Anuncio

Columna: Pongamos en perspectiva el pago de impuestos anual de $750 de Donald Trump

El presidente Trump se enfrenta a preguntas sobre su proyecto de ley de impuestos.
El presidente Trump se enfrenta a preguntas sobre su proyecto de ley de impuestos durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca el domingo.
(Carolyn Kaster / Associated Press)

El pago anual de impuestos de Trump de 750 dólares era más o menos lo que el hogar americano medio debía en impuestos federales por mes.

La ‘pepita de oro’ principal en la presentación de los impuestos de Donald Trump publicada el domingo por el New York Times es que solo pagó $750 en impuestos federales sobre los ingresos en 2016 y 2017.

En muchos otros años, no pagó nada, informó el Times. Pero pongamos esos pagos de $750 en contexto, para que podamos tener una idea de la magnitud de su estafa reportada de todos los demás contribuyentes estadounidenses.

Primero, un recordatorio: Trump se ha jactado de no pagar impuestos. Cuando Hillary Clinton lo acusó durante un debate presidencial de 2016 de endurecer al gobierno con sus obligaciones tributarias, él respondió: “Eso me hace inteligente”.

También acusó a Barack Obama de eludir sus obligaciones cívicas al pagar impuestos que ascendían a “solo” el 20.5% de su salario de $790.000 en 2012, mucho más de lo que supuestamente ha pagado Trump.

Anuncio

Ahora echemos un vistazo al historial fiscal de Trump.

$750 era aproximadamente lo que el hogar estadounidense promedio debía en impuestos federales sobre los ingresos por mes.

En 2017, el ingreso medio de los hogares estadounidenses fue de $63.761, según la Oficina del Censo. (La mediana es el nivel en el que la mitad de todos los hogares ganaban menos y la mitad ganaba más). El impuesto federal sobre los ingresos para las familias con tantos ingresos sujetos a impuestos, es decir, después de la deducción estándar y las exenciones personales, fue de aproximadamente $8.600 para las parejas que declararon en conjunto, y $11.670 para solteros.

Eso equivale a $716 para parejas y $972.50 para solteros por mes. En otras palabras, probablemente debía más impuestos federales sobre los ingresos durante un mes de lo que Trump pagó durante todo el año en 2016 y 2017.

Anuncio

Las personas que ganaron solo $60.000 pagaron más en impuestos de Seguro Social y Medicare por mes de lo que Trump pagó en impuestos sobre su ingreso por año.

Los impuestos sobre la nómina, que financian el Seguro Social y Medicare, son la parte más grande que se extrae de los cheques de pago de la mayoría de las personas que generan ingresos. Llegan al 15.3% de los ingresos laborales; eso se divide 50-50 entre empleados y empleadores, aunque los economistas tienden a considerar que ambas mitades equivalen a una carga para los empleados.

Para un empleado que gana $60.000, menos que la media del hogar, eso equivale a $9.180 al año. Nuevamente, un aproximado a la misma cantidad en un mes de como Trump pagó en impuestos sobre ingresos durante el año.

Anuncio

El New York Times es ambiguo sobre cuánto pagó Trump en impuestos sobre la nómina, en parte porque el asesor fiscal del ahora presidente, que fue citado en la historia, fue vago sobre el tema.

Pero es correcto observar que el impuesto sobre la nómina es el impuesto federal más regresivo. Tiene un tope mayoritariamente cada año, lo que absuelve a los estadounidenses más ricos de pagarlo con la mayor parte de sus ingresos. Este año, el tope de la porción del Seguro Social del 12.4% es $137.700; el componente de Medicare del 3.9% no tiene un tope, y aquellos que ganan más de $200.000 pagarán un 0.9% adicional por Medicare.

Pero esos impuestos se gravan solo sobre los salarios; las ganancias de capital o dividendos no se gravan en absoluto. No está claro en el informe del Times qué parte de los ingresos de Trump provino de sueldos, aparte de la paga legal de $400.000 que le correspondía como presidente en 2017. Pero como individuo rico, sin duda evitó el impuesto sobre la nómina en la mayor parte de su salario.

Trump pagó menos de las sumas adeudadas para evitar que miles de floridanos votaran.

Anuncio

En 2018, los votantes de Florida aprobaron por abrumadora mayoría una enmienda constitucional que restablecía los derechos de voto de la mayoría de los ex delincuentes que habían cumplido sus sentencias, incluida la libertad condicional y la libertad bajo palabra.

Sin embargo, la Legislatura estatal aprobó una ley que interpreta que las obligaciones de la persona condenada incluyen las financieras, como honorarios judiciales, multas y órdenes de restitución. Esa interpretación ha sido confirmada por un tribunal federal de apelaciones, que anuló el fallo de un juez de un tribunal inferior de que la ley equivalía a un impuesto inconstitucional.

Las cantidades que impiden que muchos ex delincuentes voten pueden ser tan pequeñas como unos pocos dólares. Hasta 85.000 floridanos con posibles obligaciones financieras ordenadas por la corte se han registrado para votar y se les puede impedir emitir su voto en las elecciones de noviembre, según una coalición de defensa pública.

Anuncio

Los nombrados en la demanda ante los tribunales federales tienen obligaciones financieras que ascienden a miles de dólares y, en un par de casos, a millones. Todos los demandantes dicen que no pueden pagar los montos, y algunos señalan que el estado no ha podido darles una contabilidad exacta, ni siquiera una suma, de lo que deben.

Trump, resulta que es un residente legal del estado de Florida. A juzgar por el informe del Times, es posible que deba sumas sustanciales a ese estado si se rechazan sus reclamos de exenciones fiscales federales. Pero nada en la ley estatal o federal le impide votar.

Trump pagó menos en muchos años de lo que cobra por una sola noche en su hotel de Washington.

¿Quiere alojarse en el Trump International Hotel exclusivo de Trump en Washington, D.C.? Le costará más de lo que supuestamente el ahora primer mandatario pagó en impuestos en 2016 y 2017.

Anuncio

Las suites en el hotel comienzan en $1.016 por noche y llegan a $8.476. (El “Ivanka Studio” de dos niveles, que lleva el nombre de la hija del presidente, que según el Times se ha estado embolsando los altos honorarios de un consultor que Trump ha deducido de sus ingresos para fines fiscales, cuesta 1.276 dólares la noche). Todas las tarifas no incluyen impuestos y otros cargos.

Cuesta menos alojarse en una de las habitaciones del hotel. Van desde $476 a $636 por noche.

Trump International ha sido el objetivo de los organismos de control del gobierno desde la toma de posesión de Trump. Sostienen que embolsarse los ingresos del hotel viola la prohibición constitucional de que los altos funcionarios federales reciban “emolumentos” financieros de países extranjeros.

Los gobiernos de Arabia Saudita, Kuwait y Malasia, entre otros, han gastado cientos de miles de dólares para alojarse en el hotel durante las visitas oficiales. Una demanda que desafía esta práctica aún se encuentra en un tribunal federal.

Anuncio

No es normal que los estadounidenses ricos no paguen impuestos en absoluto.

La imagen del estadounidense ultrarrico que paga cero impuestos puede estar incorporada en la mitología nacional, pero casi todos los plutócratas estadounidenses pagan algo. Ese es el hallazgo de Emmanuel Sáez y Gabriel Zucman de UC Berkeley, cuyo último análisis del sistema tributario estadounidense se publicó el sábado, justo un día antes de la investigación del Times.

“Desde cualquier punto de vista, el período de 1980 a 2020 ha sido una era de extraordinaria acumulación de riqueza entre los ricos de Estados Unidos”, escriben Sáez y Zucman.

El impuesto sobre los ricos se ha reducido drásticamente a lo largo de las décadas.
(Saez and Zucman)
Anuncio

Sáez y Zucman señalan que la presión fiscal sobre los estadounidenses más ricos ha ido bajando de manera constante; ahora es el más bajo que haya habido al menos desde 1950, incluso cuando los ricos reclaman una parte cada vez mayor del ingreso nacional.

El sistema federal de impuestos sobre la renta sigue siendo progresivo en general, lo que significa que la carga fiscal generalmente aumenta con los ingresos, pero es regresiva en la parte superior: los 400 contribuyentes más ricos pagaron un porcentaje menor de sus ingresos que el 0.1% superior.

Los autores calculan que el 50% de los estadounidenses con entradas de dinero más bajas, con un ingreso promedio de $18.500 al año, pagan una media del 25% de esos ingresos en impuestos, o $4.625. La tasa aumentó ligeramente durante el siguiente 40%, alcanzando el 28% para el 90% superior al 99%, luego cayó a un promedio del 23% para los 400 más ricos.

“Como grupo”, escribieron Sáez y Zucman en su libro de 2019, “El triunfo de la injusticia”, “los Trump, los Zuckerberg y los Buffetts de este mundo pagan tasas impositivas más bajas que los maestros y las secretarias”. Evidentemente, los economistas de Berkeley subestimaron la capacidad de evasión fiscal de Trump.

Anuncio

Por otro lado, Trump pagó más impuestos de lo que México pagó por su muro o China pagó aranceles estadounidenses.

Entre los mantras electorales de Trump ha estado que México pagaría por su muro antiinmigrante a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos, y que China ha estado pagando aranceles estadounidenses sobre los productos exportados por China.

Ninguna afirmación es correcta. México nunca ha pagado un centavo por el muro, que ha sido financiado reorientando las asignaciones presupuestarias de Estados Unidos hacia su construcción. Los economistas son unánimes en que los impuestos son una carga para los consumidores en el país que cobra aranceles, en este caso los consumidores estadounidenses, porque los importadores les pagan inicialmente, no los exportadores. Así que Trump, para ser justos, ha pagado más impuestos de lo que cualquier país ha pagado por sus fantasías.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio