Anuncio
Share

Columna: La intrépida estrategia de juego de Brandon Staley extrae el potencial de los Chargers

Chargers coach Brandon Staley shouts instructions after a fumble against the Cleveland Browns.
El entrenador de los Chargers, Brandon Staley, grita instrucciones contra los Browns de Cleveland el domingo. El equipo de Staley logró tres de tres conversiones de cuarto down en la victoria por 47-42.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

Las audaces jugadas del entrenador de los Chargers, Brandon Staley, y el coordinador ofensivo Joe Lombardi, fueron clave para la victoria de los Chargers sobre los Browns.

La diferencia en los Chargers esta temporada se encuentra en la mirada del mariscal de campo Justin Herbert, una expresión de confianza y mando que da a sus compañeros seguridad e inspiración sin importar la situación.

La diferencia en los Chargers esta temporada puede encontrarse en la audaz planificación de jugadas del entrenador Brandon Staley y el coordinador ofensivo Joe Lombardi, que han demostrado que no dudarán en ir con todo en el cuarto intento si las circunstancias son las adecuadas, y tienen a los jugadores que puedan hacer que esas circunstancias sean las adecuadas incluso cuando pueda parecer casi imposible.

La ofensiva de los Chargers tiene siete de siete en la eficiencia del cuarto down esta temporada, incluyendo dos jugadas muy audaces durante un paseo en el tercer cuarto del domingo y otro en el cuarto cuarto. Sin duda no son tímidos o inseguros.

“Es diferente, ¿sabes?”, dijo el corredor Austin Ekeler sobre la arriesgada estrategia de los Chargers en el cuarto down después de su sensacional victoria por 47-42 sobre los Browns de Cleveland en el SoFi Stadium. “Pero la cosa es así: es una calle de doble sentido. Es, ‘Bien, vamos a ser agresivos’, pero creo que hemos demostrado que tenemos a los jugadores que pueden hacerlo”.

Anuncio

La diferencia es que estos Chargers tienen el personal y las herramientas para ganar consistentemente, y para ganar juegos ajustados. Después de anotar 47 puntos contra los Browns, que habían cedido un total de 13 puntos al vencer a los Bears de Chicago y a los Vikings de Minnesota en sus dos partidos anteriores, tienen una racha de tres victorias y el liderato de la AFC Oeste. Más que eso, tienen un fuerte sentido de lo que son y de lo que creen que pueden llegar a ser.

“Creo que estamos aprendiendo a ganar partidos”, dijo Herbert, “y pienso que eso es enorme para nosotros porque en el último par de años hemos dejado escapar un par de victorias”.

Hasta ahora han sido intrépidos, entretenidos, exitosos (4-1). Pero, ¿populares?

Eso aún es pedir mucho. Pero el balance del sentimiento de los fanáticos en la multitud anunciada de 70.240 personas el domingo parecía estar a mano - y eso es una victoria para los Chargers. Su partido contra los Raiders de Las Vegas el pasado lunes por la noche fue, a todos los efectos, un partido en casa de los Raiders. La mayoría de sus juegos en casa son juegos en casa para su oponente. El domingo, dieron a sus propios fans una razón para ser bulliciosos al anotar 34 puntos en la segunda mitad, incluyendo 26 en el frenético último cuarto.

“Lo que intentamos es ganarnos el respeto cada vez que salimos. Y hoy fue una gran oportunidad contra un equipo realmente bueno”, dijo Staley. “Tenemos que ser capaces de ganar a buenos equipos en esta liga, y creo que hacerlo delante de nuestros seguidores atraerá aún más público en nuestro próximo partido. Y espero ver mucha más presencia azul a medida que avance la temporada”.

El mariscal de campo de los Chargers, Justin Herbert
El mariscal de campo de los Chargers, Justin Herbert, lanza durante la victoria del domingo sobre los Browns de Cleveland en el SoFi Stadium.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

Los milagros ocurren. “Sentí que nos dieron un poco de amor hoy”, dijo Ekeler.

Fue una muy buena actuación para su equipo, corriendo para 66 yardas y dos touchdowns y atrapando cinco pases para 53 yardas y otro touchdown. Pero también tuvo un fumble en la primera mitad y no pudo evitar que los Browns lo arrastraran hasta la zona de anotación en el último cuarto en una jugada en la que se suponía que debía trabajar el reloj y negar a Cleveland una última posesión.

“Me duele el estómago”, dijo Ekeler sobre cómo se sintió, aunque al final no perjudicó a los Chargers porque la defensa fue muy efectiva.

Esa es una gran diferencia también. Han ganado probablemente tres o cuatro partidos que podrían haber perdido hace un año o dos. Se están ganando la confianza de los demás y aprendiendo a confiar en Staley y Lombardi en esas situaciones de cuarto down.

La jugada más sorprendente fue en un cuarto y dos en su propia línea de 24 yardas, que convirtieron en una carrera de nueve yardas de Ekeler.

“No sé cuántos entrenadores habrían tomado esa [decisión]. Sé que el nuestro lo hizo, sin embargo, él creyó en nosotros y yo creo en él”, dijo Herbert. “Esos muchachos del frente, bloquearon adecuadamente y pensé que lo manejaron bastante bien”.

Staley dijo que la jugada no fue automática. “Fue simplemente cómo iba el juego, el tiempo, la puntuación”, señaló. “Sentí que Joe Lombardi estuvo fantástico hoy. No puedo decir lo suficiente sobre él y todo nuestro personal ofensivo. Sentí que nuestros muchachos estaban jugando muy bien. Hoy lo necesitábamos. Necesitábamos todas esas jugadas, y estoy muy orgulloso de nuestra ofensiva”.

Más tarde en esa posesión, en cuarta y siete en la 22 de Cleveland, Herbert encontró a Keenan Allen en un pase corto en el lado izquierdo para una ganancia de 12. Dos jugadas más tarde, Herbert consiguió nueve yardas y un touchdown y luego golpeó a Donald Parham Jr. para una conversión de dos puntos a fin de recortar la ventaja de los Browns a 27-21.

“Realmente sentí que la conversión de cuarto down nos daría algo de ritmo, y fuimos capaces de terminar esa unidad con puntos y luego eso cambió completamente la imagen del juego, y ahora nuestra defensa se siente mejor”, dijo Staley.

Después del partido, el cuarto cuarto todavía estaba en la mente de Ekeler. “Vaya”, dijo. "¡Wow! Todavía estoy asimilando eso. Fue una locura”.

Realmente fue un juego doblemente “wow” para los Chargers, que no han tenido muchas razones para decir eso en un sentido positivo en los últimos años. Puede haber muchos más “wows” almacenados para ellos antes de que esta temporada termine.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio