Anuncio

Ocho años después de la vergüenza en Santa Clara, un caótico México vuelve a Copa América

A fan wearing a Mexican charro hat waits for the beginnings of a
Un aficionado con sombrero de charro mexicano espera el inicio de un partido de fútbol de cuartos de final de la Copa América Centenario entre México y Chile en el Levi’s Stadium de Santa Clara, California, el sábado 18 de junio de 2016. (AP Photo/ Marcio Jose Sanchez)
(Marcio Jose Sanchez / Associated Press)

A solo dos años del Mundial 2026, la selección mexicana encara la Copa América 2024 en un plan de “renovación”, bajo las órdenes de Jimmy Lozano, un técnico con poca experiencia y una camada de jugadores de menor talento comparada a la última década de futbolistas mexicanos.

Share via

Más de 30 años después de su debut en Copa América, México está muy lejos de aquel impacto que dejó en las primeras ediciones como invitado a la justa continental y en la última década ha borrado la imagen competitiva de su fútbol ante los sudamericanos.

Después de perder de forma contundente ante el equipo de EE.UU. en la Liga de Naciones en 2022 y 2023 y a solamente dos años del Mundial 2026, la selección mexicana encara la Copa América 2024 en un plan de “renovación”, bajo las órdenes de Jimmy Lozano, un técnico con poca experiencia y una camada de jugadores de menor talento comparada a la última década de futbolistas mexicanos.

Han pasado ocho años desde aquella goleada de Chile sobre México que retiró a aquella selección, entonces dirigida por Juan Carlos Osorio, de la Copa América Centenario por un contundente 7-0 en Santa Clara, California. En ese entonces, se ponía en duda la continuidad del entrenador colombiano. Desde eso, poco ha cambiado en la cultura futbolística de México, pues el argentino Gerardo Martino fue cuestionado en la era pasada y su sucesor, Diego Cocca, no sobrevivió la derrota ante Estados Unidos en la final de la Liga de Naciones para dejarle el camino a Lozano, actual entrenador tricolor.

La selección azteca de 2016 que asumió la Copa América Centenario en aquella tarde fatal en la casa de los 49ers, contaba con Javier “Chicharito” Hernández, Hirving Lozano, Héctor Herrera, Jesús “Tecatito” Corona, Andrés Guardado y Miguel Layún. Dos años después, dieron el campanazo en el Mundial 2018 al vencer a Alemania en el primer partido, en lo que ha sido probablemente la mejor victoria de México en una Copa del Mundo.

Anuncio

Hoy en día, la selección mexicana tiene muy pocos referentes en el fútbol europeo, y la cantidad y calidad de los futbolistas de nivel internacional es muy limitada.

Lejos han quedado aquellos días en que México debutó en la Copa América de 1993 de Ecuador al quedar subcampeón de ese torneo con jugadores como Hugo Sánchez, Alberto García Aspe y Jorge Campos. Después de ese debut, México tuvo participaciones aceptables al clasificar por lo menos a la segunda ronda en las ediciones de 1995 (cuartos de final), 1997 (semifinal), 1999 (semifinal), 2001 (subcampeón), 2004 (cuartos de final) y 2007 (semifinal).

Pero después de la participación en 2007 bajo la dirección técnica de Hugo Sánchez, México ha tenido pobres participaciones, las cuales comienzan con una mala planificación. Primero, acordó con CONCACAF en darle prioridad a la Copa Oro, un evento que ha ganado en repetidas ocasiones y que está lejos del nivel de Copa América.

Mexico's coach Luis Tena, left, gestures
El entonces entrenador de México Luis Tena, izquierda, gesticula durante un partido del Grupo C de la Copa América contra Perú en Mendoza, Argentina, viernes 8 de julio de 2011. (AP Photo/Ricardo Mazalan)
(Ricardo Mazalan / Associated Press)

La debacle de las participaciones de México en Copa América comenzó cuando mandó a un equipo Sub-22 a Argentina 2011, con el fin de darle fogueo al conjunto olímpico que eventualmente ganó la medalla de oro en 2012. Sin embargo, esa joven selección quedó en el puesto 12 de la Copa América y no avanzó más allá de la fase de grupos. Eso tampoco fue bien visto por los sudamericanos.

En 2015 volvió a mandar un equipo alterno y no salió de la fase de grupos de la Copa América en Chile. En 2016, le dio prioridad, pero tuvo un vergonzoso partido de cuartos de final ante los chilenos, para salir por la puerta de atrás.

Anuncio

En 2018, la Liga de Naciones saturó más el calendario de México, junto a los compromisos del MexTour. Además, la coincidencia con la Copa Oro fue otro factor por el cual dejó de acudir a la Copa América en 2019 y 2021, sacrificando lo deportivo por lo financiero y sus obligaciones de darle prioridad a su confederación.

Uruguay's Diego Forlan, left, controls th
Diego Forlán, de Uruguay, a la izquierda, controla el balón, junto a Giovani Dos Santos, de México, durante un partido del Grupo C de la Copa América en La Plata, Argentina, el martes 12 de julio de 2011. (AP Photo/Ricardo Mazalan)
(Ricardo Mazalan / Associated Press)

La ausencia de partidos de alto nivel para México, su aumento en el número de extranjeros en el fútbol doméstico, y la falta de producción de buenos jugadores, han provocado que la selección tricolor no tenga el protagonismo de competencias en su región. México choca con la dura realidad cuando le toca enfrentar a rivales europeos o los mismos sudamericanos, que han alcanzado mayores y mejores niveles que aquellos equipos que el Tri vencía en las Copas América de los noventas o 2000. La ausencia de jugadores mexicanos titulares en sus equipos de la Liga MX, la escasez de futbolistas en las principales ligas de Europa y la ausencia de fogueo en Copas Libertadores de América, parecen obvias razones por las que México se haya estancado o retrocedido de nivel, mientras otros gozan de mayores progresos.

“El técnico hace lo que puede porque no tiene los elementos necesarios para armar una selección”, expresó Rafael Lebrija, exdirector deportivo de Toluca y Chivas en una entrevista con Futbol Picante de ESPN. “Se han tomado posiciones absurdas en la federación mexicana de fútbol”.

Los culpables siguen siendo los dueños de clubes mexicanos que han consentido el exceso de extranjeros, la multipropiedad, eliminaron el descenso y alimentaron un sistema del balompié mexicano que le da prioridad a los extranjeros sobre los jugadores nacionales.

El portero de México, Guillermo Ochoa, al frente
El portero de México, Guillermo Ochoa, al frente, reacciona después de un gol de Chile en los cuartos de final de la Copa América Centenario el sábado, 18 de junio de 2016, en Santa Clara, California. (AP Photo/Jeff Chiu)
(Jeff Chiu / Associated Press)
Anuncio

“Yo no estoy en contra de hacer dinero, pero uno no puede olvidar de trabajar con los jóvenes, no se puede olvidar uno de armar una buena selección. Desgraciadamente, eso no se ha hecho”, indicó Lebrija.

Para esta Copa América, el Grupo B donde está México parece ser accesible, a pesar de que enfrentará a Ecuador, Jamaica y Venezuela. México primero recibe a los Reggae Boyz en Houston y luego a la Vinotinto en Los Ángeles, para preparar un tercer y último partido ante Ecuador en la fase de grupos en Phoenix. El resultado ante los ecuatorianos podría ser decisivo para que México termine primero o segundo, lo que supondría la diferencia entre enfrentarse a Argentina o Chile en cuartos de final.

La selección mexicana contará con hombres de experiencia como Edson Álvarez, Santiago Giménez y Julián Quiñones, pero también con varios hombres que aún no se terminan de consagrar en el fútbol mexicano.

“Yo no estoy en contra de hacer dinero, pero uno no puede olvidar de trabajar con los jóvenes, no se puede olvidar uno de armar una buena selección. Desgraciadamente, eso no se ha hecho”

— Rafael Lebrija, exdirectivo del fútbol mexicano

Una derrota por goleada ante Uruguay (4-0) y otra ante Brasil (3-2) en amistosos antes de la Copa América, han encendido las luces de alerta y los directivos podrían tomar el recurso más fácil para este tipo de situaciones: correr al técnico. Los medios también ha dado de su parte para argumentar un cambio de mando, tal como acostumbran cada vez que no se dan los resultados.

“Una de las grandísimas carencias que tiene Jaime Lozano es la escasa capacidad que tiene él y su staff, que no es menor. Tiene muchos sentados junto a él y allá arriba. Y nadie le dice qué hacer cuando tiene que resolver”, indicó Luis García, comentarista de TV Azteca y exjugador mundialista mexicano, acalorado tras la derrota ante Uruguay.

Anuncio

Pero el problema principal hoy en día es claro: su falta de talento en todas las líneas y eso se debe a que no tiene suficientes futbolistas de calidad jugando en Europa y lo más preocupante, ni en la liga doméstica. Después de Guillermo Ochoa, México no ha tenido a un portero probado bajo los tres palos del Tricolor, al mismo tiempo que Luis Malagón, del campeón América, se lesionó y estará fuera del torneo continental. La defensa es el talón de Aquiles más vulnerable en el equipo de Lozano, mientras que su zona creativa y delantera, aún no crea lo suficiente.

Sin Neymar pero con Vinicius Jr. pasando por su mejor momento, Brasil es un gran favorito para ganar la Copa América 2024, la cual inicia este jueves en Atlanta, Georgia.

Jun. 18, 2024

“Tácticamente, tenemos mucho que crear, tenemos que crear más opciones de gol”, aceptó Lozano tras el partido ante Brasil. “Es lo más difícil en el fútbol, crear opciones, y en eso nos vamos a enfocar. En lo defensivo, tenemos un equipo mucho más fuerte”.

“Lo más importante para mí, es la línea defensiva. Nos tienen que generar pocas ocasiones”, indicó Lozano.

Para que Lozano sobreviva este torneo como entrenador, tendrá que clasificar a la segunda ronda. Llegar a semifinales sería una digna participación.

El resto de CONCACAF a prueba

FILE - United States head coach Gregg Berhalter
El seleccionador de Estados Unidos, Gregg Berhalter, mira hacia el campo antes de un partido amistoso internacional de fútbol contra Ghana, el martes 17 de octubre de 2023, en Nashville, Tennessee.
(George Walker IV / Associated Press)

Estados Unidos regresa a Copa América tras terminar cuarto en 2016, aunque nunca ha llegado a mejorar esa posición.

Anuncio

EE.UU. debutó en 1993 en la Copa América, pero lo hizo de una forma modesta, al salir eliminado en la fase de grupos. En 1995 dio el campanazo al llegar en cuarto puesto tras vencer a Argentina y México a su paso. Estados Unidos no regresó a Copa América hasta 2007 cuando salió eliminado en fase de grupos. El equipo estadounidense reapareció en la Copa América Centenario donde dio un papel digno al quedar en cuarto lugar, al caer en semifinales ante la Argentina de Lionel Messi.

Sin embargo, ninguno de los equipos anteriores ha tenido el talento con el que cuenta el equipo estadounidense para esta edición.

La selección masculina de Estados Unidos tendrá su primera prueba formidable y oficial desde el Mundial de 2022.

“No es exactamente la Copa Mundial”, añadió el mediocampista Tyler Adams, defensa del Bournemouth de la Liga Premier, a principios de este mes. “Pero creo que es lo más parecido”.

Es una oportunidad única para que Estados Unidos se enfrente a rivales de primer nivel en partidos importantes, y mida su progreso de cara a 2026.

“Sería una hazaña histórica y sin precedentes que Estados Unidos ganara la Copa América”, afirmó Alexi Lalas, integrante de Copa América en 1993 y 1995.

Anuncio

Sin embargo, para ser más realistas, será muy difícil que el equipo estadounidense se corone en este torneo con competencia tan fuerte como Brasil y Argentina. Pero si algo tiene el equipo estadounidense, es la mentalidad ganadora y un grupo de jugadores que tienen ganas de trascender.

Estados Unidos ha sido consistente en su dominio sobre México en la zona, aunque sus resultados ante otros rivales no han sido tan destacados, especialmente cuando vemos su reciente goleada de 5-1 que le propinó Colombia, que han dejado cierta duda en la confianza depositada en el técnico Gregg Berthalter, cuya segunda era mundialista es de mucha mayor presión, pues será anfitrión.

“Tenemos un grupo de jugadores que están hambrientos, que todos somos competitivos”, declaró Mark McKenzie, del Genk de la liga belga. “En un torneo como la Copa América ahora estás buscando un trofeo, todos sabemos lo que tenemos que hacer. Tenemos que tener buenos partidos”.

Al igual que México, Estados Unidos tendrá también rivales que aumentarán su nivel de peligrosidad. Primero debutará con un rival a modo, Bolivia, luego enfrentará a Panamá, y probablemente se jugará el primer puesto cuando frente a Uruguay. No salir de su grupo o una derrota sería sin duda un fracaso para el equipo estadounidense.

Los jugadores canadiensese Alphonso Davies
Los jugadores canadiensese Alphonso Davies, Junior Hollet y Charles Brym, desde la izquierda, al final del partido amistoso contra Holanda, el 6 de junio de 2024, en Rotterdam. (AP Foto/Patrick Post)
(Patrick Post / Associated Press)

Para Costa Rica, esta será su sexta Copa América después de debutar en 1997 y quedar en la fase de grupos. En 2001 y 2004 superó la primera ronda, pero cayó en cuartos de final. En 2011 y 2016, Costa Rica fue eliminada en la primera ronda.

Anuncio

Canadá ganó la eliminatoria mundialista pasada de CONCACAF pero que no ha podido capitalizar su buen momento al no llegar a finales de Liga de Naciones o Copa Oro. Este es el primer viaje de Canadá a la Copa América después de disputar el Mundial en Qatar 2022. Los canadienses tenían previsto participar en la edición de 2001 de Copa América como recompensa por haber ganado la Copa Oro 2000, pero nunca llegaron allí debido a problemas de seguridad.

Jamaica, subcampeona de Copa Oro, volverá a una Copa América después de no pasar la primera ronda en las ediciones de 2015 y 2016, y trará de limpiar su imagen.

Panamá volverá a la Copa América después de no avanzar en la fase de grupos en 2016.

El Blue Heat de Santa Clarita se coronó campeón nacional de la United Women’s Soccer League el sábado por la noche al vencer al New England Mutiny en la tanda de penales por 6-5 después de empatar 2-2 en tiempo regular en un partido disputado en All High Stadium de Buffalo, Nueva York.

Anuncio