Anuncio
Share

OPINIÓN: La NFL fracasa en promover el liderazgo negro. Al igual que la mayoría de las instituciones de EEUU

Pittsburgh Steelers' Mike Tomlin talks to players
Pittsburgh Steelers’ Mike Tomlin, center, who has not had a losing season in 15 seasons, is now the only Black head coach in the NFL.
(Joshua Bessex / Associated Press)

Mire los registros raciales abismales de las grandes corporaciones y el Senado de los Estados Unidos.

Hay tres cosas en la vida en este país de las que siempre se puede depender: la muerte, los impuestos y los periodistas deportivos que critican a la NFL por su falta de entrenadores principales negros.

Con el despido de David Culley por parte de los Texans de Houston después de un solo periodo, la liga se ha quedado con un solo entrenador negro, Mike Tomlin, de los Steelers de Pittsburgh. Y aunque Tomlin, que nunca ha perdido una sola temporada de 15 y ha sido el guía más joven en ganar un Super Bowl, probablemente esté harto de que le pidan que diga algo sobre lo que no tiene absolutamente ningún control, no suele reprimir un comentario cuando se le pregunta.

Durante un segmento en el programa “Real Sports With Bryant Gumbel” de HBO en febrero de 2021, le dijo a Gumbel: “No podemos seguir haciendo las mismas cosas que hemos hecho y pensar que el resultado va a cambiar”.

Y eso fue cuando había tres entrenadores negros en la liga.

Pero hay un aspecto de esta conversación que a menudo se pasa por alto cuando se trata de esta crítica anual a las prácticas de contratación de la NFL: No hay muchos ámbitos de la vida estadounidense que sean muy diferentes.

En agosto, ESPN informó que después de que Dennis Green se convirtiera en el primer entrenador negro de un programa de futbol americano de una conferencia Power 5 en 1981, solo 39 entrenadores de piel oscura habían sido contratados por una escuela de ese tipo desde entonces. De hecho, más de la mitad de esos colegios nunca han tenido un instructor afroamericano, incluyendo los dos programas que jugaron el lunes en el campeonato nacional, Georgia y Alabama. Georgia contrató a un director deportivo negro una vez, en 2004. Eso es todo. Y eso sigue siendo una ventaja sobre Alabama, que al parecer era una de las 24 escuelas Power 5 que nunca había contratado a un entrenador principal o director deportivo no blanco.

Anuncio

Pero no es solo el futbol americano.

En el mismo mes en que se llevó a cabo la conversación entre Gumbel y Tomlin, Fortune señaló que desde que comenzó a publicar su lista de Fortune 500 en 1955, solo 19 de los 1.800 directores ejecutivos que aparecían eran negros. En 93 años, solo seis hombres de piel oscura han recibido nominaciones al Oscar al mejor director y ninguno ha ganado. Cuando Kevin Merida fue contratado en junio, se convirtió en el segundo afroamericano en dirigir Los Angeles Times en sus 140 años de historia. ¡Diablos! Desde que el Senado de Estados Unidos se reunió por primera vez en 1789, solo ha habido 11 senadores negros.

Así que supongo que podríamos pasar este tiempo repitiendo las mismas discusiones cansinas sobre las deficiencias de la NFL y el racismo ligado a ella. O podríamos mirar este tema con una lente panorámica: El liderazgo negro escasea en todas partes.

Esto no es un intento de disculpar a la NFL. Se ha ganado el desprecio.

Pero los equipos de la NFL son propiedad empresarios que pasan mucho tiempo interactuando con otros líderes empresariales. Son conscientes de quién está en la sala tomando decisiones y, lo que es más importante, quién no. ¿No crees que se han dado cuenta de los pocos directores generales negros que ha habido en el medio siglo de listas de Fortune 500? Una y otra vez esperamos que una liga que se resistió infamemente al liderazgo afrodescendiente en la posición de quarterback durante décadas esté en algún lugar de la América corporativa, Hollywood y los llamados medios de comunicación liberales.

En septiembre, Richard Lapchick, colaborador de ESPN, señaló que el informe sobre raza y género de los medios de comunicación deportivos descubrió que la industria a la que le gusta ridiculizar a la NFL por tener líderes abrumadoramente blancos y masculinos sigue siendo aplastantemente blanca y masculina.

Cuando se lo comenté a mi marido, un ejecutivo del sector minorista que lleva más de 30 años en seis empresas me dijo que nunca había tenido un jefe negro. Yo también he tenido menos de un puñado. ¿Y usted?

Esta conversación sobre los entrenadores de la NFL es una que podemos tener sobre muchas industrias y campos en este país. No se trata de una falta de candidatos cualificados.

No se trata simplemente de ajustar la Regla Rooney o de actualizar las políticas de recursos humanos. Y seguro que no se trata de una casualidad. Se trata de la sensibilidad de un país que recibió a su primer presidente negro con un movimiento de “birther” liderado por una estrella de la telerrealidad, cuyas teorías conspirativas sobre el primer mandatario afrodescendiente fueron legitimadas por los medios de comunicación y los funcionarios electos afines.

De hecho, la única persona en todo ese calvario que se vio obligada a mostrar pruebas de algo fue el presidente negro.

El porqué de todo esto es la verdadera conversación que debemos tener, en lugar de escoger citas del reverendo Martin Luther King Jr. que pueden hacer que algunas personas se sientan bien. Porque no es solo la NFL la que tiene problemas para valorar el liderazgo negro.

Es Estados Unidos.

To read this story in English, click here


Anuncio