Anuncio
Share

Corredora Semenya propuso alguna vez mostrar su vagina

ARCHIVO – Caster Semenya (176) participa en la carrera de los 5.000 metros
ARCHIVO – Caster Semenya (176) participa en la carrera de los 5.000 metros en el campeonato nacional sudafricano en Pretoria, Sudáfrica, el 15 de abril de 2021, prueba en la que fue la ganadora.
(Christiaan Kotze/AP)

La doble campeona olímpica Caster Semenya dijo haber propuesto alguna vez enseñar su vagina a los oficiales de la pista de carreras cuando tenía 18 años para mostrar que era mujer.

En una entrevista con el programa Real Sports de la HBO, Semenya acusó además al organismo mundial de atletismo de obligarla a tomar una medicación que la “torturaba” y le hizo temer que fuera a sufrir un ataque cardiaco.

Real Sports difundió el lunes parte de su entrevsita con la corredora sudafricana en un corto promocional. La entrevista completa será transmitida el martes en Estados Unidos.

En la entrevista, Semenya reflexionó sobre el campeonato mundial de 2009 en Berlín, donde ganó a los 18 años el título mundial de los 800 metros en forma dominante en su primera gran competición de atletismo.

Sin embargo, debido a su desempeño y musculatura, el organismo rector mundial provocó una fuerte controversia cuando ordenó a la adolescente que se sometiera a pruebas de sexo.

Anuncio

Semenya dijo que los funcionarios en la pista del organismo rector “posiblemente” pensaron que ella tenía pene.

“Les dije, ‘está bien. Soy mujer. No hay problema, si quieren corroborar que soy mujer, les mostraré mi vagina. ¿De acuerdo?’”, declaró.

Después de que ganara el título mundial, Semenya fue obligada por el organismo mundial a que tomara medicación para bajarle artificialmente sus altos niveles naturales de testosterona si quería competir en otras carreras femeniles.

Aunque el organismo jamás dijo en qué consistió la medicación de Semenya se cree que fueron píldoras anticonceptivas o algo con propiedades similares para reducirle sus niveles de testosterona.

“Hacían que me sintiera enferma, me hicieron subir de peso, tuve ataques de pánico, no sabía si alguna vez sufriría algún ataque cardiaco”, declaró Semenya sobre su medicación.

“Es como acuchillarte todos los días, pero yo no tenía otra opción”.

“Tengo 18 años, quiero correr, quiero participar en los Olímpicos; ésa es la única opción que tengo. Pero debo conseguir que funcione”.


Anuncio