Anuncio
Share

El esfuerzo por repetir el campeonato fue demasiado para los Dodgers

Dodgers' AJ Pollock tosses his helmet after grounding out.
Dodgers outfielder AJ Pollock tosses his helmet after grounding out as the Atlanta Braves celebrate their 4-2 win in Game 6 of the NLCS in Atlanta.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)

Lesiones inoportunas, una ofensiva inconsistente, una rotación disminuida y un equipo de los Bravos de Atlanta al rojo vivo ayudaron a terminar la temporada de los Dodgers.

El reloj acababa de marcar la medianoche del sábado y el fin de la temporada de los Dodgers. La rabia no inundó a Mookie Betts. Los Bravos de Atlanta derrotaron a los Dodgers en el Juego 6 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional para poner fin a la aspiración del club de un nuevo pase a la Serie Mundial, pero Betts no estaba enojado. El jardinero superestrella no se sentía derrotado ni triste.

“No estoy decepcionado en absoluto”, dijo Betts en el pasillo fuera de la casa club en Truist Park. “Ganas algunas, pierdes otras. No anotamos más carreras que ellos. Y ellos jugaron bien”.

El sentimiento de Betts fue compartido por el mánager Dave Roberts y otros jugadores que hablaron con los medios de comunicación después de la derrota por 4-2. Algunos veteranos se dirigieron a la casa club antes de empacar y salir del estadio. Si hubo una sensación de derrota, esa quedó oculta a la vista del público.

“No creo que perder en la NLCS sea una decepción tan grande como todo el mundo hará que sea”, dijo el lanzador titular Walker Buehler. “Hemos ganado 106 partidos. Ganamos un par de series de playoffs. Este fue un equipo especial en muchos sentidos, y simplemente sucedió que no vamos a ganar la Serie Mundial este año. Eso es parte de este juego”.

Anuncio

La reacción colectiva al final de la temporada sin un banderín de la Liga Nacional representó el reconocimiento de una verdad que se negaron a admitir directamente frente a las cámaras y las grabadoras de voz. Los Dodgers estaban agotados, maltrechos e incompletos.

“Seguimos trabajando”, dijo el cerrador Kenley Jansen. “Todos hicieron lo que les pedimos que hicieran, todos realizaron su trabajo. Y nos quedamos cortos. Era un grupo extraordinario y fue un gran viaje”.

Los Dodgers fueron eliminados de los playoffs al caer ante los Bravos de Atlanta y regresarán a casa sin poder defender su campeonato de la Serie Mundial de 2020. Los Bravos van contra los Astros de Houston.

Eso no quiere decir que los Bravos no hayan encontrado obstáculos. El año del lanzador All-Star Mike Soroka terminó antes de empezar. Perdieron al eterno candidato a JMV Ronald Acuña Jr. en julio. Perdieron a Marcell Ozuna cuando fue arrestado por violencia doméstica en mayo. Jorge Soler, uno de los cuatro jardineros adquiridos como parte de la reconstrucción del campo de Atlanta, se perdió la mayor parte de la NLCS tras dar positivo por COVID-19. Todos los equipos se enfrentan a golpes de mala suerte.

Los Dodgers tienen más dinero que la mayoría de las franquicias para remediar agujeros sobre la marcha. Y lo han intentado. Pero una inusual falta de profundidad en la organización, combinada con un mal momento de las lesiones, una agenda implacable y unos planes defectuosos, los dejó cojeando hasta la línea de meta en su intento de convertirse en el primer club en ganar campeonatos consecutivos desde que los Yankees de Nueva York consiguieron tres seguidos de 1998 a 2000.

“Simplemente es difícil”, dijo Betts. “Es complicado ganar en general, pero de forma consecutiva, es todavía más, especialmente con las lesiones y todo lo que los equipos pasan. Hay una razón por la que hace tanto tiempo que no hay un [campeón] consecutivo. Es realmente difícil de conseguir”.

Los Dodgers tenían dos grandes necesidades en la fecha límite de intercambio: lanzamientos iniciales y profundidad de la banca. Ambas son tradicionalmente los puntos fuertes de las plantillas que construye Andrew Friedman. Este año, incluso con una nómina de 260 millones de dólares, fue diferente.

Este año, Dustin May se sometió a una cirugía Tommy John en mayo. Este año, la arriesgada decisión de firmar a Trevor Bauer detonó en la oficina principal cuando fue acusado de agresión sexual y puesto en licencia administrativa pagada. Este año, Clayton Kershaw se enfrentó a una importante lesión en el antebrazo por primera vez en su carrera.

Para reforzar el lanzamiento inicial, Friedman adquirió al tres veces ganador del Premio Cy Young, Max Scherzer, de los Nationals de Washington en la fecha límite del 30 de julio. Se llevaron al All-Star Trea Turner con él. Les costó cuatro jugadores de ligas menores, incluidos los mejores prospectos Keibert Ruiz y Josiah Gray, además de aceptar pagar el dinero restante del contrato de Scherzer.

Dodgers' Chris Taylor celebrates with the dugout after a solo home run.
The Dodgers’ Chris Taylor, left, celebrates in the dugout after a solo home run during the seventh inning in Game 5 of the NLCS against the Atlanta Braves at Dodger Stadium on Oct. 21.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Los Dodgers también firmaron a Cole Hamels y cambiaron a Danny Duffy para asegurar la rotación. La incorporación de Turner reforzó la profundidad de los jugadores de posición. Una vez que Kershaw regresó de la lista de lesionados en septiembre, los Dodgers parecían estar listos para la postemporada con cuatro lanzadores titulares de calidad. Durante un tiempo se habló de la operación como la más importante de la historia del béisbol de las Grandes Ligas.

Pero el proyecto comenzó a desintegrarse antes de la postemporada. Hamels recibió un millón de dólares para jugar en un partido simulado, en el que se lesionó el brazo. Duffy nunca se recuperó de una lesión en el codo. Luego Kershaw agravó su lesión en el antebrazo el 1 de octubre y no volvió a lanzar.

Dos días después, Max Muncy sufrió una espantosa lesión en el codo izquierdo en el final de la temporada regular, minutos antes de que la racha de los Dodgers en el Oeste de la Liga Nacional terminara en ocho, cuando los Gigantes ganaron en San Francisco. Los Dodgers seguían diciendo que esperaban que Muncy pudiera volver en los playoffs, pero eso nunca fue realista.

Así, en 72 horas, los Dodgers se quedaron sin dos de sus jugadores más importantes para la postemporada. Era demasiado tarde para obtener ayuda externa. Para colmo de males, terminar en segundo lugar significaba que tenían que jugar en el juego de comodines.

La ausencia de Muncy creó un hueco en el centro de la alineación en la postemporada. La ofensiva de los Dodgers tuvo problemas sin él. Anotaron cuatro o menos carreras en ocho de sus 12 partidos de playoffs. Tal vez Muncy hubiera marcado la diferencia. Quizá la inconsistencia colectiva los habría condenado de todos modos.

Y en lugar de desplegar cuidadosamente a los tres lanzadores en los que confiaban para iniciar los partidos, los Dodgers decidieron añadir tensión a sus brazos. Buehler tuvo que iniciar tras un breve descanso por primera vez en su carrera en el cuarto juego de la Serie de División de la Liga Nacional. Dos días más tarde, Roberts insertó a Scherzer para cerrar el Juego 5, tres días después de que registrara siete entradas en el Juego 3.

Inmediatamente quedó claro que el estrés de perseguir a los Gigantes en septiembre, combinado con jugar el partido de comodín y sobrevivir a sus rivales en una emocionante serie de división de cinco partidos, les dejó agotados.

Optaron por un juego de bullpen en el partido 1 y perdieron. La noche siguiente, Scherzer no completó cinco entradas en el Juego 2 porque estaba lidiando con un “brazo muerto”. Más tarde esa noche, Julio Urías fue utilizado como relevista en la octava entrada.

En el tercer partido, Buehler lanzó 3 2/3 entradas. En el cuarto partido, Urías cedió cinco carreras en cinco entradas. Justin Turner abandonó el campo cojeando con una lesión en el tendón de la corva que le impedía continuar con la temporada, mientras los Dodgers caían por 3-1 ante los Bravos en la NLCS por segundo año consecutivo. La tarde siguiente, antes del quinto partido, Betts reconoció que el ambiente no era el mismo que el del año anterior.

“Bueno, tenemos un par de lesiones”, dijo Betts. “Pero eso no es una excusa”.

Los Dodgers hicieron un fuerte compromiso financiero a partir de 2020 para convertir a los Dodgers en un perenne contendiente de la Serie Mundial, pero ¿continuará resultando?

Los Dodgers ganaron esa noche en el Dodger Stadium con una explosión de 11 carreras tras los tres jonrones de Chris Taylor. Se suponía que tendrían una ventaja de pitcheo para los siguientes dos juegos en Atlanta. Pero el brazo de Scherzer no se recuperó a tiempo para comenzar el sexto partido, lo que obligó a los Dodgers a dar a Buehler la pelota en descanso corto por segunda vez en 12 días. Lanzó cuatro entradas y sirvió el jonrón de tres carreras al JMV Eddie Rosario.

“Son los playoffs, hombre”, dijo Buehler. “Eso es lo que se necesita para ganar en los playoffs. La temporada de sesenta juegos, es harina de otro costal. Estos son los verdaderos playoffs, y no lo logramos. Hemos estado allí antes, y nos recuperamos, y ganamos partidos. Eso es lo que vamos a seguir haciendo”.

Buehler probablemente tenga razón. Tal vez los Dodgers se presentarán a los entrenamientos de primavera como aspirantes a la Serie Mundial de nuevo. Pero podrían tener un aspecto muy diferente. Kershaw, Jansen, Scherzer, Taylor y Corey Seager son agentes libres. Se avecina una fascinante temporada baja. Una larga temporada está detrás de ellos.

To read this story in English, click here


Anuncio