Anuncio
Share

Columna: El fichaje de Trevor Bauer es el movimiento más vergonzoso que han hecho los Dodgers

Dodgers pitcher Trevor Bauer during a game against the San Francisco Giants in May.
Trevor Bauer, lanzador de los Dodgers, durante un partido contra los Gigantes de San Francisco en mayo. El diestro hizo solo 17 salidas esta temporada.
(D. Ross Cameron / Associated Press)

Trevor Bauer no volverá a lanzar esta temporada, y ciertamente no de nuevo para los Dodgers, quienes deben enfrentar las consecuencias de contratarlo en los años venideros.

No volverá a lanzar esta temporada, pero la vergüenza que derramó sobre la franquicia perdurará para siempre.

Una vez subió al montículo con una promesa ilimitada, pero ahora se irá en una desgracia legendaria.

Trevor Bauer es oficialmente la mayor vergüenza en la historia de los Dodgers de Los Ángeles.

Esto se certificó el viernes cuando las Grandes Ligas de Béisbol y el sindicato de jugadores acordaron extender la licencia pagada de dos meses de Bauer hasta el final de la temporada en medio de acusaciones de agresión sexual.

Anuncio

La liga continúa su investigación y la situación legal de Bauer no está resuelta, por lo que se determinó inteligentemente que Bauer debe permanecer marginado al menos hasta 2022.

Seguramente no volverá a lanzar para los Dodgers. Puede que no vuelva a lanzar para nadie. Pero el daño que su breve presencia provocó en una organización construida sobre una comunidad fuerte y un béisbol inteligente ha sido indeleble.

Los Dodgers han sufrido humillaciones antes, pero nunca una tan profunda como ésta.

Al firmar al problemático Bauer por un contrato de tres años y 102 millones de dólares en febrero, los Dodgers aparentemente pasaron por alto su largo historial de acoso a mujeres en Internet y aparentemente no descubrieron una acusación previa de agresión sexual descubierta por el Washington Post y negada por los abogados de Bauer.

Después de hacer solo 17 salidas esta temporada, Bauer fue acusado de agresión sexual por una mujer de San Diego que alegó que la golpeó, la asfixió hasta dejarla inconsciente y la sodomizó sin su consentimiento. Sus agentes dicen que todos los encuentros fueron consentidos.

El mes pasado, la solicitud de la acusadora de una orden de restricción permanente fue denegada por un juez que dictaminó que Bauer no suponía una amenaza y que las lesiones de la mujer se produjeron dentro de sus propios límites sexuales. Pero Bauer sigue de baja administrativa mientras la oficina del fiscal de distrito del condado de Los Ángeles decide si presenta cargos penales y la MLB continúa su investigación.

No ha lanzado para ellos desde el 28 de junio. Esencialmente gastaron 38 millones de dólares esta temporada en un tipo que les dio ocho victorias. Podrían seguir pagando los 64 millones de dólares restantes con un rendimiento nulo. Todo esto tiene un coste mucho mayor que el financiero.

Los Dodgers ya han metido la pata antes, pero este error ha sido épico.

En el campo, el fichaje de Bauer no fue tan equivocado como los trueques de Mike Piazza y Pedro Martínez, pero su nombre pasará a la infamia de los agentes libres junto a Jason Schmidt y Andruw Jones.

En la comunidad, es un punto doloroso solo rivalizado por el acuerdo televisivo que mantuvo los partidos de los Dodgers fuera de la mayoría de los hogares de Los Ángeles durante seis temporadas.

Cada uno de esos eventos pasados fue horrible, pero ninguno de ellos ha sido tan puramente vergonzoso y potencialmente costoso para toda la organización como el asunto de Bauer.

Primero, obviamente, está el dinero. Los Dodgers nunca han desperdiciado tantos recursos. Podrían estar tirando a la basura 102 millones de dólares, y si usted cree que eso no importa, mire cómo manejan a los potenciales agentes libres del próximo invierno como Max Scherzer, Corey Seager, Clayton Kershaw, Chris Taylor y Kenley Jansen. Luego está Trea Turner, a quien le queda un año más de contrato y también podría verse afectado.

En resumen, incluso la organización más rica del béisbol no puede quemar 102 millones de dólares sin consecuencias, y estas podrían sentirse mucho después de que Bauer haya desaparecido.

Otro gran golpe se sintió en el roster. Debido a Bauer, los Dodgers ya no tienen dos de sus mejores prospectos en Keibert Ruiz y Josiah Gray porque Andrew Friedman tuvo que cambiarlos por Scherzer y Turner.

Sí, Scherzer ha sido un brillante sustituto de Bauer, pero ha tenido un gran coste, y es solo un alquiler, además, no habría sido necesario si Bauer siguiera portando el uniforme.

Por último, la presencia de Bauer deshilachó un vínculo con la comunidad, provocando una desconexión que se puede escuchar en el aumento de los abucheos y las críticas en las redes sociales. Desde que Bauer dejó a este equipo, potencialmente el más grande de todos los tiempos, los aficionados no son tan pacientes con los directivos, no son tan tolerantes con los jugadores y están absolutamente acumulando su ira contra el gerente Dave Roberts.

A pesar de haber ganado una Serie Mundial, tres banderines y cinco campeonatos de división en sus cinco años aquí, Roberts es particularmente criticado por hacer malabares con un bullpen que fue inicialmente puesto a prueba por la ausencia de Bauer. Ese bullpen se ha convertido en uno de los mejores de la liga, sin embargo, Roberts todavía oye hablar de él todas las noches, ya que los aficionados parecen dar menos beneficio de la duda a una organización cuyo mayor fichaje de la temporada baja solo les ha traído vergüenza.

Dodgers manager Dave Roberts against the Giants during a game in San Francisco on Sept. 5, 2021.
El gerente de los Dodgers, Dave Roberts, se ha enfrentado a las críticas de los aficionados por hacer malabares con un bullpen que inicialmente fue puesto a prueba por la ausencia de Trevor Bauer.
(Jeff Chiu / Associated Press)

En el momento de la adquisición de Bauer, muchos periodistas “clarividentes” escribieron que los Dodgers deberían haber revisado su historial en las redes sociales. Yo no fui uno de ellos. Escribí que el fuerte y veterano clubhouse lo mantendría bajo control.

“Tiene poca tolerancia para la cultura del béisbol y su presencia altamente visible en los medios sociales a veces ha cuajado en la intimidación”, escribí sobre Bauer. “Pero no hay discusión de que puede lanzar. Y los Dodgers tienen ahora suficientes líderes fuertes en la sala para que las personalidades combativas no se conviertan en distracciones”.

Los Dodgers obviamente estuvieron de acuerdo, y ese fue el movimiento equivocado, pero si se va a culpar a alguien, no culpe usted a Roberts y ni siquiera culpe a Friedman.

Un movimiento tan caro en un equipo que ya tenía una nómina tan gigantesca solo podía venir desde arriba, del presidente Mark Walter, que saltó a la oportunidad de que los ricos se hagan más ricos, y cuya organización aparentemente se apresuró a completar el acuerdo sin la investigación adecuada.

Ahora Bauer se ha ido oficialmente de la temporada, y la vergüenza es para siempre.

“Sinceramente... no creo que haya cambiado nada de cómo lo hemos hecho”, dijo Roberts cuando se le preguntó el viernes sobre la partida de Bauer. “Eso es más del lado legal. Para nosotros, solo se centra en el lado del béisbol, no ha afectado realmente a los muchachos en el clubhouse”.

Claro que lo ha hecho y de diferentes maneras. Y eso estará presente durante muchos meses.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio