Anuncio
Share

No hay que culpar a los Rams por el lamentable espectáculo de la invasión de los aficionados de los 49ers al SoFi Stadium

San Francisco fans celebrate during the 49ers’ upset victory over the Rams in the regular-season finale.
Los aficionados de San Francisco celebran la victoria de los 49ers sobre los Rams en la final de la temporada regular. ¿Se infiltrará de nuevo un mar de rojo en el estadio SoFi para el partido del campeonato de la NFC?
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

La decisión de la NFL de permanecer fuera de Los Ángeles durante más de dos décadas es la razón principal por la cual los fanáticos de los 49ers probablemente superarán en número a los fanáticos de los Rams en el SoFi Stadium.

Matthew Stafford no estaba expresando un deseo sino haciendo una súplica desesperada a los fanáticos de su equipo.

“Con suerte”, dijo el mariscal de campo de los Rams, “será uno de esos juegos en los que el azul y amarillo se verá por todos lados y tendremos una multitud agradable, viva y ruidosa que lo hará todo más difícil para ellos”.

En otras palabras: Por favor.

Por favor, que el SoFi Stadium no se convierta en una antorcha del sur el domingo.

Por favor, no le den a los 49ers de San Francisco la ventaja de campo en el juego del campeonato de la NFC.

Por favor, no haga que los Rams revivan el final de temporada regular cuando su estadio fue invadido por los aficionados de los 49ers que les hicieron sentir como si fueran los Chargers en su antigua casa de 30.000 asientos en Carson.

Anuncio

"¡No revendan sus boletos!”, dijo juguetonamente el entrenador Sean McVay el lunes.

Al menos un prominente mercado secundario de entradas está prediciendo un cambio en la composición del público.

El problema para los Rams es que Vivid Seats estima que habrá más aficionados de los 49ers que en la semana 18, no menos.

Vivid Seats prevé que el 65% de los aficionados que acudan al SoFi Stadiium el domingo estarán a favor de los 49ers, frente al 60% que la empresa estimó para el partido a principios de este mes.

Los Rams trataron de remediar el problema haciendo que las entradas para el campeonato de la NFC se pudieran comprar solo con tarjetas de crédito con direcciones de facturación en el área de Los Ángeles.

Brett Goldberg, cofundador y codirector ejecutivo de otro mercado secundario de entradas, TickPick, dijo que hay indicios de que tales restricciones son ineficaces, especialmente porque un equipo no puede controlar a quién se revenden las entradas.

“De lo que hemos estado hablando es si realmente echa leña al fuego y motiva al equipo contrario y a la afición a venir”, dijo Goldberg.

Goldberg agregó que los Titans de Tennessee aplicaron medidas similares, pero no lograron impedir que un considerable contingente de aficionados de los Bengals de Cincinnati acudiera a su partido de la ronda de división. Los Bengals ganaron.

No culpen a los Rams por este lamentable espectáculo.

Los aficionados de los San Francisco 49ers
Los aficionados de los San Francisco 49ers celebran después de la victoria por 27-24 en la prórroga contra los Rams el 9 de enero en el SoFi Stadium.
(Mark J. Terrill / Associated Press)

En sus seis años desde que regresaron de San Luis, han tomado medidas proactivas para hacerse querer por Los Ángeles.

Han negociado por el número 1 de la clasificación general. Contrataron a un entrenador estrella. Se convirtieron en protagonistas de la liga. Abrieron un estadio impresionante. Cuando se les presentó la oportunidad de jugar un Super Bowl en este nuevo estadio, se lanzaron con todo, construyendo un equipo de superestrellas.

Lo que los Rams tienen ahora son los restos de la decisión de la NFL de abandonar este mercado durante más de dos décadas.

Acostúmbrense a esto. Los niños que nacieron cuando Los Ángeles no tenía un equipo de futbol americano llegaron a la edad legal para beber y la ciudad seguía sin tener un equipo de fútbol americano.

Eso no es un problema que se pueda reparar en seis años.

Algo como esto está destinado a desarrollarse de vez en cuando hasta que haya una generación de angelinos que vea a los Rams como el equipo de Los Ángeles y solo de Los Ángeles, en lugar de un refugiado de una ciudad de mala muerte en el Medio Oeste.

McVay dijo de los 49ers: “Hacen un gran trabajo cuando están de gira, tienen una base de fans realmente leal, tienen una gran tradición e historia, y es un viaje corto”.

El enemigo no tiene que viajar cuando el enemigo ya está aquí.

No hay un equivalente de futbol americano del paralelo Dodgers-Giants, la línea imaginaria en el centro de California que divide el estado por la lealtad al béisbol.

La marcha de los Raiders y los Rams tras la temporada de 1994 creó una vacante en Los Ángeles. Algunos angelinos adoptaron a los 49ers como su equipo, otros a los Cowboys de Dallas o a los Packers de Green Bay.

Los 49ers siguen siendo uno de los equipos más populares de la zona. Así, mientras los Giants son objeto de intensos abucheos en el Dodger Stadium, los 49ers son recibidos como héroes en el SoFi Stadium.

De las dos “casas” de los 49ers, el SoFi Stadium es, con mucho, la más lujosa.

El Levi’s Stadium está situado en Santa Clara, un suburbio de San José, y los 49ers se han trasladado 40 millas al sur de San Francisco después de no encontrar un hogar permanente en la ciudad que lleva su nombre. Su nuevo estadio se encuentra junto a un parque de atracciones de segunda categoría y su búsqueda de un mayor estacionamiento para los días de partido ha dado lugar a un antiestético esfuerzo de una década para eliminar una liga de futbol juvenil local de sus campos. Comparado con la familia York, propietaria de los 49ers, Stan Kroenke, casado con una heredera de Walmart parece un encanto.

La cantidad de aficionados de los 49ers que se espera que invadan la “segunda casa” del equipo en Inglewood podría ser una fuente de vergüenza para los Rams, pero las principales preocupaciones de Stafford y McVay son más prácticas.

En su derrota por 27-24 ante los 49ers el 9 de enero, el ruido de la multitud obligó a los Rams a utilizar un conteo silencioso. Stafford a menudo no pudo cambiar las jugadas en la línea de golpeo.

“En ciertas partes del campo había mucho ruido”, dijo McVay. “Era muy difícil operar. Casi tienes que manejar esa situación como si fuera un partido fuera de casa”.

McVay optó por ser optimista sobre lo que podría ser el próximo partido, mencionando “circunstancias únicas” que pudieron haber moldeado al público en la Semana 18. Los Rams se clasificaron para los playoffs la semana anterior, lo que llevó al equipo a preguntarse cuántos de sus titulares de boletos de temporada podrían haber vendido sus entradas para el último partido.

McVay dijo que tenía la esperanza de que el público del domingo pudiera ser similar al que los vio derrotar a los Cardinals de Arizona un lunes por la noche en un partido de comodín de la NFC.

“Nos dio una gran ventaja y a nuestros jugadores un gran impulso”, expresó McVay. “Esperamos lo mismo el domingo por la tarde para el campeonato de la NFC”.

La visión de McVay podría hacerse realidad en algún momento: un partido del campeonato de la NFC contra los 49ers en el SoFi Stadium en el que el público apoye a los Rams. Pero por el momento, esa visión se siente como si estuviera a años, si no décadas, de distancia.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio