Anuncio

Trump arremete con argumentos cargados de súplicas, insultos y desprecio

Supporters behind President Trump react as he speaks at a campaign rally in Des Moines, Iowa, on Wednesday.
Los partidarios reaccionan cuando el presidente Trump habla el miércoles por la noche en un mitin de campaña en el Aeropuerto Internacional de Des Moines en Iowa.
(Charlie Neibergal / Associated Press)

Suplicando a una audiencia “por favor, como yo” y etiquetando a otra como perezosa, Trump está mostrando su frustración mientras su campaña lucha en las encuestas.

Hundido en las encuestas, sin dinero en efectivo y enfrentando una potencial ola de votaciones demócratas anticipadas a medida que los casos de coronavirus se han disparado, el presidente Trump ha encontrado nuevos culpables de sus problemas políticos: sus propios partidarios, miembros del gabinete e incluso otros líderes republicanos.

En sus apariciones esta semana, ha desahogado sus frustraciones con las mujeres suburbanas, un bloque de votantes crítico que las encuestas sugieren que ha perdido ante el nominado demócrata Joe Biden, mezclando una súplica personal inusual con un resentimiento crudo y una curiosa afirmación de logros.

“Mujeres de los suburbios, salvé su maldito vecindario, ¿de acuerdo?”, dijo en un mitin en Johnstown, Pensilvania.

En Des Moines, arremetió contra los agricultores de Iowa, que fueron golpeados por su guerra comercial con China, diciendo que aparentemente prefieren las limosnas del gobierno a “trabajar duro”.

Anuncio

En una reunión comunitaria en Miami, se negó a repudiar a un grupo de extrema derecha que alega falsamente que una camarilla de pedófilos adoradores de Satanás está tratando de apoderarse del gobierno. También afirmó de manera errónea que la nación está “saliendo” de la pandemia de COVID-19 en un día en que las nuevas infecciones y hospitalizaciones aumentaron a sus niveles más altos desde abril.

Y el viernes, en un discurso a los votantes mayores en un evento bajo techo en Fort Myers, Florida, Trump reiteró sus ataques de discriminación por la edad contra Biden, diciendo que el exvicepresidente de 77 años “está terminado” y advirtió al secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, sentado cerca, que cualquier retraso en el desarrollo de una vacuna COVID-19 sería culpa suya.

“Contamos contigo”, le dijo a Azar, luego se volvió hacia la audiencia y declaró: “Voy a culparlo si estas cosas no suceden rápido”.

Trump también atacó a un senador republicano que se encuentra en una difícil contienda de reelección y cuyo escaño podría determinar si el partido continúa controlando el Senado el próximo año.

Anuncio

De la senadora Susan Collins de Maine tuiteó que “no valía la pena en su trabajo”, citando un “desagradable rumor” de que no votaría para confirmar a la jurista conservadora Amy Coney Barrett a la Corte Suprema.

Con una creciente probabilidad de que Joe Biden gane, los candidatos republicanos han comenzado a alejarse de Trump, instando a los votantes a elegirlos como un control sobre el demócrata.

No fue un rumor. Collins ha dicho públicamente que no votaría para confirmar a una nominada tan cerca de una elección. Además, los republicanos están desesperados por mantener sus escaños en el Senado, pero con una mayoría de 53-47, no necesitan su voto para confirmar a Barrett en el tribunal superior.

Collins fue el voto decisivo para Brett M. Kavanaugh, otro de los nominados de Trump a la Corte Suprema, en 2018. La decisión contribuyó a una erosión del apoyo a Collins, particularmente entre las mujeres en Maine.

Anuncio

Mucho antes de ser presidente, Trump era conocido por arremeter contra sus colaboradores cercanos y socios comerciales e incluso contra sus propios hijos, culpando y denigrando a otros mientras se negaba a admitir sus propios defectos o fallas.

Ahora, con 18 días para el día de las elecciones, y más de 20 millones de votos ya emitidos en un sufragio anticipado récord, la ira y la frustración de Trump se están derramando abiertamente de maneras inusuales incluso para él.

“Trump está completamente trastornado en este momento, sabiendo en el fondo que va a perder esta elección y posiblemente de una manera aplastante”, dijo Michael Cohen, ex abogado y confidente del actual presidente desde hace mucho tiempo, quien se convirtió en un crítico feroz después de que fue condenado por mentirle al Senado sobre los intereses comerciales de Trump en Rusia.

“Trump no se preocupa por nadie ni por nada más que por sí mismo”, manifestó Cohen. “Sus seguidores solo son valiosos para él si votan por él en las urnas”.

Anuncio

Cuatro años después de que Trump aprovechó la mala imagen de Hillary Clinton entre su base de seguidores y fusionó con éxito sus propias quejas con las de ellos, su discurso final a los votantes esta vez es mucho menos claro, y se centra más en sus propias frustraciones y temores que en los del electorado.

“La dinámica es muy diferente a la de 2016, que fue una especie de búsqueda fantasiosa para la presidencia”, dijo Michael D’Antonio, un biógrafo de Trump. “Ahora tiene mucho más que perder. Se enfrenta a la perspectiva no solo de la vergüenza y la humillación, sino también del enjuiciamiento, y creo que eso le aterra como nunca”.

Trump ha tenido problemas para articular una agenda para el segundo mandato, y las encuestas muestran que no ha logrado convencer a los estadounidenses de que ha mostrado liderazgo o demostrado ser confiable durante una pandemia que ha matado a más de 218.000 estadounidenses este año.

Los grupos armados de derecha se están registrando como observadores electorales y planean vigilar los lugares de votación durante las elecciones presidenciales.

Anuncio

Bárbara Res, una ejecutiva de la Organización Trump que acaba de escribir un libro sobre sus 18 años trabajando para él, dijo que lo único nuevo sobre el desprecio de Trump por la gente de la clase trabajadora es que está saliendo a la luz pública.

“Su mundo está formado por choferes personales, clubes exclusivos, aviones privados y fiestas. Pero sin el hombre blanco con su gorra de MAGA, no tiene carrera política”, dijo Res en ‘Tower of Lies’. “Así que creó esta farsa. ¿Amigo del hombre común? Por favor. Trump no soporta al hombre común”.

El senador Ben Sasse (republicano por Nebraska) dejó escapar su profunda frustración con Trump en una llamada telefónica privada con donantes esta semana que su oficina ha confirmado desde entonces. Hablando de un pilar clave en la base conservadora de Trump, Sasse dijo que el presidente “se burla de los evangélicos a puerta cerrada”.

Durante el mitin de Trump el martes en Iowa, un estado que hace meses parecía seguro para el presidente pero ahora es una contienda cerrada con Biden, Trump expresó su nerviosismo sobre la situación, instando a sus partidarios a “Salir a votar”.

Anuncio

“Puede que nunca tenga que volver aquí de nuevo si no gano Iowa”, dijo. “Nunca volveré".

También sugirió que los agricultores de Iowa, que no han podido vender sus productos en el extranjero debido a su guerra comercial con China, estaban felices de confiar en los rescates que su administración había autorizado y se encontraban secretamente aliviados de no trabajar tan duro.

“No debería decirles esto porque no les gustará, pero algunos de los agricultores estaban ganando más dinero de la forma en que Iowa lo manejó en vez de trabajar duro, ¿de acuerdo?”, manifestó Trump. “Estaban muy, muy felices”.

También se quejó de que la cobertura de noticias por televisión prestó más atención a las tormentas que destruyeron cientos de miles de acres de cultivos en Iowa en agosto que a su nominación para un premio Nobel que no obtuvo.

Anuncio

Para los partidarios más firmes de Trump, sus declaraciones contundentes muestran su personalidad toscamente tallada y les permite el sentido de una broma compartida a expensas de las élites, los medios de comunicación y otros contratiempos.

Pero el calendario de viajes de Trump (ganó Iowa por más de 9 puntos porcentuales en 2016, por ejemplo) muestra cómo la broma ha envejecido con otros. Las encuestas revelan que una mayoría en Iowa desaprueba su manejo de la pandemia.

El viernes por la noche hizo campaña en Georgia, un estado que ganó por más de 5 puntos en 2016 y que no ha votado por un demócrata para presidente desde 1992. Encuestas recientes han mostrado a Biden adelante.

Trump “siempre ha sido una figura transaccional”, dijo Amanda Carpenter, ex asistente del senador Ted Cruz (republicano por Texas) y una aguda crítica del presidente. “Él está revisando los diversos datos demográficos con los que le está yendo mal y dice: ‘Te di esto; ahora me debes un voto’”.

Anuncio

“Espera: ‘Yo te fui leal, ahora sé fiel a mí'", agregó. “Pero la vida de la gente ha sido aplastada”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio