Anuncio
Share

Amazon quiere usar un radar para que Alexa te vigile mientras duermes

An Amazon Tap sits on a bedside table.
Amazon ha recibido la aprobación para desarrollar dispositivos que utilizarán sensores de radar para vigilar tu sueño (y, posiblemente, cualquier otra cosa que hagas en la cama). (Amazon).
(Amazon)

A primera vista, es una de esas cosas que parecen relativamente benignas: Amazon recibió el otro día la aprobación federal para desarrollar un dispositivo de seguimiento de tus patrones de sueño.

Sin embargo, cuando se mira más de cerca, surgen algunas preguntas muy interesantes.

¿Se convertirán los sensores de radar del dispositivo en una invasión más para nuestra privacidad que los micrófonos y cámaras que empresas como Amazon, Apple y Google ya tienen en millones de hogares?

¿Y qué significa exactamente tener un emisor de ondas de radar junto a la cama? ¿Es seguro?

Anuncio

Primero las buenas noticias. Todos los expertos en tecnología de radar que consulté se encogieron de hombros ante el riesgo potencial de ser bañado toda la noche por radiaciones electromagnéticas de bajo nivel.

“Aunque se puede pasar mucho tiempo junto a este aparato mientras se duerme, la exposición sería mucho más perjudicial si se trabajara al aire libre durante un periodo similar”, dijo Paul Siqueira, profesor de ingeniería eléctrica e informática de la Universidad de Massachusetts Amherst.

En términos de emisión de radiación, me dijo, “compáralo con algo similar a un foco”.

Dustin Schroeder, profesor adjunto de geofísica de la Universidad de Stanford que utiliza el radar para estudiar el planeta, dijo que la tecnología que propone Amazon no es tan diferente de las señales emitidas por los teléfonos móviles y otros dispositivos inalámbricos.

“Como tengo esas cosas en mi habitación”, dijo, “me sentiría igualmente cómodo, desde el punto de vista de la seguridad, con uno de estos sistemas de radar”.

La Generación Z ha abrazado los “deportes cerebrales”, pero como la pandemia marcó a la mayoría de los ortografistas y atletas matemáticos, los contendientes del Braille Challenge encontraron la manera.

En cuanto a la privacidad, sin embargo, eso es otra cosa.

Hice una referencia a la nueva tecnología de Amazon en la columna del martes sobre cómo la pandemia había provocado lo que un experto llamó “una epidemia de privación del sueño”.

Un estudio reciente de la Academia Americana de Medicina del Sueño descubrió que más de la mitad de los estadounidenses han tenido problemas para dormir desde la llegada del COVID-19.

El monitoreo del sueño es una industria en crecimiento para Silicon Valley. Es un mercado importante para el Apple Watch y Fitbit. Ahora estos sistemas se están implantando en el hogar.

En marzo, Google reveló la última versión de su pantalla inteligente Nest Hub que incorpora lo que la empresa denomina sensores Soli, que son muy similares a los que, al parecer, Amazon está planeando poner en los aparatos impulsados por Alexa.

Pero como Amazon es el minorista mucho más agresivo, y como domina el mercado de las bocinas y las pantallas inteligentes, el interés de Amazon en los dispositivos alimentados por radar representa la mayor invasión a la privacidad de los estadounidenses.

“La vigilancia como servicio ha llegado a la tecnología del sueño, y es tan espeluznante como lo es Silicon Valley”, dijo Andrew Guthrie Ferguson, un profesor de derecho de la American University que se centra en cuestiones de privacidad.

“La privacidad de tu dormitorio es un lugar que merece la máxima protección frente a fuerzas externas, especialmente de empresas privadas sin mucha regulación ni supervisión”, me dijo. “Las empresas que desean monetizar los hábitos de sueño están señalando que no hay ningún lugar fuera de su alcance”.

En su solicitud de aprobación de la Comisión Federal de Comunicaciones, Amazon reconoció que su tecnología de radar “operaría a niveles de potencia más altos que los permitidos actualmente”. Se “utilizaría para el seguimiento del sueño y podría ayudar a mejorar la conciencia de los consumidores y la gestión de la higiene del sueño”.

La iniciativa de los legisladores fortalecería la posición de los editores contra Google y Facebook, y sería un duro golpe para Google.

La compañía describió sus sensores de radar como “capturando el movimiento en un espacio tridimensional”. Esto sugiere que, en lugar de registrar todas las vueltas y revueltas de una noche de sueño intranquilo, como hacen ahora los “wearables”, el nuevo dispositivo proyectaría una burbuja electromagnética sobre los usuarios.

De acuerdo con la solicitud de la FCC, el dispositivo controlaría todos los movimientos que se produjeran dentro de esa burbuja durante la noche “con un grado de resolución y precisión de localización superior al que se podría alcanzar de otro modo”.

Ni que decir tiene que, a no ser que lo apagues, el dispositivo vigilaría -y compartiría con Amazon- todo lo que ocurriera dentro de la burbuja, ya fuera relacionado con el sueño o con cualquier otra cosa.

"¿Pueden los datos de seguimiento del sueño revelar cuántas personas hay en la cama?”, se pregunta Vitaly Shmatikov, profesor de informática de la Universidad de Cornell.

“Imagina los datos de seguimiento del sueño combinados con los datos de Fitbit combinados con los datos de localización de los teléfonos móviles de la gente”, me dijo. “La información recopilada por cada dispositivo por separado puede parecer inocua, pero la acumulación y la agregación de las fuentes de datos de múltiples rastreadores pueden revelar detalles íntimos sobre la vida de los usuarios”.

Gaia Bernstein, directora del Instituto para la Protección de la Privacidad de la Facultad de Derecho de la Universidad de Seton Hall, dijo que los dispositivos de radar que te observan mientras duermes eran “particularmente preocupantes” porque “las leyes federales de privacidad de la salud no regulan a empresas como Amazon”.

“Amazon tendrá acceso a información íntima sobre nosotros que podrá utilizar libremente”, advirtió.

Los datos sobre el sueño serían, obviamente, muy valiosos para una empresa que gestiona una farmacia online y vende almohadas y ropa de cama, algo que, casualmente, hace Amazon.

Pedí a la compañía detalles sobre cómo planeaba usar la tecnología de radar y qué haría con los datos. Nadie respondió.

Aunque ser rastreado por un radar mientras se duerme es una cosa, tal vez el aspecto más preocupante de todo esto es la introducción de una nueva tecnología en el hogar que permite a las Grandes Tecnologías seguir todos tus movimientos.

En teoría, los dispositivos inteligentes equipados con radar serían capaces de “ver” toda la actividad en una habitación y posiblemente incluso ayudar a identificar a los presentes.

“La tecnología se utilizará para observar a muchas personas a través de muchos dispositivos, la mayoría de los cuales no tienen ni idea de que están siendo observados”, predijo Joshua Fairfield, un profesor de derecho de la Universidad de Washington que se centra en la privacidad de los datos.

“Más allá de la absoluta certeza de que esta tecnología se utilizará para observar a personas que no saben o no consienten ser observadas”, me dijo, “erosiona nuestra sensación de no ser observados”.

Fairfield añadió: “Este tipo de innovación es lo peor del Internet: innecesario, salvo para los anunciantes y los vendedores de datos, y con el efecto extra de trasladar la vigilancia al centro de los espacios y momentos más vulnerables de la vida humana”.

En resumen, los rastreadores de sueño por radar probablemente no te darán cáncer ni te causarán ningún otro problema de salud. Pero representan un avance significativo en los esfuerzos continuos de las Grandes Tecnologías por espiarte durante todo el día (y, aparentemente, la noche).

Planteé una sencilla pregunta sobre el último avance de Amazon a los expertos con los que me puse en contacto: ¿Inteligente o espeluznante?

La respuesta consensuada: Ambas cosas.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio