El Staples Center vuelve a rugir de actividad para el partido Lakers-Celtics

Fans take their seats before the Lakers play the Boston Celtics at Staples Center on April 15, 2021.
(Myung J. Chun / Los Angeles Times)
Share

El área alrededor del Staples Center y L.A. Live había aumentado la actividad el jueves por la noche cuando los fanáticos regresaron a la arena para ver el juego Lakers-Celtics

Desiree Engle divisó a Roger Rodríguez y su sudadera de los Celtics a una cuadra de distancia.

“Lady Mamba”, como la conocen los amigos de Engle y sus 1.100 seguidores en su cuenta de Instagram dedicada a los Lakers, manejó desde Newport Beach para cada partido en casa de los Lakers esta temporada, incluso cuando las restricciones de la COVID-19 prohibían a los aficionados verlos en persona.

Poseedora de un abono de temporada de más de 20 años quería que los jugadores supieran que sus fans les seguían apoyando, aunque no pudieran jugar delante de ellos. Así que ella y un puñado de compañeros obsesionados se colocaban en la esquina del muelle de carga del Staples Center para abuchear a los autobuses de los rivales y vitorear la llegada de sus jugadores favoritos.

×

Fans are jubilant as they arrive at Staples Center for their first glimpse of the NBA champs in more than a year.

Anuncio
Anuncio

El jueves volvió a ocupar su lugar en la calle Georgia y Chick Hearn Court. La multitud abucheó al paso de un autobús de los Celtics, con el All-Star Jayson Tatum mirando a la docena de personas con camisetas de los Lakers. Minutos más tarde, hubo emoción cuando pensaron que el guardia Dennis Schroder pasaba en un SUV de lujo (falsa alarma).

A diferencia de los 27 partidos anteriores de los Lakers en casa, ya no estaban solos. La relajación de las restricciones del COVID-19 en el condado de Los Ángeles este mes despejó el camino para que un número limitado de aficionados pudiera ver baloncesto profesional en la ciudad por primera vez en 13 meses. Más de dos horas antes del comienzo del partido, los primeros de los más de 2.000 aficionados autorizados a asistir en persona habían empezado a llegar al L.A. Live.

Trajo a Rodríguez desde Oxnard, con ropa verde de los Celtics que destacaba entre la multitud de color púrpura y dorado.

“¡Boston huele mal!”, le gritó Engle, liderando un cántico. “¡Esos tréboles no funcionan!”.

Los aspirantes a revendedores de entradas se paseaban por el L.A. Live y los aficionados de los Lakers despotricando contra sus rivales históricos significaban una cosa: poco a poco, los ritmos familiares de un partido de los Lakers en casa habían vuelto. Los patios exteriores de Yard House y Wolfgang Puck’s Bar & Grill en L.A. Live estaban poco concurridos 90 minutos antes del comienzo del partido, antes de que el negocio se fuera llenando a medida que se acercaba el inicio del mismo.

Anuncio
Lakers fan Desiree Engle leads a chant of “Boston sucks” toward some people wearing Celtics jerseys on Thursday.
(Myung Chun / Los Angeles Times)
Lakers fan Desiree Engle cheers on announcer Bill Macdonald (crossing street) as he arrives at Staples Center on Thursday.
Lakers fan Desiree Engle cheers on announcer Bill Macdonald (crossing street) as he arrives at Staples Center on Thursday.
(Myung Chun / Los Angeles Times)

“Será ser increíble”, dijo Rodríguez. “Todavía no sé, no lo sabremos hasta que entremos”.

Rodríguez y su primo, Beto Rojo, aficionado a los Lakers, pagaron cada uno 300 dólares por entrada. Antes de entrar, Rojo dijo que el precio valía la pena. La mitad del costo de su boleto fue para ver las camisetas número 8 y 24 de Bryant retiradas en 2017.

Los Lakers y los Clippers fueron de los últimos equipos de la NBA en recibir un número limitado de aficionados en los partidos en casa y los pocos que pudieron asistir tuvieron que llevar una mascarilla y mostrar una prueba de estar completamente vacunados o de haber dado negativo en las 72 horas anteriores. Entre los que llegaron con el carné de vacunación estaban Guadalupe Mendoza y su madre.

Lakers fan Chris Cielo waves before the start of the Lakers game at the Staples Center on April 15, 2021.
Lakers fan Chris Cielo waves before the start of the Lakers game at the Staples Center on Thursday.
(Myung Chun / Los Angeles Times)

Mendoza dijo que los protocolos del estadio, que también prohíben las bolsas y el pedido alimentos y bebidas sin contacto humano, le hicieron sentirse más segura al ocupar su asiento de $250 en la primera fila de la cubierta superior. Sus padres la vistieron con un traje de los Lakers cuando era recién nacida. Su familia, incluidos su hermano y su padre, ven prácticamente todos los partidos juntos.

“Los Lakers son una constante en mi vida”, dijo la menor Mendoza, con una camiseta de Kobe Bryant, mientras su madre asentía a su lado. “Me alegré mucho cuando pudieron volver a la burbuja, así que verlos en persona después de ganar un campeonato significa mucho.

“Nunca he tenido miedo de ser ruidosa, así que tengo que sobre compensar porque sé que no va a haber ningún fan, especialmente porque es contra los Celtics que es nuestro mayor rival. ... Estoy emocionada por el hecho de que podamos ser los que representen a otros aficionados que no pueden estar en el edificio esta noche”.

A slow trickle of fans head toward the Staples Center entrance for the Lakers-Celtics game on Thursday.
A slow trickle of fans head toward the Staples Center entrance for the Lakers-Celtics game on Thursday.
(Myung Chun / Los Angeles Times)

Anuncio

Engle fue una de las que se quedó fuera por 28ª vez esta temporada, frustrada por no poder ocupar su lugar habitual en la sección 313. Vestida con una camiseta negra de los Lakers, pasó el tiempo animando a los locutores de televisión de los Lakers, Mychal Thompson y Bill Macdonald, mientras salían de un estacionamiento cercano.

Revisó su teléfono, reproduciendo vídeos de sus muchos encuentros en Newport Beach con Kobe Bryant, la difunta superestrella a la que regalaba una camiseta cada año por su cumpleaños. En su mascarilla aparecía la imagen de ella entregando a un sonriente Bryant un último regalo de jubilación: una camiseta con la palabra “Legend” en la espalda.

Fans line up at Staples Center to enter the arena. Attendance is limited to 2,000 for the Lakers-Celtics game on Thursday.
Fans line up at Staples Center to enter the arena. Attendance is limited to 2,000 for the Lakers-Celtics game on Thursday.
(Myung Chun / Los Angeles Times)

Engle dijo que se apoyó en la “mentalidad de Mamba” de Bryant después de una cirugía cerebral en 2016.

Ella espera estar dentro del Staples Center de nuevo el 12 de mayo, cuando los Lakers levanten la bandera del campeonato de 2020.

“Tenemos muchas ganas de estar en la casa”, dijo. “¿Cómo vamos a entrar?”.

Fans and players stand for the national anthem before the Lakers-Celtics game.
(Myung Chun / Los Angeles Times)

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

The Lakers and Celtics begin their game Thursday, with some fans in the stands at Staples Center.
(Myung Chun / Los Angeles Times)

Anuncio