrazaron, dando vueltas alrededor del equipaje. Pedazos de ellos quedaron en el aire ese día. Todo cambió a partir de ese momento.

“Trato de no volver a esa situación, a ese lugar, a ese instante”, dijo James.

Anuncio

No importa. Para la gente en ese viaje y en ese avión, esos sentimientos nunca se desvanecerán.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí