Anuncio
Share

Julio Urías está listo para lo que le tenga preparado el destino

On the field, Dodgers pitcher Julio Urías looks up.
El lanzador de los Dodgers, Julio Urías, durante el Juego 4 de la Serie Mundial en el Globe Life Field en Arlington, Texas.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Los Dodgers esperan que el lanzador Julio Urías sea una parte integral del cuerpo de lanzadores esta temporada.

Julio Urías se subió a su auto de alta potencia morado mate con llantas verde neón 24 horas después de grabar su lugar en la historia de los Dodgers y rápidamente se dio cuenta de que la vida era diferente nuevamente.

Salió de la Puerta A en el Dodger Stadium ante una horda de fanáticos. Rodearon su auto con sus teléfonos en las manos. Urías se detuvo brevemente para absorber el amor. Esbozó una sonrisa visible incluso con su cubrebocas colocada justo debajo de su nariz y tapándose la boca. La gente coreaba: “¡Julio! ¡Julio! ¡Julio!” antes de que se marchara. Tocó la bocina en señal de agradecimiento.

Urías tuvo una temporada baja como ninguna otra. El presidente de México lo invitó al Palacio Nacional de la Ciudad de México. Se reunió con el gobernador. La imagen de él aullando al cielo después de ponchar a Willy Adames de los Rays de Tampa Bay en el Juego 6 de la Serie Mundial en el Globe Life Field en Arlington, Texas, ahora un punto culminante junto a Kirk Gibson cojeando alrededor de las bases y Orel Hershiser levantado por encima. Una turba de Dodgers - se repitió en todo momento.

En una década, pasó de ser un niño con un buen ojo a un fenómeno adolescente, a una preocupación por lesiones, a una suspensión bajo la política de violencia doméstica de las Grandes Ligas y a un héroe de la Serie Mundial.

Anuncio

“Siempre pienso que las cosas pasan por una razón y hay que pensar así”, dijo Urías en español en una entrevista telefónica reciente. “Lo bueno o lo malo, mi mentalidad desde que nací con este problema de la vista es que siempre he tratado de mirar lo bueno con las cosas”.

“Por muy malos que sean, siempre tienes que quitar algo bueno porque así es como aprendes. La vida es dura. La vida no es fácil ".

Lo crea o no, Urías, cinco años después de que hizo su esperado debut en las Grandes Ligas, tiene solo 24 años. De alguna manera, todavía está aprovechando su potencial. Nos dio un vistazo en octubre, jugando como abridor o relevista cerrador.

Anuncio

El zurdo cerró a los Bravos de Atlanta con tres entradas perfectas en el Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional para poner a los Dodgers en la Serie Mundial por tercera vez en cuatro años. Luego, nueve días después, fue elegido para eliminar a los Rays en el Juego 6. Respondió con cuatro ponches en dos innings perfectos.

El cuarto ponche, Urías congeló a Adames con una recta de 97 mph, selló el primer campeonato de los Dodgers en 32 años.

“Nunca imaginé que sería yo lanzando el último strike, sacando el out”, dijo Urías. “Como jugador de béisbol, siempre es un sueño. Tener la oportunidad de lanzar el último strike, saber que ese video estará ahí toda mi vida, me hace sentir bien”.

Julio Urias, on the mound, prepares to deliver a pitch.
El lanzador de los Dodgers, Julio Urias, en el Juego 3 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Anuncio

Tan dominante como fue Urías fuera del bullpen, su futuro, al menos en el plazo inmediato, es como titular. Se proyecta que estará en la rotación titular de los Dodgers al comenzar la temporada, aunque es probable que el equipo practique la precaución con él a medida que el calendario pase de 60 a 162 juegos.

En 2019, los Dodgers utilizaron a Urías en un papel híbrido, desplegándolo como relevista en múltiples entradas cada pocos días cuando no tuvo una apertura desde el lugar. Ese agosto, fue suspendido por 20 juegos bajo la política de violencia doméstica de la MLB, aunque los fiscales no lo acusaron.

El año pasado, Urías registró 55 entradas en 11 presentaciones (10 aperturas) durante la temporada regular. Lanzó en la séptima entrada solo una vez, ya que regularmente encontraba problemas en la primera entrada. Para evitar la rutina inicial, decidió lanzar exclusivamente fuera del tramo. Luego hizo dos aperturas y cuatro apariciones de relevo en los playoffs. Lanzó entre 2⅓ y cinco entradas en cada salida.

Trevor Bauer, quien realizó algunos de sus lanzamientos con el ojo cerrado, lanzó tres entradas en blanco en la derrota de los Dodgers por 2-1 en el entrenamiento de primavera ante San Diego.

Anuncio

En total, Urías lanzó 78 entradas en 2020. Llegó a su récord personal de 83⅓ entradas en 2019, su primera carga de trabajo significativa desde que se sometió a una cirugía mayor de hombro en 2017.

“Si está saliendo y está lanzando bien, no veo por qué no lo dejaríamos suelto tal vez en un juego específico”, dijo el entrenador de lanzadores de los Dodgers, Mark Prior. “Pero todavía tendremos que ver dónde se encuentra desde el punto de vista de la carga de trabajo porque cuando retrocede y mira la línea de tiempo ... hay muchas cargas de trabajo fragmentadas que debemos tener en cuenta.

“No podemos simplemente soltarlo y decir: ‘Aquí, intenta salir y hacer 30 aperturas con 200 entradas’. Creo que eso sería imprudente en algunos aspectos”.

El objetivo de los Dodgers es asegurarse de que Urías, y todos los demás, estén sanos para la postemporada. El club espera jugar hasta bien entrado octubre. Una vez allí, todos se desatarán. Eso incluye a Urías. Ha demostrado que puede brillar en los escenarios más grandes.

Anuncio

Para conmemorar la hazaña de su hijo, Carlos Urías decidió hacerse un tatuaje en su brazo izquierdo de Julio celebrando su ponche a Adames con el trofeo de la Serie Mundial de fondo.

Carlos Urías inicialmente no era un fanático de los tatuajes. Estaba en contra de que Julio consiguiera el primero. Pero quería conmemorar el logro de su hijo de la mejor manera que conocía, con un trofeo como todos los trofeos que ganaron juntos como tándem entrenador-jugador en las ligas juveniles de Sinaloa.

El procedimiento duró nueve horas. Si los Dodgers y su hijo repiten este año, necesitará otras nueve horas para el otro brazo.

Anuncio


Anuncio