Anuncio
Share

Jared Goff tiene un nuevo inicio con los Lions, pero se necesita paciencia

Detroit Lions' Jared Goff scrambles during the first half against the Green Bay Packers.
Jared Goff, de los Lions de Detroit, se debate durante la primera mitad del partido contra los Packers de Green Bay, el lunes, en Green Bay, Wisconsin.
(Matt Ludtke / Associated Press)

El nuevo capítulo del mariscal de campo de los Lions Jared Goff con Detroit ha tenido un comienzo difícil, pero se necesitará paciencia antes de que haya resultados.

Justo o no, Jared Goff se está midiendo contra un saco dorado y un fantasma.

El fantasma es Matthew Stafford, el lanzador de espirales que reemplazó a Goff como mariscal de campo de los Rams. La ausencia de Stafford aún resuena en Detroit.

El saco dorado es el futuro miembro del Salón de la Fama, Aaron Rodgers, quien por el momento ha dejado de lado su tempestuosa relación con la gerencia de los Packers de Green Bay y será el dueño de la NFC Norte mientras así lo decida.

En el purgatorio está Goff con los Lions de Detroit (0-2), que sufrieron una derrota por 35-17 en el Lambeau Field el lunes por la noche, la sexta derrota consecutiva del club ante los Packers.

Anuncio

Rodgers, que al igual que Goff es una antigua estrella de la Universidad de California, lanzó cuatro pases de touchdown y registró un prodigioso índice de pases de 145.6.

Goff lanzó dos, pero tuvo un fumble y una intercepción en la segunda mitad, mientras se escapaban las posibilidades de una improbable victoria.

Al igual que la noche, que pasó de despejada a lluviosa, los Lions tuvieron un comienzo prometedor -incluyendo una ventaja de 17-14 al medio tiempo- y un final desolador cuando fueron superados en la segunda mitad, 21-0. Detroit tuvo 12 primeros downs en la primera mitad, pero solo siete en la segunda.

Eso vino después de una derrota por 41-33 ante San Francisco en la semana 1, cuando los Lions mostraron su lucha para intentar recuperarse en el juego, pero al final se quedaron cortos.

Parece que va a ser ese tipo de temporada para los Lions, en la que tienen suficiente talento y potencia para hacer que los partidos sean interesantes, pero tendrán dificultades para ganar más de cinco o seis partidos.

“Podemos bloquear pases con cualquiera en la liga, y creo que puedo lanzar con quien sea en la liga”, dijo Goff. “Todo está ahí para nosotros. Solo tenemos que hacerlo”.

Goff mostró destellos de grandeza. Tuvo dos pases de touchdown en la primera mitad por primera vez desde que los Rams vencieron a Tampa Bay 27-24, en la semana 11 de la temporada pasada. Por momentos, su brazo se veía tan suelto y fluido como lluvia cayendo del cielo.

Pero este tipo de partidos dejan cada vez más claro por qué Stafford, el del brazo derecho relámpago, nunca ganó un partido de playoffs en sus 12 temporadas con la franquicia. Goff, por su parte, llegó al Super Bowl en su tercera temporada. En ese sentido, tuvo que resultar duro ser traspasado por Los Ángeles.

Sin embargo, también es un nuevo comienzo. Goff, que antes de este año nunca había vivido fuera de California, se encuentra ahora en un estado diferente - y en un estado de ánimo distinto también.

Detroit Lions' Jared Goff fumbles during the second half against the Green Bay Packers.
Jared Goff, de los Lions de Detroit, pierde el balón durante la segunda mitad contra los Packers de Green Bay, el lunes, en Green Bay, Wisconsin.
(Mike Roemer / Associated Press)

Sus padres, Jerry y Nancy, han notado un cambio en su comportamiento general.

“Nunca lo hemos visto más feliz”, dijo Jerry por teléfono antes del inicio del partido. “No quieres hacer una carrera y no pasarlo bien haciéndola, ¿verdad? Notamos que ha vuelto a ser el de antes”.

Goff es ahora un veterano experimentado, un jugador del que se espera que marque la pauta en los entrenamientos y en el vestuario del segundo equipo más joven de la NFL. Ese no era realmente el caso en California, donde fue el primer mariscal de campo de la escuela en ser el titular del Día 1 como un verdadero estudiante de primer año y siempre parecía un joven con un talento prematuro.

Cuando llegó a los Rams en 2016, tenía la edad justa para beber y apenas parecía lo suficientemente mayor para afeitarse. A pesar de que Goff fue la selección número 1, ese equipo pertenecía más a Todd Gurley y Aaron Donald.

No fue hasta que llegó a Detroit que en verdad tuvo las llaves de una franquicia.

“Es realmente la progresión natural y otro capítulo para él como mariscal de campo de la NFL”, dijo su padre. “No vas a ser joven para siempre, y ahora es el momento de que haga algo diferente. En lugar de encontrar un mentor, ser un mentor”.

Además, Goff tuvo que aprender a lidiar con el rechazo, algo en gran medida desconocido para él. Su padre, un exreceptor de las Grandes Ligas que rebotó de Montreal a Pittsburgh y a Houston, pudo ayudarlo con eso.

“Cambié de equipo un montón de veces y puede ser lo mejor para ti”, dijo el mayor de los Goff. “Creo que ha tomado esto muy bien, estoy súper orgulloso de él”.

“Creo que ha hecho un buen trabajo. Le encanta estar ahí fuera y va a hacer todo lo que pueda para seguir mejorando”.

Claramente, eso requerirá mucha paciencia, tanto de Goff como de quienes creen que puede ser la respuesta.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio