Anuncio
Share
EEUU

Los fanáticos de los ovnis se detienen justo antes de la entrada del Área 51

Alien enthusiast Rob Kulas of Chicago carries an alien baby doll around the Little A’Le’Inn grounds in the Area 51-adjacent town of Rachel, Nev.
El fanático de los ovnis, Rob Kulas de Chicago lleva una muñeca alienígena cerca de los terrenos de Little A’Le’Inn en la ciudad cercana al Área 51 de Rachel, Nevada.
(Brian van der Brug/Los Angeles Times)

Jebb McAfee condujo por la estrecha carretera del desierto lo más lejos que pudo y estacionó cerca de otros autos junto a la maleza. Frente a él y sus dos amigos había una barricada, una señal de alto y un sueño.

Los tres habían viajado desde Florida para llegar hasta aquí: la entrada trasera de la base militar Área 51.

Caleb Lower dijo que no habían dormido en 24 horas. Sin embargo, era el gran momento, y no iban a arruinarlo.

“Oye, necesitamos la espada”, dijo McAfee.

Anuncio

Lower abrió la puerta y sacó un pequeño sable de plástico. McAfee lo agitó varias veces y asintió.

466299_na_area-51-event_5_BRV.jpg
Entusiastas de los ovnis cubiertos con sombreros de papel aluminio se saludan cerca de Little A’Le’Inn en el área 51 de la ciudad adyacente de Rachel, NV.
(Brian van der Brug/Los Angeles Times)

“¿Necesito estar vestido como un extraterrestre?”, preguntó Dajah Potter.

“Sólo si te apetece”, respondió McAfee.

Anuncio

Potter quería hacerlo, así que deslizó una máscara verde sobre su cara para combinar con su ajustado traje.

El trío cruzó la barrera hacia la entrada a unos cientos de metros de distancia. Vehículos policiales aparecieron a la vista. Lo mismo pasó con unas cámaras en la parte superior de algunos postes. Un hombre armado con uniforme militar, junto con un pastor alemán, estaba parado detrás de un portón rojo y blanco.

Matty Roberts vio múltiples ‘banderas rojas’ mientras planeaba Alienstock - su evento de concierto significó reemplazar su idea inicial de un video que se hizo viral para que la gente asaltara el Área 51 y descubriera los secretos de la base. Ahora está planeando un concierto en Las Vegas.

El alambre de púas se extendía hacia el desierto y las señales adviertían a las personas que no entraran.

McAfee y sus amigos se detuvieron.

“Hemos visto fotos, pero esto es increíble”, dijo.

Pero no estaban solos.

466299_na_area-51-event_3_BRV.jpg
Los entusiastas alienígenas corren hacia la puerta trasera del Área 51, fingiendo asaltar la puerta cerca de la ciudad de Rachel, NV.
(Brian van der Brug/Los Angeles Times)

Cientos de personas comenzaron a llegar a la puerta el viernes. Venían con sombreros de papel de aluminio y monos naranjas. Un tipo llegó en pijama con una botella de licor. Posaron para fotos. Muchos corrieron las últimas 100 yardas antes de detenerse en la puerta.

Anuncio

Su aventura había sido inspirada quizás por el fenómeno de Internet más extraño del verano.

¿Millones de personas llegarán al Área 51 en septiembre para asaltar las puertas? Nadie lo sabe con seguridad, pero las agencias gubernamentales se están preparando para lo peor.

A las 2 de la madrugada del 27 de junio, un estudiante universitario de Bakersfield de 21 años llamado Matty Roberts estaba aburrido y decidió crear un evento en Facebook: “Storm Area 51: They Can’t Stop All of Us”.

466299_na_area-51-event_26_BRV.jpg
Carteles en una cerca de la carretera frente a una casa en el Area 51 de la ciudad adyacente de Rachel, NV. señalan que los visitantes no son bienvenidos.
(Brian van der Brug/Los Angeles Times)

Era su idea de una broma, una que Roberts dijo que creía tan absurda que nadie lo tomaría en serio. Qué equivocado estaba.

Para julio, su evento de Facebook, programado para el viernes pasado, se había vuelto viral. Para agosto, más de 2 millones de personas habían dicho que iban a asaltar el Área 51, un lugar conocido por sus teorías de conspiración sobre extraterrestres y ovnis. La ciudad de Rachel, con 58 habitantes, se enfrentó repentinamente a una crisis existencial: ¿qué pasa si todos aparecen? Una invasión alienígena podría haber sido más fácil de manejar.

La Marina reconoció por primera vez la semana pasada que los “fenómenos aéreos no identificados” que se muestran en los videos de amplia difusión son reales.

La ciudad, liderada por Little A’Le’Inn, trató de prepararse. Ubicado en una vasta cuenca del desierto alto de Nevada, es tan remota que no hay gasolina en una hora de distancia. Tampoco hay tiendas de comestibles. Sólo vastas extensiones de tierra donde se puede ver a los demonios de polvo girando durante unos minutos antes de desaparecer como si nunca hubieran estado allí.

Roberts trató de disuadir a la gente de apresurarse a la base militar ofreciéndoles una alternativa: “Alienstock”, un festival de música que sería un cruce entre Burning Man, Woodstock y Comicon.

El condado de Lincoln, con una población de 5.000, aprobó permisos y se preparó para lo desconocido. La Fuerza Aérea también estaba lista, con declaraciones públicas advirtiendo a las personas que se mantuvieran alejadas de la base.

Anuncio

Pero después de que Roberts y los dueños de la posada tuvieron una pelea, trasladó el festival Alienstock al centro de Las Vegas. Se realizó el jueves por la noche y, según un promotor, atrajo a 10.000 personas.

466299_na_area-51-event_32_BRV.jpg
La dueña de Little A’Le’Inn, Pat Travis, ha dirigido la taberna y el motel durante más de tres décadas en la ciudad cercana al Área 51 de Rachel, NV.
(Brian van der Brug/Los Angeles Times)

Pat Travis, la dueña del hotel, siguió adelante con su propio festival de conciertos, un evento de tres días que llamó A’Le’Inn-Stock.

Se esperaba que otro evento del viernes en Hiko, a unos 45 minutos de Rachel, atrajera a unos pocos miles al Centro de Investigación Alienígena para una serie de charlas de expertos en ovnis y personas que dicen haberlos visto.

Cuando la gente comenzó a llegar a Rachel el jueves, Travis se paró detrás del bar, vendiendo latas de cerveza y haciendo entrevistas para canales de televisión y YouTube.

Travis ha sido dueña del hotel durante más de tres décadas. Es una serie de edificios azules y blancos cuyas habitaciones se agotaron casi inmediatamente después de que la broma de Roberts en Internet se volviera viral.

“Espero que todos se diviertan y que nadie cruce las puertas”, dijo.

Para el jueves por la noche, unos cientos de personas habían comenzado a armar carpas en el campo de tierra al este del hotel. Uno de los artistas, un rapero de 13 años llamado Prymrr, dijo que había planeado cantar su canción “Gamblin” y debutar algunas canciones nuevas de su próximo álbum.

“Creo que esto podría tener la oportunidad de ser un evento genial durante muchos años”, dijo su madre, Lisa LoBasso. “Definitivamente es el evento más inusual del que hemos sido parte”.

La música en vivo comenzó en la noche. En las primeras horas del viernes por la mañana, algunos asistentes comenzaron a aventurarse a las puertas del Área 51. La policía dijo que una multitud de aproximadamente 75 apareció alrededor de las 3 a.m.

Kevin Aquino y su hijo Haven, de 18 años, caminaron hacia la puerta y se grabaron a sí mismos huyendo de ella.

“Mientras no crucen la barrera, estarán bien”, dijo frente a su auto, con las palabras "Área de ataque 51" pintadas en verde en la ventana trasera. Dijo que nadie intentó cruzar la puerta.

No muy lejos por el camino de tierra, dos mujeres se sentaron en un sofá morado y una silla redonda separadas por una mesa de café de madera adornada con flores. Debajo de ellos había una alfombra. Cassie Cazessus explicó que querían venir pero que no tenían equipo de campamento.

466299_na_area-51-event_8_BRV.jpg
Al carecer de equipo para acampar, Cassie Cazessus, a la izquierda, y Cassandra Steed, a la derecha, trajeron los muebles de su sala de estar para relajarse en Rachel, NV, la ciudad adyacente al Área 51.
(Brian van der Brug/Los Angeles Times)

“Acabamos trayendo la sala de estar con nosotros”, dijo. Escucharon a Rascal Flatts mientras la gente pasaba con sombreros de papel de aluminio hechos a mano por Christopher Reid y Justin Wainscott, quienes dijeron que habían traído 750 pies cuadrados de papel de aluminio. Algunos sombreros tenían cuernos, y uno era una máscara alienígena de rostro completo.

466299_na_area-51-event_24_BRV.jpg
Entusiasta alienígena que se hace llamar Globus, observa los acontecimientos en la puerta trasera del Área 51 cerca de la ciudad de Rachel, NV.
(Brian van der Brug/Los Angeles Times)

Sin embargo, no todo era gratis.

Se vendieron camisetas para conmemorar el frustrado evento. Camiones de comida salpicaban el área del concierto. Algunos se detuvieron en Hiko y en el cercano Alamo para comprar cerveza Bud Light, que había fabricado latas verdes especiales para Alienstock.

Travis dijo que no se opondría a hacer que el festival fuera un evento anual, aunque manifestó que el actual ha tenido un costo financiero de instalaciones para baños, seguridad y seguros. El condado de Lincoln también ha estado preocupado por el costo de una mayor aplicación de la ley y posibles esfuerzos de limpieza. El fiscal de distrito ha dicho que está considerando una demanda contra Roberts y Facebook.

Pero eso no estaba en la mente de las personas que asistieron al evento de Rachel durante el fin de semana.

466299_na_area-51-event_20_BRV.jpg
Jacob Dowdle de Chandler, AZ, usa un platillo volador casero mientras observa los acontecimientos en la cerca perimetral del Área 51 cerca de la ciudad de Rachel, NV.
(Brian van der Brug/Los Angeles Times)

Jacob Dowdle, un joven de 23 años que llegó con su padre a la puerta trasera del área el viernes, llevaba un OVNI alrededor de la cintura, hecho a mano con cinta aislante. “Todavía creo que habrá algunos idiotas que intenten asaltar la puerta”, dijo.

Su padre, Jared Dowdle, de 54 años, se paró junto a unos pocos policías del estado de Nevada y se ajustó el sombrero de papel de aluminio. Observó a su hijo Jacob, que junto a su hermano, vendía donas a $2 por bolsa y posaba para fotos con extraños.

Dowdle prometió que no se volvería más loco de lo que ya está: “Soy la voz de la razón”, dijo.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio