Anuncio
Share
Deportes

Sin mucho liderazgo dentro de la cancha, una voz llega para llenar el vacío de los Lakers

APphoto_Grizzlies Lakers Basketball

Josh Hart, Lance Stephenson y Lonzo Ball 

(Marcio Jose Sanchez / AP)

El vestuario de los Lakers tras la derrota del 4 de enero por la noche ante los Knicks de Nueva York no tenía un sentimiento agradable, pues muchos de los jugadores estaban frustrados por el descalabro ante uno de los peores equipos en la NBA.

La voz de Josh Hart parecía un murmullo mientras hablaba que los jugadores jóvenes estaban tratando de cumplir con sus nuevos papeles, con tantos jugadores lesionados.

Brandon Ingram habló sobre sentirse cómodo cuando su equipo está ganando. Lonzo Ball lamentó que los Lakers estaban perdiendo de la misma forma. 

Los Lakers necesitaban algo de energía, de alguna presencia para asegurarles que una derrota ante un equipo no podría opacar una gran victoria sobre un gran equipo. 

Anuncio

Por ejemplo, ahí está Lance Stephenson. 

“Tengo que mejorar. Va a depender de mí”, dijo Stephenson. “Tengo que ser un veterano, ese líder para mis compañeros y tengo que hacer que jueguen, es la forma en la que podemos ganar partidos”.

Es admirable cómo Stephenson, quien solamente promedia 15 minutos por partido, ha querido ser el voluntario para tener un papel más grande en el equipo. Es también un recordatorio de qué tan difícil están las cosas en Lakerlandia, con LeBron James, Rajon Rondo y Kyle Kuzma lesionados.

Las cosas podrían mejorar en las próximas 24 horas. Kuzma, quien no ha jugado desde la primera parte de la derrota del miércoles 2 ante Oklahoma City debido a una lesión de espalda, viajó con su equipo a Minnesota, una señal de que podría regresar el domingo 6 ante los Timberwolves.

Anuncio

Eso no quiere decir que ya no se necesita el liderazgo, algo que no se remediará mientras James y Ronda estén vestidos de civiles en lugar de tener uniformes.

“Se trata de que ellos tomen la iniciativa y los muchachos lo están haciendo. Solamente tenemos que hacer más de ello”, dijo Luke Walton, entrenador de los Lakers.

“Es bueno ver que las cosas se están haciendo bien, y el reto es cuando tengamos tiempos de sequía y otros equipos comiencen a jugar bien. Es ahí cuando hay silencio. Es cuando lo necesitamos más. Es por eso que cuando tengamos a cinco tipos reunidos en la cancha, necesitamos que hablen de lo que sucedió en la última jugada, qué es lo que va a pasar en la siguiente jugada, estar en el momento de la jugada”, señaló.


Anuncio