Anuncio
Share

Columna: Es L.A. contra San Francisco otra vez, solo que ahora lo que está en juego es el viaje al Super Bowl

Rams quarterback Matthew Stafford looks to pass during a 30-27 victory over the Tampa Bay Buccaneers.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

La victoria de los Rams en los playoffs sobre Tom Brady y los Buccaneers ha establecido un juego de campeonato de la NFC para la historia entre los Rams y los 49ers de San Francisco.

Los Rams estaban doblados, resollando, jadeando, ahogándose.

El mejor mariscal de campo de la historia se pavoneaba por el campo, cargando, balanceándose, humeando.

El persistente frío de la Costa del Golfo se había convertido de repente en un estridente infierno, miles de aficionados que ondeaban la bandera en el Raymond James Stadium rugiendo y suplicando como si se negaran a dejar caer a los Buccaneers de Tampa Bay, campeones actuales.

Entonces, con dos lanzamientos elevados, Matthew Stafford los derribó. Y con dos ágiles capturas, Cooper Kupp los mantuvo en el suelo. Y con el simple balanceo de un pie derecho en los últimos compases de una gran escapada, Matt Gay los noqueó.

En un domingo otrora soleado y oscurecido por nubes y piratas furiosos, los Rams se recuperaron de una ventaja de 24 puntos desperdiciada para vencer a Tom Brady y los Buccaneers con un gol de campo de 30 yardas en el último segundo obteniendo una victoria de 30-27 en la ronda de playoffs de la NFC.

Pausa larga. Respiración profunda.

Traigan a los 49ers de San Francisco.

Los Rams estuvieron a punto de un derrumbe histórico en la Ronda Divisional y apenas aguantaron para derrotar a Tom Brady y sus Bucs.

Anuncio

El GOAT se ha ido, justo a tiempo para que los atrevidos rivales de los Rams del área de la Bahía se presenten en el SoFi Stadium el próximo domingo para un juego de campeonato de la NFC con el ganador avanzando al Super Bowl LVI el 13 de febrero en el SoFi.

“Así es como se escribe un libro”, dijo el linebacker exterior de los Rams, Von Miller, con una enorme sonrisa y los ojos bien abiertos.

Sí, está sucediendo de nuevo, es Los Ángeles contra San Francisco en un partido de playoffs para la historia, por no hablar de la segunda vez en menos de cuatro meses. En caso de que lo hayan olvidado, los Dodgers vencieron a los Gigantes en la Serie de División de la Liga Nacional en octubre.

Nosotros no lo olvidamos.

“No lo querrías de otra manera. Es como el escenario perfecto”, dijo el liniero defensivo de los Rams, Aaron Donald. “Prepárense para una pelea de perros”.

Ha sido un sueño de los Rams jugar el Super Bowl en su reluciente nuevo estadio desde que fue construido e inaugurado por su propietario Stan Kroenke en 2020. Su victoria del domingo, en un impresionante drive de 63 yardas que requirió solo 42 segundos y consistió en dos pases perfectos de Stafford a Kupp para dar un nuevo paso.

Pero este es un gran paso. Su némesis, los 49ers, les ha vencido seis veces consecutivas, y sus fans han llenado recientemente el SoFi de tal manera que los Rams han limitado sus entradas disponibles para el partido por el título a los residentes de la gran región de Los Ángeles.

“No puedo esperar a ver a los fans aparecer en el estadio que el señor Kroenke construyó”, dijo el entrenador de los Rams, Sean McVay. “Va a ser una oportunidad especial”.

Los 49ers son mucho más peligrosos en el campo real, donde han llegado a este punto ganando partidos ajustados contra Dallas y Green Bay. Los Rams llegan después de eliminar a los Cardinals de Arizona y de haber estado a punto, realmente a punto, de perder contra los Buccaneers en lo que habría sido uno de los mayores colapsos en la historia de la franquicia.

Fans of the 49ers cheer during San Francisco's overtime win over the Rams at SoFi Stadium on Jan. 9.
Fans of the 49ers cheer during San Francisco’s overtime win over the Rams at SoFi Stadium in the regular-season finale Jan. 9.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

“Todavía estoy tratando de procesar todo”, dijo Miller. “Este fue un juego desquiciado”.

Los Rams lideraban 27-3 a mediados del tercer cuarto, pero acabaron perdiendo cuatro fumbles – dos del corredor Cam Akers – mientras Gay fallaba un intento de gol de campo de 47 yardas.

Le dieron a Brady una pulgada y él la aprovechó, conectando un pase de touchdown de 55 yardas con Mike Evans al final del último cuarto y luego dirigiendo el drive de touchdown del empate después del segundo fumble de Akers.

“Pensé, esto tiene que ser un mal sueño”, dijo McVay. “Pero nuestros muchachos siguieron luchando”.

La batalla se reanudó finalmente con 42 segundos restantes y los Rams en su yarda 25 con un tiempo muerto. Fue entonces cuando Stafford demostró por qué valía la pena el enorme canje para adquirirlo de los Lions de Detroit la temporada pasada, y cuando Kupp mostró por qué es el mejor receptor abierto del futbol americano.

“Nadie se acobardó”, dijo McVay. “Nadie pestañeó”.

Los angelinos avanzaron en los playoffs tras dominar a los Cardinals de Arizona en un juego que no tuvo problemas ni sorpresas en contra.

Kupp superó al cornerback Sean Murphy-Bunting por el lado izquierdo para una captura de 20 yardas de una bala perfecta. Luego, corriendo una ruta que Kupp llamó “Amor por el Juego”, superó al safety Antoine Winfield Jr. en profundidad para una captura de 44 yardas de una espiral que se elevó para establecer el gol de campo ganador del juego.

La jugada se llama “Amor por el Juego” porque, básicamente, el receptor corre como un demonio y espera llamar la atención lo suficiente como para liberar a otros receptores.

“En realidad, nunca recibe el balón”, dijo Stafford. “Solo estás despejando alguna zona”.

No, la jugada no se llama “Atrapada del Juego”, pero eso es lo que ocurrió después de que Stafford viera a Kupp liberarse e instintivamente hiciera el memorable lanzamiento.

“Es una de esas ocasiones en las que todo lo que puedes hacer es correr, seguir tu trayectoria, buscar el balón y esperar que esté flotando ahí arriba y caiga en tus manos”, dijo Kupp.

Así fue, y los Rams no tardaron en regresar a Los Ángeles.

“Es mucho más divertido cuando tienes que hacer una jugada así para ganar el partido y robarle el alma a alguien”, dijo Stafford.

Podría haber estado haciendo referencia a Brady, que vio el final arropado en el banquillo y luego salió del campo sin ninguna expresión en su eternamente joven rostro de 44 años.

Rams wide receiver Cooper Kupp is tackled by Tampa Bay safety Antoine Winfield Jr.
Rams wide receiver Cooper Kupp is tackled by Tampa Bay safety Antoine Winfield Jr. after hauling in a 44-yard pass to set up the winning field goal Sunday.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Y no, no iba a abordar los rumores de que, después de 22 temporadas y siete anillos del Super Bowl, finalmente se retira.

“No pienso en nada más allá de los próximos cinco minutos”, dijo.

Todavía estaba trabado, y podría estarlo para siempre, en esos 42 segundos finales.

“Obviamente luchamos mucho, pero al final del día, si pierdes un partido, pierdes un partido”, dijo Brady, y añadió: “Al final todo apesta cuando pierdes”.

Los Rams evitaron por poco ese final y ahora recompensarán a su ciudad con otro recordatorio de esa deliciosa rivalidad deportiva con San Francisco. Las raíces de la rivalidad entre los Rams y los 49ers no son tan profundas como las de los Dodgers y los Gigantes, pero el enfrentamiento ha afectado profundamente a los Rams.

Se han enfrentado a los 49ers 145 veces, más que con cualquier otro rival. Han perdido contra los 49ers 75 veces, más que con cualquier otro rival.

El entrenador de San Francisco, Kyle Shanahan, que en su día fue el jefe de McVay cuando ambos formaban parte de la plantilla de Washington, no solo ha ganado seis partidos consecutivos contra su antiguo alumno, sino siete de 10 en total.

Los Rams y los 49ers solo se han enfrentado una vez en la postemporada, en el partido del campeonato de la NFC después de la temporada de 1989, con la victoria de los 49ers por 30-3 en un juego que contó con el infame “phantom sack” del quarterback de los Rams, Jim Everett. La defensa de los 49ers era tan intimidante que en un momento dado Everett cayó sin ser tocado, una jugada que vivirá para siempre en los rincones más oscuros de la historia de los Rams.

Los Rams salieron de un rincón similar el domingo por la tarde – a duras penas – y ahora tendrán la oportunidad de rehacer algo más de su historia contra su némesis de siempre.

“Es un gran desafío”, dijo Stafford.

Que alguien llame a Cody Bellinger.

To read this story in English, click here


Anuncio