La investigación revela que la entrenadora de las Song Girls de USC Lori Nelson, avergonzó y acosó a las porristas

 From L-R, Aya Shimizu, Lauren Dunn and Adrianna Robakowski pose with Lori Nelson.
Las USC Song Girls Aya Shimizu, a la izquierda; Lauren Dunn, en el centro; y Adrianna Robakowski, a la derecha, posan con la entrenadora Lori Nelson, arrodillada al frente.
(Benjamin Chua)
Share

Las USC Song Girls Aya Shimizu, a la izquierda; Lauren Dunn, en el centro; y Adrianna Robakowski, a la derecha, posan con la entrenadora Lori Nelson, arrodillada al frente.

La oficina del Título IX de la USC encontró “pruebas suficientes” de que la antigua entrenadora de Song Girls, Lori Nelson, les hizo sentir vergüenza por su cuerpo, las acosó y tomó represalias contra varias exintegrantes de las Song Girls desde 2016 hasta su renuncia en 2020, creando un ambiente dentro del programa que los investigadores consideraron “hostil e insalubre”.

En una carta de la Oficina de Equidad, Igualdad de Oportunidades y Título IX de la USC fechada el miércoles y obtenida por The Times, la vicepresidenta y coordinadora del Título IX de la USC, Catherine Spear, concluyó que Nelson era responsable de violar las políticas de la universidad con respecto al acoso y las represalias en su calidad de entrenadora de las Song Girls.

Los investigadores también exploraron las acusaciones de discriminación dentro del programa en función de la raza y el género, pero no encontraron pruebas suficientes para apoyar ese reclamo.

Nelson, que pasó más de 30 años al frente del programa Song Girls, no se enfrentará a ninguna consecuencia por haber sido encontrada en violación de las políticas de la universidad con respecto al acoso y las represalias. La universidad, escribió Spear, estaba “limitada en su capacidad de imponer una sanción” contra Nelson ya que la entrenadora renunció a su cargo a finales de octubre, el mismo día en que se le notificó la investigación del Título IX sobre su conducta.

Anuncio

El abogado de Nelson dijo al Times el viernes que la exentrenadora de las Song Girls planea apelar las conclusiones de la universidad sobre las reclamaciones de acoso y represalias.

“La Sra. Nelson se complace en haber sido completamente exonerada de todas las acusaciones de discriminación basadas en la raza, la apariencia o cualquier otro factor”, dijo Ryan Saba, el abogado de Nelson, en un comunicado. “En cuanto a las alegaciones de acoso y represalias, las pruebas no apoyan la conclusión porque las partes denunciantes no hicieron estas alegaciones contra la Sra. Nelson hasta después de haber sido eliminadas del equipo por un panel de jueces que no incluía a la Sra. Nelson. Las abrumadoras declaraciones de los jueces de la audición y de otros testigos refutaron estas alegaciones atípicas de mala conducta”.

La USC emitió un comunicado el viernes en el que destaca los cambios que planea hacer en el programa después de completar la investigación, prometiendo proporcionar un entorno inclusivo y acogedor para los estudiantes.

“Muchas de las actuales y antiguas Song Girls ven el programa como uno de los aspectos más destacados de su experiencia de pregrado. A través de su participación en el programa, las Song Girls desarrollan estrechas amistades, habilidades y un fuerte sentido de pertenencia. Lamentablemente, no todo el mundo ha experimentado el programa de la manera positiva que se pretendía”, se lee en la declaración, atribuida al vicepresidente de asuntos estudiantiles de la USC, Winston Crisp, y a Spear.

Adrianna Robakowski y Josie Bullen, dos de las cinco exSong Girls que sirvieron como partes informantes en la investigación del Título IX, dijeron al Times que los hallazgos de la USC les dieron esperanza para el futuro del programa.

Anuncio

“Amo mi universidad, y fue duro para mí tener esta experiencia negativa asociada a ella”, dijo Robakowski. “Así que estoy realmente agradecida de que la USC nos haya escuchado y haya hecho lo correcto por sus estudiantes”.

Las dos exSong Girls expresaron su gratitud porque la universidad se tomó en serio sus denuncias, y su alivio porque, después de más de un año, la investigación respaldó en gran medida sus afirmaciones.

“Durante años, muchas de las personas han invalidado nuestras experiencias, y así es como las cuestiones tóxicas persistieron durante décadas”, dijo Bullen. “Nuestro único objetivo al ir a la escuela y contar nuestras historias era asegurar que ningún estudiante experimentara lo que nosotros. Las conclusiones de esta investigación suponen un gran paso adelante para conseguirlo”.

Las conclusiones de la investigación del Título IX coinciden con la cultura descrita por Bullen, Robakowski y otras 16 exSong Girls que hablaron con el Times este año. Sus relatos, que se remontan a 1998, revelaron un programa que durante décadas no fue controlado por la USC, ya que Nelson hizo todo lo posible por mantener su propia imagen cuidadosamente elaborada de lo que debían ser las Song Girls.

Las antiguas Song Girls describieron una cultura dentro del equipo que incluía a Nelson reprendiendo regularmente a las mujeres en público por sus hábitos alimenticios, su aspecto personal y su vida sexual. Muchas dijeron a The Times que sufrían problemas de imagen corporal como consecuencia de ello. Tres exSong Girls revelaron que sufrían trastornos alimenticios. Una de ellas recordó que se sentía tan deprimida que pensó en el suicidio.

Después de realizar 44 entrevistas y revisar unas 800 páginas de pruebas documentales desde agosto de 2020, los investigadores describieron un ambiente similar dentro del programa, concluyendo que Nelson hizo “declaraciones intrusivas y de acoso” sobre su actividad sexual y su moral, también “con frecuencia y de forma persistente hizo comentarios inoportunos y ofensivos y participó en prácticas de vergüenza corporal basadas en el género”.

Los investigadores descubrieron que las cinco partes denunciantes, junto con otras cinco antiguas Song Girls, proporcionaron “información consistente y corroborativa” de que Nelson criticó el peso y la apariencia de las integrantes del equipo, presionó a ciertas Song Girls para que perdieran peso y alentó a las líderes del equipo a participar en críticas similares. Esos relatos, escribió Spear, incluían “ejemplos específicos de la fijación [de Nelson] en el tamaño del cuerpo, el peso, la forma física y la apariencia, que tenía efectos perjudiciales en los miembros del equipo, incluidos los trastornos de la alimentación y de la imagen corporal entre algunas integrantes del equipo”.

Todo esto se incluyó directamente en el contrato de las Song Girls, del que The Times obtuvo varias versiones. El contrato estipulaba que las integrantes del equipo debían mantenerse dentro de los dos kilos de su peso en la audición y que cualquier cambio en su apariencia debía ser aprobado primero por Nelson.

Los investigadores, sin embargo, no encontraron pruebas suficientes de que Nelson fuera directamente responsable del lenguaje utilizado en el contrato, que fue modificado antes de este año para eliminar la restricción de peso.

Nelson fue previamente objeto de una investigación sobre el Título IX en 2016 en la universidad, que se centró en una sola acusación de acoso sexual y represalias. Esa investigación no encontró pruebas suficientes de que Nelson violara la política de la universidad, pero un investigador principal de la USC escribió en una carta de resultados que encontró que el comportamiento de Nelson era “poco profesional e inapropiado”.

Anuncio

Las preocupaciones sobre su conducta fueron compartidas de nuevo con la USC en febrero de 2020, cuando tres Song Girls se reunieron con el nuevo director deportivo Mike Bohn. Se necesitaron otros seis meses para que la USC iniciara una investigación del Título IX.

Mientras tanto, Nelson celebró audiciones el pasado otoño. Dos Song Girls que hicieron críticas al equipo, dijeron al Times que, como resultado, fueron rechazadas y que sentían que la decisión era una represalia de Nelson por su reunión con Bohn.

Los investigadores estuvieron de acuerdo, encontrando que Nelson presentó evaluaciones pobres para las dos mujeres basadas en información “demostrablemente falsa”. Esa información negativa, según la investigación, fue “considerada y discutida ampliamente” por los jueces en su decisión de eliminar a las dos mujeres.

Como resultado de las conclusiones, a las dos mujeres, junto con otra Song Girl que regresó y fue eliminada, se les ha ofrecido la oportunidad de reincorporarse al programa. Tanto si se reincorporan al equipo como si no, recibirán los estipendios de 1.500 dólares que se conceden a las integrantes del equipo.

El informe sobre el Título IX también afirma que la USC proporcionará educación y formación a las Song Girls, los entrenadores, el personal, los jueces y los voluntarios sobre las conductas prohibidas en virtud de la política de la universidad sobre discriminación, acoso y represalias durante el semestre de otoño. La USC planea, además, implementar una encuesta anónima para el final del año académico que ofrecerá a las actuales y antiguas Song Girls la oportunidad de proporcionar información sobre sus experiencias “a fin de exponer posibles acciones adicionales con respecto al programa y asegurar que sea inclusivo y acogedor para los estudiantes de la USC”.

Entre las antiguas Song Girls persiste una división sobre los sentimientos hacia Nelson. En junio, una carta firmada por 56 antiguas Song Girls expresaba que su experiencia positiva con Nelson se había perdido en los informes sobre el programa.

Faryn Seiden, una Song Girl de 1999 a 2003 que firmó esa carta, dijo el viernes que sentía que Nelson había sido “mal caracterizada” por los hallazgos.

“La Lori que conozco nunca acosaría ni tomaría represalias contra nadie”, manifestó Seiden.

Sin embargo, algunas de las antiguas integrantes de Song en el centro de la investigación del Título IX consideraron que el resultado validaba su decisión de hablar con los investigadores y con The Times.

“Recordar el año que pasé en el equipo es difícil, pero es curativo saber que el programa está avanzando en una dirección positiva”, dijo Bullen. “Espero que los hallazgos traigan curación y paz a todas las integrantes de Song que se vieron afectadas por los problemas que tuvimos”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.