Anuncio
Share

UCLA lanza un instituto dedicado a los estudios alimentarios

Un grupo de personas alrededor de una mesa dentro de una habitación
Los estudiantes y profesores de UCLA, así como las personas ajenas a la universidad, podrán aprovechar los recursos educativos creados en el nuevo instituto de estudios alimentarios. Aquí, un grupo asiste a un taller práctico en el evento Careers in Food del Instituto de Alimentación de la UCLA.
(UCLA)

En la era de Internet, puede ser difícil discernir la realidad de la ficción. Especialmente, dice Ginny Steel, en lo que se refiere a la alimentación.

“Hay muchos mitos en lo que respecta a la nutrición”, dijo la bibliotecaria universitaria de UCLA, señalando los temas de salud y bienestar y las dietas de moda, en concreto. La información sobre la alimentación y su alcance (en la política, en la comunidad, en la religión, en las decisiones diarias que tomamos) es amplia y a veces compleja, afirma. El pensamiento crítico es fundamental.

Corrección:

6:45 a.m. en. 28, 2022

Alexandra Solodkaya, the new food librarian, will continued to be housed in the biomedical library.

Combatir la desinformación y profundizar en el trascendental tema de los alimentos es, en parte, la razón por la que la UCLA está poniendo en marcha un instituto de alimentación, y acaba de contratar a la primera bibliotecaria universitaria del país centrada en la alimentación.

El lunes, la universidad anunció la creación del UCLA Rothman Family Institute for Food Studies, que servirá como organización coordinadora de la escuela para un calendario ya sustancial de cursos y programas alimentarios que incluyen la ley de alimentos, la preparación de comidas, la nutrición y la ciencia relativa a los alimentos. Con esta medida, la UCLA se une a UC Berkeley, UC Davis, Princeton, Cornell, Tufts y un puñado de otras universidades y colegios nacionales con institutos alimentarios designados y programas hiperfocalizados, y allana el camino para una serie de nuevas clases, funciones y estudios de colaboración, algunos de ellos únicos en este campo.

Una donación anónima de 13.5 millones de dólares se destinará a la financiación de un nuevo programa de chef en residencia esta primavera, que acogerá anualmente a un dúo de chefs profesionales que dirigirán a los estudiantes en clases prácticas de cocina y prestarán su experiencia a otros cursos; al abastecimiento y dotación de personal permanente de las instalaciones de la Cocina Didáctica; y a la contratación de Alexandra Solodkaya, la nueva bibliotecaria de Estudios de Alimentos de la Familia Rothman. Solodkaya estará disponible para ayudar al personal, a los estudiantes, al profesorado y a quienes no estén afiliados a la UCLA y busquen respuestas y recursos relacionados con la alimentación y la nutrición, así como a cualquier persona que intente salir de la desinformación.

Anuncio

Solodkaya ayudará a los curiosos de la comida “a evaluar realmente las fuentes de información que utilizan en su trabajo”, dice Steel, quien trabajó para crear la nueva función, “y a comprender si están obteniendo información realmente sólida con base científica o si es simplemente alguien que escribe algo accidentalmente incorrecto o intencionadamente incorrecto”.

El extenso sistema de bibliotecas de la escuela ha apoyado a los alumnos de especialidades en estudios alimentarios, a los estudiantes de posgrado y a los que están probando los cursos, sacando estudios publicados pertinentes e incluso creando una colección de libros de cocina. Pero la UCLA nunca ha contratado a un bibliotecario dotado para enfocarse solo en el tema de la comida (tampoco lo ha hecho ninguna otra universidad). Solodkaya, que anteriormente trabajaba en la biblioteca biomédica de la universidad, también será invitada a dar charlas en cursos relacionados con la alimentación, inspirando teóricamente el debate interdisciplinar, un principio del instituto de estudios alimentarios.

“Se trata de un modelo de impacto colectivo en el que se reúne a un grupo de personas”, dijo la Dra. Wendelin Slusser, vicerrectora asociada del Semel Healthy Campus Initiative Center de la UCLA y miembro asesor del nuevo instituto. “Dejan su agenda personal en la puerta, pero aportan sus puntos fuertes, y tienen un objetivo común y la magia sucede y ha sucedido muchas veces, así es como surgió la Cocina Didáctica”.

Aunque el hogar principal de la pediatra y nutricionista en el campus es la facultad de medicina, su amor y curiosidad por la intersección de la salud y la alimentación ayudó a impulsar una cumbre interdisciplinaria sobre alimentación en 2015, que inspiró una serie de nuevos cursos de alimentación, programas de grado y lo que finalmente se convertiría en el nuevo instituto de la universidad.

“La investigación interdisciplinaria [y] la educación no es el enfoque tradicional de una universidad”, dijo Slusser. “Normalmente está muy aislada, así que esto lo legitima. Es una señal de que la UCLA cree en ello y está de acuerdo con el mismo, y de que hay una demanda por parte de los estudiantes y el profesorado”.

Poco antes de la pandemia se aprobaron un puñado de nuevas clases, propuestas por todas las disciplinas de la UCLA, como Eating Society, de sociología; Food Activism in Los Angeles: Narrating Pasts, Imagining Futures, de artes y culturas del mundo; y Food Molecules, Microbes and Environments, de los departamentos de química y bioquímica, todas las cuales podrían quedar bajo el ala del instituto.

Algunos de los cursos de alimentación con mayor demanda en la última década han sido dirigidos por la profesora y biofísica Amy Rowat, cuyas clases prácticas suelen explorar la intersección entre la ciencia y la alimentación y han ayudado a dar forma a los actuales programas e iniciativas de alimentación de la UCLA.

Rowat, quien también es catedrática de estudios alimentarios, supervisará el nuevo programa de chef en residencia, y prevé que dos chefs se presenten en el campus varias veces a la semana para hablar con los estudiantes y participar en la cocina didáctica. Espera que igualmente se desarrollen proyectos de investigación conjuntos con profesores de departamentos de todo el campus.

“Desde mi propia perspectiva, fundé este programa de ciencia y alimentación en la UCLA, que ha sido un curso popular y un evento público, pero para llevarlo realmente al siguiente nivel y garantizar que continúe, que no depende solo de mí, es la forma en que el instituto de estudios alimentarios es realmente algo revolucionario”.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio