Anuncio

Haití sirve de inspiración en su histórico debut en el Mundial femenino

Chicas adolescentes juegan fútbol en la escuela Union de Puerto Príncipe, Haití,
Chicas adolescentes juegan fútbol en la escuela Union de Puerto Príncipe, Haití, el lunes 5 de junio de 2023.
(Ariana Cubillos / Associated Press)
Share

No tienen patrocinadores, su predio de entrenamiento tuvo que ser cerrado por culpa de la violencia de las pandillas y algunos de sus seguidores ni siquiera pueden costearse una televisión. La selección de Haití se clasificó a la Copa Mundial femenina pese a todos esos obstáculos, y no se amilana.

Haití hará su debut en un Mundial femenino en Australia y Nueva Zelanda el próximo mes tras una histórica victoria ante Chile que le brindó una alegría a un país sumido en un profundo ciclo de pobreza, violencia e inestabilidad política.

La volante Melchie “Corventina” Dumornay, quien juega en Francia, anotó dos goles en esa victoria por 2-1 sobre Chile, en el repechaje disputado en Nueva Zelanda que definió las tres últimas plazas del torneo con 32 selecciones.

Anuncio

“La selección haitiana se prodigará por completo”, dijo Emmanuel Jean, quien dirigió a varias jugadoras del plantel, como la capitana Nérilia Mondésir y Dumornay cuando eran unas juveniles. “Vamos a ver a Dumornay mostrarle al mundo de lo que está hecha”.

Ha transcurrido medio siglo desde que una selección haitiana compitió en un Mundial a nivel absoluto, con el equipo masculino en el torneo de 1974 en Alemania Occidental.

Jean fue entrenador en una academia de fútbol en Croix-des-Bouquets, que una vez fue un apacible distrito al este de la capital Puerto Príncipe y ahora está bajo el control de una poderosa pandilla. Ante el incremento de los homicidios y secuestros en la zona, las autoridades ordenaron el cierre de la academia y las mujeres tuvieron que desplazarse a la vecina República Dominicana para disputar sus partidos.

Las jugadores en la academia solían entrenarse ahí dos veces al día y disputar los partidos los domingos, recordó Jean. Ahora, algunas promesas pueden entrenarse al menos una vez a la semana en una pequeña cancha que fue cedida por la principal escuela privada del país.

“Como se puede ver, no tenemos mucho, pero se hace lo que se puede”, dijo Jean al señalar la escasa equipación y uniformes donados por aficionados.

La escuela también se encarga de repartir meriendas tras los entrenamientos.

El programa tiene como fin asegurar que los niños y niñas no caigan en manos de las pandillas, además de tratar de descubrir a nuevos talentos. Su coordinador es James Louis-Charles, el director de educación física de la Union School, que abre las puertas de su cancha los sábados. La intención era contar con 25 chicos, pero alrededor de 50 se han sumado, muchos provenientes de los barrios pobres situados en los cerros cercanos.

La mayoría son niños, incluyendo Noah Yann Hilarie, de 13 años. Dice que no se perderá los partidos de Haití en el Mundial femenino.

“De repente avanzan a los cuartos de final, eso sería tremendo, increíble”, dijo. “Espero que así sea”.

Haití, 53ra en el ranking femenino de la FIFA, se medirá contra las campeonas europeas Inglaterra (22 de julio), China (28 de julio) y Dinamarca (1 de agosto) en el Grupo D del Mundial.

El seleccionador haitiano Nicolas Delépine lo definió como “el grupo más fuerte” del Mundial en una entrevista con la revista francesa So Foot. Pero resaltó el inmenso apoyo que cuentan en Haití.

“(El fútbol) es como una religión. El país ha estado muy mal desde el terremoto y una serie de huracanes, así que la población se aferra a ello”, dijo a la revista.

Es habitual ver a chicos jugar fútbol en todo Haití, aunque los partidos callejeros se han reducido debido a los enfrentamientos armados de las pandillas que han cobrado las vidas de cientos de inocentes en la capital y otras zonas.

Es muy raro ver jugar a las niñas, y eso es algo que Louis-Charles quiere cambiar.

“Realmente es una cuestión de darle las oportunidad y permitir a los padres también comprendan que las chicas tengan la misma oportunidad de los chicos para jugar fútbol”, dijo. “Los chicos pueden salir de la casa para hacer lo que quieran, y las chicas se quedan en casa haciendo los quehaceres”.

Alanda Dorval es una de las pocas excepciones. La atacante de 15 años juegan hasta dos horas en la calle cuando no puede entrenarse en la Union School los sábados.

“Me encanta meter goles”, dijo, resaltando que Dumornay es su jugadora favorita y que espera ver todos los partidos de Haití por televisión.

Durante una reciente práctica en la escuela, Dorval anotó cinco goles en menos de 30 minutos, y acabó con una amplia sonrisa.

Jean miraba desde el costado de la cancha.

“Se desató desde que tenía 14 años”, dijo Jean sobre el talento de Dorval. “Jugaba como si tuviera la experiencia de un partido internacional”.

Dorva y su compañera Dor Neika, de 13 años, siguen de cerca a la selección femenina y anhelan ser jugadoras profesionales.

“Quiero ser una estrella como Vinicius”, dijo Neika, refiriéndose al delantero brasileño del Real Madrid que ha sido víctima de insultos racistas en España.

Al acercarse el Mundial en Oceanía, aficionados haitianos como Sheila Privert, a cargo de una organización local para niños con discapacidad física, verán los partidos, aunque usando su teléfono debido a que raras veces tiene electricidad en su casa.

“Eso es lo quiero ver, que las chicas sigan creciendo en este deporte”, dijo mientras observaba a su hijo de siete años jugando. “Le tengo mucha confianza a la selección”.

Y el equipo también se ilusiona tras derrotar 3-1 a Moldavia en su último fogueo previo al torneo.

Mondésir, la primera mujer haitiana en jugar profesionalmente en Francia, dijo a la web de la FIFA que la selección se tiene mucha fe en su calidad, especialmente en su cohesión.

“Somos muy solidarias. Todo los hacemos juntas. Lo dejamos todo en la cancha”, dijo. “Somos unas guerreras. Esa es quizás nuestra mejor virtud”.

Anuncio