Anuncio
Share

Lydia Jacoby, de 17 años, da la sorpresa y gana el oro en nado de pecho

U.S. swimmer Lydia Jacoby celebrates after winning gold in the women's 100-meter breaststroke.
La nadadora estadounidense Lydia Jacoby celebra después de ganar el oro en los 100 metros braza femeninos en los Juegos Olímpicos de Tokio el martes.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Lydia Jacoby no sabía qué hacer.

La joven de 17 años tocó la pared de la piscina, se giró para comprobar el marcador y una mirada atónita llenó su rostro.

Los palos inflables chocaban unos con otros para aplaudir, las cornetas chirriaban y el puñado de personas que pudo entrar en el Centro Acuático de Tokio gritaba lo suficiente como para que el edificio de 15.000 plazas pareciera, al menos por un momento, que no estaba casi vacío.

La primera medalla de oro en los Juegos de Verano para el poderoso equipo femenino de natación de Estados Unidos no vino de la mano de un gran nombre o de una plusmarquista mundial, sino de una nativa de Alaska que cursará el último año de preparatoria este otoño y que es la primera nadadora olímpica en la historia del estado.

Anuncio

Jacoby se alejó en el último tramo de los 100 metros de pecho para superar a la sudafricana Tatjana Schoenmaker, que terminó segunda, y a Lilly King, defensora del oro olímpico y poseedora del récord mundial, en una de las mayores sorpresas de la competencia de natación en los Juegos.

“Sabía que lo estaba haciendo bien, pero no esperaba realmente una medalla de oro”, dijo Jacoby. “Cuando miré el marcador, fue una locura”.

Después de su victoria en la prueba en los Juegos de Río de Janeiro en 2016, King obtuvo los títulos de campeona del mundo en 2017 y 2019.

Pero Schoenmaker, conocida por su destreza en la prueba de 200 metros pecho, venció a King y batió su récord olímpico durante las semifinales del lunes. Fue la primera derrota de King en la prueba desde 2015. Ese tipo de contratiempo suele empujarla a hacer algo notable.

Anuncio

“Cuanto mayor es lo que está en juego, cuanta más presión, más contenta está", dijo el mes pasado Ray Looze, el entrenador de King. “Así que, si le toca competir con alguien que es una amenaza, es cuando verás lo mejor de Lilly”.

U.S. swimmer Lydia Jacoby celebrates with teammate Lilly King after winning the gold medal.
La nadadora estadounidense Lydia Jacoby celebra con su compañera de equipo Lilly King tras ganar la medalla de oro. King quedó tercera.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Eso es lo que pareció ocurrir en la primera mitad de la final del martes, cuando King se adelantó en el marcador. Pero Schoenmaker se adelantó en la marca de los 50 metros. Y Jacoby, una de las 10 adolescentes de su equipo, superó a ambas en la meta.

Acabó en 1 minuto y 4.95 segundos, 0.27 segundos por delante de Schoenmaker y casi seis décimas de segundo por delante de King. La defensora de la medalla de oro se agachó bajo las líneas del carril y acorraló a Jacoby en un abrazo de oso mientras daba palmadas en el agua en señal de celebración.

Anuncio

“Nos encanta que el oro se quede en la familia de Estados Unidos, así que esta chica ha hecho la competencia de su vida y estoy muy orgullosa de ser su compañera de equipo”, dijo King a la NBC.

Jacoby creció en Seward, Alaska, y hace cinco años asistió a una clínica de natación en la que los instructores incluían a Jessica Hardy, la ex olímpica que entrenaba con el Club de Natación Trojan. La familia de Jacoby se trasladó a Anchorage durante la pandemia para encontrar una piscina abierta donde pudiera entrenar. Eso permitió que el deporte fuera una parte importante de su vida durante el aplazamiento de un año.

“Este año extra de entrenamiento he crecido física y mentalmente”, dijo en junio. “No creo que el año pasado hubiera estado preparada”.

La victoria de Jacoby fue un punto brillante en un día poco halagüeño para Estados Unidos.

Anuncio

La australiana Kaylee McKeown ganó los 100 metros espalda femeninos, con un tiempo récord olímpico en una de las pruebas más disputadas de los Juegos. Fue la quinta vez esta semana que se batió el récord olímpico en la prueba. La joven estadounidense Regan Smith superó el récord en dos ocasiones, incluso durante las semifinales, pero quedó en el tercer puesto en la final.

A Ryan Murphy, plusmarquista mundial y defensor del oro en los 100 metros espalda masculinos, no le fue mejor. Los rusos Evgeny Rylov y Kliment Kolesnikov terminaron 1-2, mientras que Murphy se quedó con el bronce. La derrota rompió la racha de Estados Unidos de ganar el oro en la prueba en seis Juegos Olímpicos consecutivos.

Por su parte, Katie Ledecky logró el tercer mejor tiempo en las semifinales de los 200 metros libres antes de la agotadora doble jornada del miércoles, en la que nadará las finales de 200 y 1.500 en poco más de una hora. Es casi seguro que conseguirá el oro en la prueba de larga distancia -la primera vez que forma parte del programa femenino de los Juegos Olímpicos-, ya que posee los 11 tiempos más rápidos de la historia. Uno de ellos se produjo durante las preliminares el lunes por la noche.

“Nada de esto me pareció extraordinario, pero sabía que el tiempo iba a ser bueno porque estaba nadando bien”, dijo Ledecky después de los 1.500. “Estoy en un buen momento. Mi brazada se sentía bien. Así que sabía que sería muy fácil”.

Anuncio

Los 200 metros ofrecen otro duelo con Ariarne Titmus -uno de los tres que tendrán lugar durante la final- después de que la australiana venciera a Ledecky en los 400 metros esta semana.

Pero la avalancha de atención del martes -y la medalla de oro- pertenecía a Jacoby.

“Muchas nadadoras de renombre vienen de grandes clubes”, dijo. “Pero el hecho de venir de un club tan chico y de un estado con una población tan pequeña demuestra que se puede lograr sin importar de donde seas”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio