Anuncio
Share

Columna: Tras la masacre del sábado por la noche, USC necesita destituir a Clay Helton inmediatamente

USC coach Clay Helton looks at the scoreboard in the closing minutes of a 42-28 loss to Stanford
El entrenador de la USC, Clay Helton, mira el marcador en los últimos minutos de la derrota por 42-28 ante Stanford en el Coliseum el sábado por la noche.
(Luis Sinco / Los Angeles Times )

Un anuncio importante debe ser hecho por el departamento de atletismo de USC, y debe hacerlo inmediatamente.

Debe ser hecho por los administradores de la USC que mostrarán cuánto valoran a sus atletas, entienden su marca y respetan su tradición.

Debería transmitir el mensaje de que, cuando se trata de liderar un programa de futbol americano de renombre que representa a una universidad de prestigio, incluso un constructor de carácter debe ser también un productor de victorias.

Debería concluir con la noticia de que, aunque no hay un buen momento para despedir a tu entrenador de futbol americano, una vez que te das cuenta de que vas a despedirlo, tienes que hacerlo de inmediato.

Anuncio

La USC necesita destituir a Clay Helton aquí y ahora, sin esperar más, sin vacilar, sin racionalizar, sin rapsodas. Ya es suficiente, háganlo.

Ahora.

Destituirlo mientras haya esperanza en una temporada a la que le quedan 10 partidos y sueños persistentes de llegar al Rose Bowl.

Retírenlo mientras todas esas estrellas de bajo rendimiento aún pueden mejorar y la clase de reclutamiento top-10 todavía está interesada y el futuro del programa en este nuevo mundo NIL aún no se ha derrumbado.

Anuncio

Destituirlo antes de que los abucheos lleguen, el Coliseo se vacíe, las donaciones se sequen y los últimos restos de brillo de este programa, otrora orgulloso, desaparezcan por completo bajo un barniz de dejadez, imprudencia y futbol americano sencillamente mal preparado.

Alguna versión de esta columna se ha escrito varias veces durante los últimos años del tumultuoso mandato de siete años de Helton, pero la situación nunca ha sido más grave, el movimiento jamás ha sido más apremiante y esta alarma en ningún momento ha sido más seria.

Si la presidenta de la USC, Carol Folt, y el director deportivo, Mike Bohn, no lo hacen ahora, no solo estarán renunciando a esta temporada, sino que estarán renunciando a toda la noción de que el futbol americano troyano es especial. Perderán a los antiguos alumnos. Perderán el campus. Perderán la ciudad.

Sí, Helton tiene un récord decente de 46-24. Y sí, podría decirse que es el hombre más agradable del mundo. Pero no ha tenido una victoria verdaderamente grande en cinco temporadas desde su triunfo en el Rose Bowl de la temporada 2016, y desde entonces ha sufrido tantos tropiezos y caídas célebres que podría haber sido despedido después de cada una de las tres temporadas anteriores.

Anuncio

La sensación aquí es que varios administradores de USC no han querido hacerlo porque les gusta el control que tienen sobre el programa de Helton y sienten miedo de dar las llaves a un entrenador de élite que dirija una operación independiente y que rompa las reglas como lo hizo una vez Pete Carroll.

Sea como sea, Folt ha estado aquí dos años y ha dejado que Helton se cocine a fuego lento, Bohn también ha estado aquí por dos años y ha visto cómo Helton se derrite y ambos tienen una responsabilidad que ya no pueden eludir.

Esta vez, finalmente, Clay Helton realmente, realmente necesita irse.

La gota que colmó el vaso fue la humillante derrota del sábado pasado en casa por 42-28 ante un equipo en reconstrucción de Stanford que iba perdiendo por 17 puntos y medio.

Anuncio

Con solo dos partidos en la temporada, y ya los Trojans estaban jugando sin disciplina, sin pasión, sin una pista.

Cometieron 111 yardas de penalizaciones. Su pateador, Parker Lewis, fue expulsado en la primera jugada del partido por hacer un peligroso placaje de cabeza que fue declarado ilegal. Permitieron una carrera de touchdown de 87 yardas en el primer cuarto a un equipo de Stanford que no pudo anotar hasta los últimos minutos de la derrota de la semana pasada ante Kansas State. Iban perdiendo por 11 en el descanso, momento en el que Helton fue abucheado fuera del campo.

El antiguo mariscal de campo Kedon Slovis siguió retrocediendo, lanzando un pick-six en el tercer cuarto, y luego los Troyanos simplemente abandonaron. Iban perdiendo por 29 puntos al principio del último cuarto. Habrían dejado el campo entre más abucheos, salvo que la mayoría de los aficionados hacía tiempo que se habían marchado, lo que es peor.

Fue una noche en la que el futbol americano de la USC se convirtió en el adjetivo más horrible que se puede dar a un equipo deportivo en esta ciudad. En medio de un mercado de Los Ángeles que zumba con campeonatos y superestrellas, en medio de los Dodgers y los Lakers y un departamento de atletismo de UCLA en auge bajo un nuevo liderazgo, los Trojans se convirtieron en algo peor que lamentable, se convirtieron en irrelevantes.

Anuncio

Después, el cornerback de los Trojans, Chris Steele, pronunció una de las frases más tristes de la era Helton cuando se le preguntó por los abucheos.

“Siento que somos uno de los equipos más odiados del futbol americano universitario”, dijo a los reporteros, y luego agregó: “Tenemos que abrazar ese tipo de cosas, volver cada semana y mostrar a la gente por qué somos los villanos”.

Piénselo. Dijo esto después de un partido en casa. Helton ha colocado a sus jugadores en la injusta posición de sentirse como villanos en su propia casa.

Luego hubo esta cita condenatoria del coordinador ofensivo Graham Harrell, quien, cuando se le preguntó sobre el juego de carrera, básicamente dijo que los Trojans no lo querían lo suficiente.

Anuncio

Piénselo. En su primer partido de conferencia, ¿ya están sufriendo la falta de motivación? Eso es lo que se conoce como una sentencia de muerte.

Si destituyen a Clay Helton ahora, tendrán la oportunidad de arreglar esto el próximo otoño. Instalen al entrenador principal asociado Donte Williams o al coordinador defensivo Todd Orlando como entrenador interino y tendrán la oportunidad de volver a la memorable temporada regular de 2013.

¿Recuerda cuando Lane Kiffin fue despedido con un récord de 3-2? ¿Recuerda cómo Ed Orgeron tuvo un récord de 6-2 como entrenador interino durante un tramo en el que los fanáticos se abalanzaron sobre el campo y los jugadores intentaron llevar a Orgeron al ocaso?

Todavía pueden pasar cosas divertidas. Aún pueden pasar cosas buenas y cosas importantes.

Anuncio

Pero una cosa debe suceder primero.

Y debe suceder ahora.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.

Anuncio


Anuncio