Anuncio

Trump abandona su trabajo y Pence llena el vacío como presidente ‘en funciones’

El presidente Trump camina a bordo del Marine One mientras una multitud de seguidores lo mira.
(Associated Press)

Frustrado por la pérdida de su cuenta de Twitter y obligado a aceptar que pronto debe dejar el cargo, el presidente Trump ha dejado de hacer su trabajo, delegando las responsabilidades diarias al vicepresidente Mike Pence mientras se cobija con un grupo cada vez más reducido de ayudantes condescendientes y contempla indultos presidenciales adicionales.

Trump había considerado dejar la Casa Blanca antes de su último día en el cargo el miércoles, incluso este fin de semana, pero ha optado por salir en la mañana del día de la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, según dos personas familiarizadas con las discusiones que advirtieron que, con Trump, los planes siempre están sujetos a cambios.

Intrigado por la idea de eclipsar a Biden, el siempre egocéntrico presidente ha solicitado una gran despedida. Comenzará con una multitud de personal y partidarios que vitoreen y ondeen banderas para despedirlo en el jardín sur de la Casa Blanca, según una persona familiarizada con la planificación, y continuará con una ceremonia más formal en la Base Conjunta Andrews, con alfombra roja, banda militar, guardia de color y un saludo de 21 cañones. Hará su último vuelo del Air Force One a Florida, para establecerse en Mar-a-Lago, su propiedad en West Palm Beach, Florida.

Aunque Trump aún no está dispuesto a ceder formalmente ante Biden, o a participar en el tradicional espectáculo del traspaso pacífico del poder asistiendo a la toma de posesión de su sucesor, Pence llamó el jueves a la vicepresidenta electa Kamala Harris y “la felicitó y le ofreció ayuda antes de la toma de posesión”, según una persona familiarizada con la llamada.

Anuncio

La relación de Pence con Trump casi se rompió luego de que se negó a apoyar los esfuerzos del presidente para desafiar la Constitución y anular el resultado de las elecciones; confirmó, además, a principios de la semana que planea asistir a la toma de posesión de Biden. Trump, en uno de sus últimos tweets la semana pasada, dejó claro que no iría.

Anteriormente, Trump había planteado la idea de salir de la ciudad temprano para evitar tener que recibir a Biden en la Casa Blanca antes de las ceremonias de inauguración en el Capitolio, como ha sido tradicional durante mucho tiempo - para proporcionar la foto consagrada de los presidentes saliente y entrante que da definición visual a la transferencia pacífica del poder de Estados Unidos. Aunque ahora podría quedarse hasta el día de la inauguración, Trump aún no tiene planes de reunirse con el presidente electo.

Su administración esta semana extendió una cortesía tradicional, invitando a Biden y a su esposa, Jill Biden, a quedarse en la Casa Blair, justo al otro lado de la Avenida Pennsylvania de la Casa Blanca, en la víspera de la inauguración.

Finalmente, obligado por el furor bipartidista a reconocer la “nueva administración” - si no su derrota - Trump se ha retirado casi completamente de los deberes del trabajo que tanto le costó mantener. Los ayudantes y amigos que han hablado con él esta semana lo describen como “furioso” por el hecho de que Twitter haya borrado su cuenta, pero también dicen que ha estado algo sobrio por las advertencias de sus abogados sobre su potencial responsabilidad legal por incitar el mortal disturbio de la semana pasada.

Anuncio

Desde el momento en que la turba pro-Trump rompió las puertas del Capitolio y entró en las salas de la Cámara y el Senado para detener el conteo de los votos electorales del Congreso, Pence ha asumido efectivamente las responsabilidades de la presidencia. Con Trump hipnotizado por la cobertura televisiva en directo de sus partidarios luchando por él, le tocó a Pence - que había estado presidiendo el recuento, y tuvo que ser llevado a la clandestinidad - autorizar el despliegue de la Guardia Nacional en el Distrito de Columbia para sofocar la turba.

Solo una semana después, el presidente estaba viendo la televisión de nuevo - con la estrella de la música country Toby Keith, a quien le dio una medalla - cuando la Cámara votó para acusarlo de incitar una insurrección, convirtiéndolo en el único presidente que ha sido acusado dos veces. Confiaba en que el Senado no lo condenaría, según una persona que habla con él regularmente, y centró sobre todo su ira contra los 10 republicanos de la Cámara que votaron a favor de la impugnación, salpicando a los ayudantes con preguntas sobre quiénes eran algunos de los legisladores y qué podía hacer para vengarse.

Trump pasó un tiempo el jueves instruyendo a los funcionarios para destruir los informes de su frustración con Rudolph W. Giuliani, uno de los pocos abogados externos que todavía están dispuestos a defenderlo. Esa tarde, mientras Trump tomaba fotos de despedida con el personal mientras otros cargaban cajas en furgonetas y autos en movimiento en las afueras del Ala Oeste, Pence visitó la sede de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias para una sesión informativa sobre los preparativos de seguridad para la ceremonia de inauguración.

Después de la reunión, Pence dijo a los reporteros que el gobierno “se asegurará de que tengamos una inauguración segura, que el presidente electo Joe Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris presten juramento... de manera consistente con nuestra historia y tradiciones”.

Anuncio

De camino a casa, Pence se detuvo para saludar a algunos de los 20.000 Guardias Nacionales apostados fuera del Capitolio, agradeciéndoles su servicio para garantizar que las ceremonias de inauguración sean seguras.

Para el viernes, Trump aún no se había dirigido a la nación sobre los informes del FBI y otras agencias de la ley de que los terroristas nacionales, envalentonados por los acontecimientos en el Capitolio que dejó al menos cinco muertos, amenazaban no solo la inauguración sino las 50 capitales de estados.

Mike Lindell, uno de los defensores acérrimos de Trump, argumentando que el fraude le costó la reelección al presidente, fue visto alrededor de una Casa Blanca por lo demás tranquila. Cuando Lindell dejó el Ala Oeste, un fotógrafo capturó una imagen que mostraba que las notas que sostenía se referían a la “Ley Marcial” y a la “Ley de Insurrección”.

Pence también tiene previsto pronunciar un discurso el sábado sobre los “logros de la política exterior” de la administración en la Estación Aérea Naval de California en Lemoore, y luego en la 10ª División de la Montaña, en Fort Drum, N.Y., según anunció su oficina el miércoles.

Anuncio

Normalmente, los presidentes salientes participan en una ceremonia de despedida oficial con miembros de las fuerzas armadas. El jueves, la Casa Blanca envió por correo electrónico una breve declaración a los reporteros de Trump que podría marcar una despedida final de 67 palabras. Fue, sobre todo, un saludo a sí mismo.

“Las tropas de Estados Unidos en Afganistán están en el nivel más bajo de los últimos 19 años. Asimismo, Irak y Siria también están en el punto más bajo en muchos años”, dijo el presidente. “Siempre estaré comprometido a detener las guerras interminables. Ha sido un gran honor reconstruir nuestro Ejército y apoyar a nuestros valientes hombres y mujeres en uniforme. 2.5 billones de dólares invertidos, incluyendo hermosos equipos nuevos - todos hechos en EE.UU”.

Pasando sus últimos días casi totalmente fuera de la vista, se dice que Trump está preparando un amplio número de indultos y sopesando si debe darse uno a sí mismo. Un auto perdón sería un acto de dudosa constitucionalidad - en un momento en que él y el negocio de su familia están siendo investigados - que sugiere indiferencia a la ley en un esfuerzo por inocularse a sí mismo de cualquier procesamiento federal.

El líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell (R-Ky.) dejó claro en una declaración el miércoles que está abierto a votar a favor de la condena de Trump, una medida que algunos funcionarios de la administración dicen que tenía la intención de disuadir al presidente de un auto perdón o cualquier otro movimiento perjudicial en sus últimos días.

Anuncio

"Él sabe que el auto perdón no es correcto, invitará al escrutinio y no lo protegerá de las acciones del Estado”, dijo un exfuncionario de la administración Trump. Pero el cálculo, señaló el funcionario, era más sobre “si vale la pena el escrutinio y la molestia” que un juicio político.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio