Anuncio
Share
EEUU

Es posible que algunos hijos de inversionistas extranjeros tengan que salir de Estados Unidos

Dip Patel
Dip Patel quiere un camino hacia la ciudadanía para los titulares de visas E2 y otros en una situación similar.
(Dip Patel)

Visas como la E-2 permiten que los niños vengan con sus padres a Estados Unidos, pero sólo pueden quedarse hasta que cumplan 21 años.

Cuando cumplió 21 años, Richie se despidió de la vida en San Diego y se fue de Estados Unidos.

El joven de 29 años, quien pidió no ser nombrado porque no quería amenazar el estatus migratorio de su padre, se había mudado con su familia desde México cuando aún estaba en la escuela primaria. Se fue a Estados Unidos rápidamente, progresando como atleta y eventualmente se dirigió a UCLA.

En su último año, los funcionarios de la escuela llamaron para decirle que su estatus de visa estaba expirando. Richie tenía una visa dependiente de E-2, un estatus otorgado a los hijos de inversionistas extranjeros en Estados Unidos. Sólo podía mantener su estatus hasta que cumpliera 21 años.

Recién salido de la Universidad Loyola Marymount, en Los Ángeles, con un título en sistemas aplicados de información, Ishaan Khanna consiguió una pasantía en Ticketmaster.com.
Anuncio

La visa E-2 fue creada en 1952 para fomentar la innovación empresarial y el comercio en Estados Unidos. Otorgadas a ciudadanos extranjeros de ciertos países firmantes de tratados, más de 200 mil visas han sido otorgadas desde 2014, predominantemente a ciudadanos de Japón, Canadá y México.

La familia emigró a Estados Unidos en 1997 después de que el padre de Richie, quien también pidió que no se usara su nombre, comenzó a temer por su seguridad en México. Cumplió con los requisitos de un inversor E-2 - un extranjero de un país con un tratado aprobado que invirtió “sustancialmente” en un negocio en Estados Unidos - y abrió su propia empresa de automatización.

Anuncio

466691-sd-me-e2-visas-02.jpg

“No esperábamos quedarnos”, dijo el padre de Richie, quien no pensaba pasar más de cinco o seis años en Estados Unidos. “Luego se convirtió en nuestro hogar sin que nos diéramos cuenta”.

Sin embargo, sólo los inversionistas primarios y sus cónyuges pueden renovar el estatus, mientras que los dependientes como Richie eventualmente se hacen adultos.

El visado tampoco permite la “doble intención”, lo que crea un camino hacia la tarjeta verde.

Si bien la administración del presidente Trump ha limitado drásticamente el número de visas de inmigrantes que emite Estados Unidos, ha estado aceptando silenciosamente a más solicitantes en una categoría particular que cualquier otra administración en la última década: el programa del Centro Regional EB-5, reservado para quienes pueden pagar hasta $ 1,000,000 por una tarjeta de residente.

Su padre se dio cuenta de que el estatus de Richie estaba expirando demasiado tarde y comenzó a explorar otras opciones que le otorgarían a la familia un estatus permanente.

Anuncio

“Renuncié a mi país, a mi negocio y a todo para que mi familia pudiera estar a salvo”, dijo, y agregó que sigue luchando por reconciliarse con la partida de su hijo.

Para asegurarse de que su otro hijo pudiera quedarse en Estados Unidos, solicitó una visa EB-5, que requiere una inversión mínima de 1 millón de dólares en un negocio en EE.UU (excepto en ciertas áreas) para calificar para una tarjeta verde.

En la primavera de 2015, Yea Ji Sea estuvo estacionada en Corea del Sur con el Ejercito de EE.UU., donde trabajó como técnico en farmacéutica y pasó parte de su tiempo libre traduciendo a soldados gravemente enfermos en hospitales locales.

“No quería que mi hijo menor estuviera en la misma situación”, explicó el padre de Richie. La familia está ahora en las etapas iniciales de obtener sus tarjetas de residencia. Richie, quien ahora tiene más de 21 años y está casado, no tiene derecho a una.

Vive en la Ciudad de México con su esposa, con la esperanza de encontrar una manera de regresar a Estados Unidos. Se le permitió quedarse unos años con una visa de estudiante y una visa de trabajo del TLCAN, pero ambas expiraron.

“Se convirtió en un gran desafío planear mi vida como adulto en un país donde siempre tuve que preocuparme por mi estatus legal”, dijo. “Sentí que no me querían”.

Anuncio

Aunque los dependientes de la E-2 oficialmente cumplan 21 años, existen opciones para continuar su estadía, dijo David North, miembro del Centro de Estudios de Inmigración.

Otros caminos incluyen una visa de estudiante temporal, “que ofrece un empleo subsidiado de tres años si estudias STEM”, dijo. Los dependientes también podrían transferirse a una visa de trabajo o ser devueltos a los negocios de sus padres como empleados de E-2, agregó.

A North también le preocupa que el programa ofrezca un camino para que los inmigrantes “usen el dinero para eludir la ley de inmigración estadounidense”.

Otros defienden el programa como una forma de fortalecer la economía, fomentar el empleo y estimular la innovación en las empresas estadounidenses.

Los dependientes que quieren quedarse más allá de su tiempo están pidiendo más que los términos acordados, dijo.

“Cuando llegas aquí legalmente, vienes con cierto conjunto de términos”, dijo North. Querer quedarse más allá de una duración fija puede ser “romper la promesa al gobierno”.

Sin embargo, esos términos no limitan el derecho de un inmigrante a abogar por sí mismo, dijo David Bier, analista de políticas de inmigración del Instituto Cato.

“Tenemos libertad de expresión en este país”, dijo Bier. “La idea de que la ley actual es sacramental ignora el hecho de que el Congreso cambia la ley todo el tiempo. Una visa E-2 no prueba que no quieran o no merezcan una mejor opción”.

Otras visas sólo ofrecen un respiro temporal para una población que “es esencialmente estadounidense”, dijo. “Esta gente pasó sus años de formación en este país”.

Una solución podría consistir en una simple enmienda al Dream Act - eliminando el requisito de ser inadmisible o sujeto a deportación, escribió Bier en una de sus publicaciones. El lenguaje adicional podría dar a los dependientes residencia permanente - no sólo con visas E-2, sino también con estatus como el H4, otorgado a los hijos de trabajadores temporales especializados, y el L2, otorgado a los hijos de empleados de transferencia extranjera. Los dependientes de ambos estados se enfrentan al mismo problema de ser obligados a salir del país a los 21 años.

“La propuesta ayudaría a muchos inmigrantes no autorizados que merecen ayuda”, escribe Bier, “pero por razones que no puedo explicar, el Dream Act les da prioridad por encima de los niños inmigrantes legales, en prácticamente la misma posición, que cumplen con todos los criterios de elegibilidad”.

Un grupo de dependientes, que se llaman a sí mismos “soñadores legales”, han pasado los últimos años haciendo campaña para que tales enmiendas se conviertan en ley, trabajando con funcionarios del Congreso para compartir sus historias.

En abril, el congresista John Rutherford (republicano de Florida) volvió a presentar un proyecto de ley que permitiría que ciertos dependientes de E-2 obtuvieran un estatus permanente. Una enmienda al Dream Act, redactada por el congresista Collin Peterson (D-Minn.), incluía a los hijos de los titulares de visas H, L y E-2. Los demócratas de la Cámara votaron en contra en junio.

El voto decepcionó a Dip Patel, de 23 años, un ex dependiente de E-2 que se cambió a una visa de estudiante que expira este año. Ciudadano canadiense, Patel dirige el sitio web improvethedream.com, donde comparte historias de otros niños, preocupados de que puedan enfrentarse a lo que él llama “autodeportación”.

La ironía de quienes se encuentran en su situación, dijo, es que estarían mejor protegidos por la legislación si hubieran violado la ley en lugar de seguirla.

“Es sólo una cuestión de sacar el requisito de estar aquí ilegalmente del Dream Act”, dijo Patel, quien vive en Illinois. “No pedimos que se le quite el derecho a nadie, sólo solicitamos que se le añada el nuestro”.

La residencia permanente podría haber resuelto otros problemas que Patel enfrentó al crecer, incluyendo no poder trabajar con una visa E-2 o calificar para recibir ayuda financiera cuando solicitó ingreso a la universidad.

Regresar como empleado a trabajar en la tienda de conveniencia de sus padres haría inútil su título de farmacia, dijo, y con las dificultades de obtener una visa de trabajo, duda de que sea patrocinado para una.

“Quería trabajar para la FDA, pero obviamente ya no es una posibilidad”, dijo.

Patel es consciente de que está abierto a la crítica comparando situaciones como la suya con la de los niños indocumentados, pero argumentó que está “luchando por una solución para todos”.

“Estamos en la misma situación”, dijo. “Pasamos la mayor parte de nuestras vidas en este país, y ahora nos piden que volvamos a nuestra ‘patria’. Pero cuando pienso en una patria, pienso en América”.


Anuncio