Anuncio
Share

Esta milicia patrulla la frontera, detiene a los migrantes y graba vídeos de niños. Los grupos de derechos civiles dicen que son racistas

Samuel Hall, North Texas-based founder of the Patriots for America militia, surveys migrants stopped by border agents
Samuel Hall, fundador de la milicia Patriots for America, con sede en el norte de Texas, examina a un grupo de migrantes detenidos por los agentes de Aduanas y Protección de Fronteras de EE. UU. después de cruzar el Río Grande en Eagle Pass, Texas.
(Molly Hennessy-Fiske / Los Angeles Times)

La milicia armada llegó al Río Grande al anochecer y se dirigió hacia un grupo de 29 migrantes que habían cruzado ilegalmente el río.

Los migrantes ya habían sido detenidos por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, por agentes de policía y por tropas de la Guardia Nacional. Bajo un foco, se recargaban contra una valla de seguridad, a la espera de una furgoneta de la Patrulla Fronteriza que los llevaría a una estación cercana para su procesamiento.

Las fuerzas del orden reunidas no se inmutaron al ver salir de las sombras a media docena de personas armadas, algunas de ellas con rifles del tipo AR 15. Durante siete meses, han estado trabajando con la milicia Patriots for America en el sur de Texas, permitiendo de forma rutinaria que los miembros de la milicia interroguen a los inmigrantes.

El líder de la milicia, Sam Hall, grabó un vídeo con su teléfono mientras se acercaba a los migrantes vistiendo un chaleco táctico, una cámara corporal y una pistola atada a la cintura. Se fijó en una niña de 5 años con una sudadera azul de Batman.

"¿Dónde están mamá y papá?” preguntó Hall.

El líder de Patriots for America, Sam Hall, a la derecha, habla con los inmigrantes mientras el miembro Shawn Tredway,
El líder de Patriots for America, Sam Hall, a la derecha, habla con los inmigrantes mientras el miembro Shawn Tredway, a la izquierda, traduce.
(Molly Hennessy-Fiske / Los Angeles Times)
Anuncio

La niña se quedó mirando con los ojos muy abiertos. Hall se sentó junto a ella. Quería saber cómo se habían unido las chicas al grupo. Pidió a un miembro de la milicia que le tradujera.

Una mujer migrante que sostenía a una de las niñas dijo que habían llegado sin adultos a Piedras Negras, la ciudad de la orilla mexicana.

“Sola”, dijo la mujer, añadiendo en inglés: “Alone. Cruzaron solas”.

Hall no quedó satisfecho.

“Pregúntales dónde han encontrado a los niños si no están con sus padres”, le dijo al miliciano Shawn Tredway, que hacía el papel de traductor.

La nicaragüense, Jania Barrantes, de 40 años, trató de explicar lo sucedido mientras los milicianos distribuían agua y bocadillos. Barrantes dijo que la niña era hondureña. Ella y su hermana de 12 años habían viajado a la frontera sin adultos, y luego se unieron al resto de los migrantes en la casa de un contrabandista antes de cruzar el río. Las niñas se dirigían a Los Ángeles para reunirse con sus abuelos.

"¿Así que están traficando con estos niños?” dijo Hall.

Patriots for America es una milicia conservadora y cristiana que intenta detener el tráfico de personas y la presencia de los cárteles de la droga en la frontera. Con sede en el norte de Texas, han estado patrullando en rotaciones de una semana, consolidando el apoyo entre las fuerzas del orden en el sur de Texas.

La Unión Americana de Libertades Civiles de Texas sostiene que Patriots for America es un grupo racista que ha estado patrullando sin la formación adecuada, deteniendo, interrogando e intimidando a los migrantes, que a menudo asumen que son agentes de la ley. En dos denuncias este año, la última el mes pasado, la ACLU de Texas pidió al Departamento de Justicia que investigara.

“La voluntad de la Guardia Nacional del estado de trabajar con y junto a un grupo virulentamente supremacista blanco que construyó su reputación a través de la protesta contra Black Lives Matter es particularmente alarmante”, dijo la última queja.

La milicia se enfrentó inicialmente a cierta resistencia por parte de los policías estatales y los legisladores locales. Pero desde entonces han ampliado su presencia a tres condados fronterizos, y planean desplegar aún más miembros este mes en caso de que la administración Biden levante el Título 42, que permite a los migrantes solicitar asilo y esperar dentro de EE .UU. El mes pasado, un juez bloqueó temporalmente a la administración para que levantara la norma como estaba previsto el 23 de mayo. Si lo hicieran, las autoridades estiman que podrían llegar a la frontera 18.000 migrantes al día, sobre todo al sur de Texas.

Los miembros de la milicia Patriots for America rezaron el mes pasado antes de empezar su jornada de vigilancia
Los miembros de la milicia Patriots for America rezaron el mes pasado antes de empezar su jornada de vigilancia en la frontera de Texas.
(Molly Hennessy-Fiske / Los Angeles Times)

Hall, de 40 años, es un padre de cinco hijos que asistió a un instituto bíblico y fue voluntario como misionero en Kenia, Uganda y Jamaica. Trabajó en finanzas y como vendedor de coches antes de fundar Patriots for America para ayudar a proteger a los manifestantes conservadores en 2015. Patrullaron en las protestas de Black Lives Matter, incluso cuando los legisladores del norte de Texas consideraron retirar una estatua confederada. Pero Hall insiste en que la milicia no es racista.

“Somos una organización basada en la fe. Estamos centrados en Cristo”, dijo Hall mientras llegaba al Río Grande para patrullar el mes pasado.

“Tanto si eres blanco, negro, mexicano o lo que sea, mientras seas un constitucionalista y creas en nuestra y defiendas esa Constitución, eso es lo importante, dijo. "... Somos una organización pacífica. Por supuesto, si alguien intenta hacernos daño, vamos a defender nuestras vidas. Pero esperamos por Dios que nunca estemos en esa situación en la que nos veamos obligados a hacerlo”.

Como otros miembros de la milicia, Hall es un partidario de Donald Trump y dice estar frustrado por Biden, a quien considera incompetente.

“Su plan es inundar nuestra nación con inmigrantes ilegales con la esperanza de que voten en 2024. Y así es como van a mantenerse en el poder”, dijo.

También se siente frustrado por republicanos como el gobernador de Texas, Greg Abbott, al que reprocha su despliegue de la Operación Estrella Solitaria, con más de 10.000 efectivos de las fuerzas del orden estatales y de la Guardia Nacional en la frontera, con un coste anual de 2.000 millones de dólares.

“No detienen a nadie”, dijo Hall.

El líder de Patriots for America, Sam Hall, a la derecha, patrullando mientras los miembros conversan con las fuerza
El líder de Patriots for America, Sam Hall, a la derecha, patrullando mientras los miembros conversan con las fuerzas del orden locales.
(Molly Hennessy-Fiske / Los Angeles Times)

Los miembros de la milicia patrullan el río a distintas horas del día, bajando por las orillas para rastrear los senderos de los migrantes a través de los espesos carrizales. Llevan prismáticos de visión nocturna, radios, llevan auriculares, utilizan nombres en clave y jerga de las fuerzas del orden cuando se comunican entre sí. Se refieren a la Guardia Nacional como “NG”, a la Patrulla Fronteriza como “BP” y a los “IA”, que significa “extranjeros ilegales”, su término para referirse a los migrantes.

Una noche del mes pasado, intentaron detener a un migrante que habían visto cruzando el río ilegalmente.

“Usaba ropa oscura. Le miré directamente a la cara”, dijo Hall mientras alumbraba con su linterna la espesa maleza entre el río y la valla estatal que bordea el río y que está atada con alambre de púas.

“Ya había cruzado el río. Bajé y vi por dónde estaban sus huellas”, dijo Tredway.

Se dieron por vencidos y regresaron a sus vehículos.

“Dios, ese tipo es rápido”, dijo Hall. “Parece una gacela”.

Shawn Tredway, miembro de la milicia Patriots for America, buscó migrantes en las orillas del Río Grande el mes pasado.
Shawn Tredway, miembro de la milicia Patriots for America, buscó migrantes en las orillas del Río Grande el mes pasado.
(Molly Hennessy-Fiske / Los Angeles Times)

Se cruzaron con tropas de la Guardia Nacional y se detuvieron a charlar. Observaron que el río estaba alto. En los últimos días, varios migrantes habían sido arrastrados por la corriente. Una semana y media más tarde, un soldado de la Guardia Nacional de 22 años se ahogaría cerca de allí intentando rescatar a los migrantes del río.

Algunos días, los milicianos están fuera hasta las 3 de la mañana, escudriñando la orilla opuesta, donde las linternas de los contrabandistas brillan entre las luciérnagas. Cuando terminan, regresan a la cabaña que les ha prestado un ranchero local y se desploman en sus literas.

Patriots for America comenzó a desplegarse en octubre, publicando fotos, vídeos y actualizaciones en línea, atrayendo a voluntarios. La mayoría son tejanos, pero algunos vienen de lugares tan lejanos como Florida, Illinois y Michigan. Son antiguos bomberos, trabajadores de campos petrolíferos y empresarios jubilados. Hall afirma que investiga a los posibles miembros, incluyendo la comprobación de sus antecedentes penales, y dice que ha rechazado a voluntarios con antecedentes penales. La milicia afirma tener 1.800 seguidores en todo el país (ese es el número de seguidores que tenían en Facebook antes de que su página fuera retirada el verano pasado). Pero Hall no quiere decir cuántos miembros patrullan la frontera mensualmente, citando preocupaciones de seguridad.

Hall insiste en que la milicia no se opone al gobierno de Estados Unidos. Aunque cree que Trump ganó las elecciones de 2020, Hall dijo que se opuso a la insurrección del 6 de enero y se desplegó con la milicia después para proteger el capitolio de Texas.

Dijo que no cree en las teorías conspirativas de QAnon, pero sí en una teoría relacionada, el Pizzagate, que implica el tráfico sexual de niños. Cada vez que se encuentra con niños migrantes, Hall dijo que trata de determinar si han sido traficados o abusados.

El líder de Patriots for America, Samuel Hall, patrulló las orillas del Río Grande el mes pasado cerca de Eagle Pass.
El líder de Patriots for America, Samuel Hall, patrulló las orillas del Río Grande el mes pasado cerca de Eagle Pass.
(Molly Hennessy-Fiske / Los Angeles Times)

Con la niña hondureña de 5 años y su hermana mayor, Hall pidió al Times que tradujera: ¿Alguien les había hecho daño? No, dijeron. ¿Se sentían seguras?

“Vi mucha violencia, en el otro lado”, dijo la niña de 12 años.

Hall consultó con Nataly “Natly Denise” Díaz, que dirige el sitio web/podcast Daily TrafficK y que había estado patrullando con la milicia, con un arma de mano atada a la cadera. Ante la mirada de los agentes de la Patrulla Fronteriza, la pareja se llevó a las chicas a un lado.

Díaz les preguntó a dónde se dirigían. La niña de 12 años dijo que iban a reunirse con sus abuelos en Los Ángeles. Díaz dijo que le pareció que parecían “preparadas”. Coincidió con Hall en que su lenguaje corporal era sospechoso.

Grabó un vídeo en el que exponía sus preocupaciones. Lo mismo hizo Díaz.

“No dejaba de presionarla, de presionarla: '¿Dónde está tu mamá? ¿Dónde está tu papá?’ ”, dijo Díaz, pero la niña “no hacía contacto visual” y hablaba con “un lenguaje que demostraba que había sido entrenada”.

“Estos niños están siendo traficados”, dijo Hall, frunciendo el ceño.

Hall alertó a los agentes de la Patrulla Fronteriza cercanos, que dijeron que no podían hacer nada. Según la ley, las niñas serían trasladadas a Salud y Servicios Humanos en un plazo de 72 horas, y luego serían colocadas con parientes u otro patrocinador hasta que su caso se presentara ante un juez de inmigración.

¿Podría ser que las niñas se sintieran desconcertadas por el grupo armado y tuvieran miedo de hablar de estos asuntos en público? ¿Quizás su familia les aconsejó que no hablaran con extraños?

Tal vez, dijo Hall. Publicó su vídeo en la página de Facebook del grupo.

"¿Niños víctimas de la trata? ¿Qué opinas?”, escribió, “Voy a publicar otras imágenes de las entrevistas con los niños. Díganme ustedes”.

Samuel Hall, left, and Shawn Tredway patrol the Rio Grande near Border Patrol agents in Eagle Pass, Texas.
Samuel Hall, a la izquierda, y Shawn Tredway patrullan el Río Grande cerca de agentes de la Patrulla Fronteriza y tropas de la Guardia Nacional en Eagle Pass, Texas.
(Molly Hennessy-Fiske / Los Angeles Times)

Kate Huddleston, abogada principal de la ACLU de Texas, dijo que los funcionarios federales aún no han respondido al llamado de la ACLU de Texas al Departamento de Justicia para que investigue las operaciones de Patriots of America en la frontera.

“Nos preocupa mucho que las milicias se presenten ante los migrantes de una forma que transmite la idea de que son agentes de la ley”, dijo Huddleston. “Van vestidos de camuflaje, llevan insignias y quizá tengan un arma. No es obvio que esa persona es un ciudadano privado y no un agente de la ley. No dicen que son ciudadanos privados y están ordenando a la gente que haga ciertas cosas”.

Huddleston dijo que le preocupa que los miembros de las milicias sin formación policial estén interrogando a los inmigrantes que no se dan cuenta de que tienen derecho a guardar silencio.

“Los miembros de los grupos de vigilancia no tienen el mismo tipo de formación que las fuerzas del orden: Formación en técnicas para reducir la tensión, formación en violaciones de los derechos civiles”, dijo, y añadió que los milicianos que interrogan a los niños migrantes “es realmente preocupante, sobre todo porque interactuar con los niños requiere una formación especial”. Un niño debe estar bajo custodia del gobierno, no de un miembro del público, que normalmente no puede interactuar con ellos, y mucho menos hacer preguntas profundamente personales”.

Sólo las fuerzas del orden pueden detener legalmente a los inmigrantes. En los vídeos publicados en Internet, se puede ver a los miembros de Patriots for America deteniendo a los migrantes. Hall dice que preguntan a los migrantes si tienen armas para asegurarse de que están desarmados. Insiste en que la milicia no detiene a los migrantes, que les piden que se detengan, y entonces alertan a las fuerzas del orden.

“No somos un grupo de supremacía blanca en absoluto y, además, condenamos cualquier retórica de supremacía blanca u odio”, dijo en respuesta a las quejas de la ACLU de Texas.

Basándose en parte en sus vídeos, Patriots for America fue designada como organización antigubernamental por el Southern Poverty Law Center, dijo Freddy Cruz, un analista de investigación del SPLC que rastrea a los extremistas.

“Patriots for America es una organización que ha afirmado abiertamente que hay una invasión en la frontera”, dijo Cruz. “Pero también echan la culpa a las instituciones federales, y estatales... afirman que el gobierno de Biden está canalizando a los migrantes para que puedan cambiar la demografía de Texas y esencialmente conseguir más votantes azules. Y todo se basa en teorías conspirativas salvajes que vimos salir de los años de Trump, donde muchos de estos grupos creen que las elecciones fueron amañadas”.

Al igual que otras milicias fronterizas, dijo, Patriots for America filma sus interacciones con los migrantes para alimentar su narrativa, proporcionando poca o ninguna traducción al español.

“Todo juega a favor de la propaganda que se dedican a producir porque ayuda a atraer seguidores, pero también ayuda a conseguir donaciones”, dijo.

Lo que diferencia a Patriots for America de otras milicias fronterizas, como las alimentadas por las teorías de QAnon en Arizona, que en las últimas semanas atrajeron los reproches de los grupos de defensa de los migrantes por enfrentarse a ellos, es lo bien organizados que se han vuelto bajo el mando de Hall, dijo Cruz, recaudando casi 15.000 dólares a través de un sitio de crowdfunding cristiano y alineándose con el gobierno local, incluidos los departamentos del sheriff locales como el del condado de Kinney, Brad Coe.

Kinney County Texas Sheriff Brad Coe has worked with Patriots for America militia in South Texas.
El sheriff del condado de Kinney, Texas, Brad Coe, ha trabajado con la milicia Patriots for America para hacer frente a los migrantes que cruzan ilegalmente la frontera en el sur de Texas.
(Molly Hennessy-Fiske / Los Angeles Times)

"¿Por qué el Departamento de Seguridad Nacional no ha hecho nada al respecto? ¿Por qué la Patrulla Fronteriza no ha hecho nada al respecto?” dijo Cruz. “Los departamentos de los sheriffs parecen ignorar o no parecen estar preocupados por los vigilantes que esencialmente recorren la frontera deteniendo e interceptando a la gente”.

Hall negó la afirmación del SPLC de que su milicia es antigubernamental.

El otoño pasado, los mandos del Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) dijeron a los policías que se mantuvieran alejados de la milicia. Pero Hall dijo que desde entonces se han reunido con un comandante y han mejorado su relación.

“Las milicias que trabajan a lo largo de la frontera de Texas han sido informadas de que deben ponerse en contacto con la Patrulla Fronteriza de EE. UU. al encontrarse con inmigrantes ilegales. Si la USBP no puede responder, la milicia puede ponerse en contacto con la oficina del sheriff local en el sur de Texas para pedir ayuda. La oficina del sheriff puede solicitar la ayuda del DPS si es necesario, y el DPS ayudará si tiene personal disponible”, dijo el DPS en un comunicado.

El líder de la milicia Patriots for America, Samuel Hall, se dirigió a los comisionados
El líder de la milicia Patriots for America, Samuel Hall, se dirigió a los comisionados del condado de Val Verde en el sur de Texas el pasado mes de diciembre.
(Molly Hennessy-Fiske / Los Angeles Times)

Mientras Hall caminaba cerca del Río Grande con otros miembros de la milicia el mes pasado, se encontraron con un agente de la Patrulla Fronteriza fuera de servicio.

“Minutemen o...”, preguntó, refiriéndose a los grupos armados que patrullaban la frontera hace años. No, le dijo Hall, son una milicia con sede en Texas.

“Mejor aún”, dijo el agente.

Les mostró un vídeo de visión nocturna en su teléfono móvil. Filmado desde la orilla estadounidense, dijo que el vídeo mostraba a un contrabandista en la orilla mexicana separando a una mujer de un grupo de migrantes y violándola. La semana siguiente, según el agente, una joven migrante de 16 años a la que detuvo le dijo que había sido violada por el mismo contrabandista. El agente, que pidió no ser identificado porque no estaba autorizado a hablar, dijo que alertó a las autoridades mexicanas, pero el contrabandista nunca fue capturado.

Hall echó humo.

“Eso me enfada mucho”, dijo. “Son cosas que sabes que pasan, pero es diferente verlo en la cámara de otra persona”.

Patriots for America ha conseguido el apoyo de funcionarios de tres condados fronterizos, forjando acuerdos no oficiales. Durante la rotación de la milicia el mes pasado, Hall y otros dos miembros se reunieron con un funcionario de un cuarto condado, el alcalde de Uvalde, Don McLaughlin. En la oficina de McLaughlin, en su negocio de envío de pipas, había cabezas de ciervo montadas junto a un retrato de expresidentes republicanos, incluido Trump. El televisor estaba sintonizado con un reportaje de Fox News sobre “la crisis fronteriza de Biden”.

McLaughlin, un funcionario no partidista que “se inclina por los republicanos”, se mostró escéptico con el trabajo de la milicia. Recibe un par de llamadas al mes de milicias que quieren venir a la ciudad y hasta ahora las ha rechazado todas. Masticaba tabaco mientras escuchaba a Hall hacer su discurso.

Miembros de Patriots for America se reunieron con el alcalde de Uvalde, Texas, Don McLaughlin, el mes pasado.
Miembros de Patriots for America se reunieron con el alcalde de Uvalde, Texas, Don McLaughlin, el mes pasado.
(Molly Hennessy-Fiske/Los Angeles Times)

“Nos basamos en la fe, no somos violentos ni supremacistas blancos”, dijo. "...Lo hacemos con nuestro propio dinero. Lo hacemos porque creemos en nuestra misión”.

El alcalde asintió. Uvalde es mayoritariamente latina, dijo, pero los residentes estaban cansados de las persecuciones diarias a gran velocidad de los migrantes a través de la ciudad, cuatro veces sólo esa mañana, que provocan el cierre de las escuelas. Dijo que los migrantes estaban arrancando las cercas de los ranchos, irrumpiendo en las casas y uno incluso se enfrentó a un residente con su propia arma.

McLaughlin y su esposa habían empezado a armarse. Si el gobierno de Biden levanta el Título 42, el alcalde dijo que planeaba cerrar la carretera que atraviesa el pueblo en señal de protesta, llamándola “Border Lives Matter”. Dijo que ha estado en contacto semanal con la oficina del gobernador, y que si el Título 42 se levanta, espera que declare una invasión, invocando una disposición constitucional nunca antes utilizada para expulsar a los migrantes a México.

“Ya es una invasión”, dijo Hall. “Se va a poner peor”.

McLaughlin dijo que Hall lo convenció de permitir que Patriots for America patrullara en Uvalde.

“Al principio estaba receloso”, dijo. “Pero ahora no. No son diferentes a mí".

Antes de que la milicia se fuera, Hall y el alcalde se dieron la mano, posaron para una foto y rezaron.

Hennessy-Fiske se integró con la milicia Patriots for America en la frontera durante tres días el mes pasado en el sur de Texas.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio