Anuncio

Columna: ¿Es Trump el peor presidente de todos los tiempos? Tiene algo de competencia

¿Donald Trump derribará a James Buchanan de su posición como el peor presidente de Estados Unidos?
(De Agostini / Getty Images)

¿Matar a miles de nativos americanos es peor que negar los peligros existenciales del cambio climático?

Parece obvio que Donald Trump es el peor presidente de mi vida.

Consideré brevemente la posibilidad de que fuera menos terrible que Richard Nixon, quien renunció en desgracia en 1974. Pero al menos Nixon creó la Agencia de Protección Ambiental y firmó la Ley de Especies en Peligro de Extinción cuando no estaba encubriendo el robo de Watergate o exigiendo impuestos con auditorías sobre sus enemigos políticos. Así que al final, en mi opinión, no hay competencia.

Pero eso planteó una pregunta adicional: ¿es Trump el peor presidente de toda la historia de Estados Unidos?

Eso sí que es difícil. Los presidentes ampliamente considerados como los peores antes de que Trump ingresara a la competencia incluían a James Buchanan, quien a fines de la década de 1850 persiguió posiciones extremas a favor de la esclavitud; Warren Harding, quien dirigió una administración incompetente en la década de 1920 y presidió el escándalo Teapot Dome; Andrew Johnson, quien socavó la reconstrucción después de la Guerra Civil; y Franklin Pierce, quien en la década de 1850 era una “herramienta servil de hombres peores que él... siempre dispuesto a hacer cualquier trabajo que los líderes de la esclavitud le pusieran”, en palabras de Theodore Roosevelt.

Anuncio

Y hay casi cuatro docenas de presidentes en total, que han prestado servicios a lo largo de más de dos siglos.

Rápidamente me di cuenta de que estaba pensando mucho tratando de determinar quién era el peor entre ellos. ¿Es peor un presidente corrupto que un presidente incompetente? ¿Es peor separar a los niños de sus padres en la frontera o permitir que los esclavos fugitivos sean capturados y devueltos a sus dueños? ¿Es peor matar a miles de nativos americanos que negar los peligros existenciales del cambio climático? ¿Los 12 presidentes que poseían esclavos pertenecen automáticamente al final de la lista, independientemente de sus otros logros o de la época en que vivieron?

Atormentado por estas complicaciones, comencé a llamar a los historiadores.

Con una creciente probabilidad de que Joe Biden gane, los candidatos republicanos han comenzado a alejarse de Trump, instando a los votantes a elegirlos como un control sobre el demócrata.

Anuncio

Por supuesto, hubo algunas dudas, ya que ofrecieron advertencias del tipo que los expertos serios dan habitualmente antes de que los periodistas les hagan preguntas tontas. Señalaron que las pasiones del día tienen que enfriarse antes de que se pueda hacer un juicio definitivo, y que la nueva información y documentos que transforman nuestra comprensión de una presidencia a menudo están disponibles solo después de 25 o 30 años. Ni siquiera sabemos aún si este presidente ganará un segundo mandato, lo que podría remodelar su reputación, para bien o para mal.

Pero una vez que esas salvedades quedaron fuera del camino, los historiadores se lanzaron a Trump.

“Donald Trump, si pierde esta elección, pasará a ser uno de los peores presidentes de la historia por su incapacidad para unir al país, su pésimo manejo de COVID y sus tweets xenófobos y racistas”, dijo Douglas Brinkley, profesor de historia en la Universidad de Rice. “Será recordado por dejar el país peor de lo que lo encontró. Estará al final de la clasificación junto con James Buchanan y Franklin Pierce”.

Jonathan Alter, un historiador y periodista que acaba de publicar “His Very Best” (Su mejor esfuerzo), una biografía de Jimmy Carter, fue igualmente fulminante.

Anuncio

“Si quieres preguntar quién fue el más racista, entonces, bien, será uno de los presidentes esclavistas”, dijo Alter. “¿Pero quién hizo más daño a nuestros ideales y valores? Es Trump”.

Ni Alter ni Brinkley dirían que Trump fue el peor de todos los tiempos. ¿Pero cerca del fondo? Oh sí. Robert Dallek, historiador y biógrafo presidencial, estuvo de acuerdo.

“Este tipo ha sido tan extremo y muestra tan poca comprensión del trabajo o del país que podemos empezar a juzgarlo ahora”, dijo Dallek. “Ciertamente es el peor presidente desde Warren G. Harding, quien sirvió desde 1921 hasta 1923. Ya sea que se coloque como el peor o el próximo en la historia, ese será el argumento entre los historiadores en el futuro. ¿Es un presidente tan pobre como lo fue James Buchanan? No lo sé, pero no creo que esté muy por encima de eso”.

Los historiadores señalaron que la reputación presidencial puede fluctuar con el tiempo.

Anuncio

Por ejemplo, Harry Truman y Dwight Eisenhower han subido significativamente en la estima de los historiadores en los últimos años gracias a la información recién publicada y las nuevas biografías.

Los grupos armados de derecha se están registrando como observadores electorales y planean vigilar los lugares de votación durante las elecciones presidenciales.

Andrew Jackson, alguna vez visto como un populista que luchó por los estadounidenses comunes y corrientes contra los privilegiados, se ha movido en la otra dirección y ahora mucha gente lo identifica más como un dueño de esclavos y asesino de nativos americanos. (Obama procedió para reemplazarlo en el billete de $20 con Harriet Tubman; Trump lo ha pospuesto).

Pero la reputación de los presidentes más importantes permanece constante en su mayoría. Entre ellos se encuentran George Washington, quien transfirió pacíficamente el poder a su sucesor, poniendo a Estados Unidos en el camino de la democracia; Abraham Lincoln, quien puso fin a la esclavitud y dirigió al país durante la Guerra Civil; y Franklin Delano Roosevelt, cuyo ‘New Deal’ (nuevo acuerdo) sacó a EE.UU de la Gran Depresión y guió a la nación durante la Segunda Guerra Mundial.

Anuncio

La historiadora Doris Kearns Goodwin ha escrito que los presidentes a los que les ha ido mejor en tiempos de turbulencia comparten ciertas cualidades. Entre ellos se encuentran la empatía, la humildad, la resiliencia, la voluntad de reconocer el error y la autorreflexión.

Esas, no hace falta decirlo, no son cualidades generalmente asociadas con nuestro presidente actual. Esa puede ser la razón, a pesar de sus repetidos indicios de que le gustaría ver su propio rostro tallado en Mt. Rushmore: es poco probable que Trump saque a ninguno de los grandes de su sitio.

Lamentablemente, Trump parece destinado a pasar a la posteridad en compañía de Buchanan, Pierce y Andrew Johnson, en lugar de en la cima de una montaña con Washington y Lincoln.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio