Anuncio
Share

Hay una nueva generación de asesinos de la supremacía blanca: derraman sangre con memes, livestreams y manifiestos

A man wearing a white mask and white paper smock, right, attends his arraignment in Buffalo City Court.
Payton Gendron, a la derecha, asiste a su comparecencia en el tribunal de la ciudad de Búfalo.
(Mark Mulville / Associated Press)

Aburrido durante los primeros días de la pandemia, Payton Gendron se conectó al sitio 4chan donde encontró memes irónicos e infografías que difunden la idea de que la raza blanca se está extinguiendo.

Pronto se adentró en los márgenes más siniestros de la red, navegando por sitios extremistas y neonazis que difundían teorías conspirativas y de racismo contra los negros. No fue hasta que vio un GIF de un hombre disparando una escopeta a través de un pasillo oscuro, y luego rastreó una transmisión en vivo de la matanza de 51 personas en dos mezquitas en Nueva Zelanda en 2019, que Gendron pareció haber encontrado su vocación: ser un tirador en masa virulentamente racista y con ansias de notoriedad.

El joven blanco de 18 años de Conklin (Nueva York), sospechoso de haber matado a 10 personas el sábado en un supermercado de Buffalo (Nueva York), parece representar a una nueva generación de supremacistas blancos. Están aislados, pero con fuerte actividad en línea, radicalizados en memes de Internet y desinformados, aparentemente inspirados por livestreams para encontrar la fama a través del derramamiento de sangre, en gran parte impulsados por ideas de que la raza blanca está bajo amenaza de todo: desde el matrimonio interracial hasta la inmigración.

A person readjusts a couple stuffed animals at a makeshift memorial near the Tops Friendly Markets in Buffalo, N.Y.
Jeanne LeGall, de Buffalo, N.Y., acomoda un par de monos de peluche un altar improvisado cerca de los Tops Friendly Markets en la avenida Jefferson y la calle Riley el domingo en Buffalo.
(Kent Nishimura / Los Angeles Times)

“Ahora tienes este nuevo mundo de asesinos”, dijo J.J. MacNab, miembro del programa sobre extremismo de la Universidad George Washington. “Es un mundo diferente - un flujo constante de falsas estadísticas, malos memes, de mentiras sobre la gente a la que quieren odiar.... Esa es la manera de 4chan: Dices cosas escandalosas que no necesariamente crees, pero con el tiempo llegas a creerlas”.

Anuncio

A diferencia de los supremacistas blancos de antaño -desde el Ku Klux Klan hasta los grupos terroristas neonazis más recientes, como la Base o la División Atomwaffen-, los nuevos reclutas de los foros racistas de 4chan y 8chan son a menudo adolescentes en la escuela secundaria, dijo MacNab. Expresan su rabia en un momento de escasas oportunidades económicas para algunos jóvenes y de cambio de la demografía de un país en el que supuestamente ya no tiene un lugar para ellos.

“A medida que cada uno de ellos se hace más famoso, buscan igualar o superar el número de víctimas”, dijo MacNab. “La idea siempre es: ¿Quién puede superar el número de asesinatos? ... Para ellos, es como un videojuego. ¿Cómo se consigue una puntuación mejor que la del anterior?”.

Armado con un rifle de alta potencia, el sospechoso retransmitió su matanza en directo en Twitch, una plataforma popular entre los jóvenes jugadores, y publicó un manifiesto de 180 páginas en el que defendía la racista “teoría del reemplazo”, la idea de que los estadounidenses blancos corren el riesgo de ser reemplazados por judíos y personas de color.

Identificándose como un supremacista blanco con creencias neonazis, Gendron escribió que las bajas tasas de natalidad de los blancos en todo el mundo representan una “crisis” que “finalmente resultará en la completa sustitución racial y cultural del pueblo europeo”.

Los expertos dicen que la teoría del reemplazo -cuya etiqueta fue acuñada por primera vez en Francia por el escritor nacionalista blanco Renaud Camus en su libro de 2011 “Le Grand Remplacement"- ha inspirado un flujo constante de violentos asesinos racistas en Estados Unidos en los últimos años, desde la masacre en la sinagoga del Árbol de la Vida en Pittsburgh en 2018 hasta el asesinato de un feligrés y las heridas de otros tres en una sinagoga en Poway, California.

 An armed police officer closes a gate to Al Noor Mosque after it was reopened in Christchurch, New Zealand, in 2019.
Un oficial de policía armado cierra una puerta de la mezquita Al Noor después de que se reabrió oficialmente después del tiroteo masivo de la semana anterior el 23 de marzo de 2019, en Christchurch, Nueva Zelanda.
(Carl Court / Getty Images)

Aunque Gendron estuvo motivado por un asesinato masivo fuera de Estados Unidos -la masacre de feligreses de Brenton Tarrant en 2019 en Christchurch, Nueva Zelanda-, en su manifiesto alabó a los autores de masacres por motivos raciales en Estados Unidos, como Dylann Roof, que mató a nueve feligreses negros en una iglesia de Charleston (Carolina del Sur), y Patrick Crusius, que disparó contra latinos e inmigrantes en un Walmart de El Paso. Ese tiroteo, en el que murieron 23 personas, ha sido descrito como el ataque más mortífero contra latinos en la historia moderna de Estados Unidos.

Los asesinos de la supremacía blanca y la extrema derecha han dominado las cifras de homicidios extremistas desde 2018, dijo Brian Levin, director del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo en Cal State San Bernardino. En los últimos dos años, hubo un cambio histórico al alza en general en la frecuencia de los crímenes de odio contra los negros en todo Estados Unidos, dijo Levin.

“Vimos un preocupante pico histórico de inflexión en los delitos de odio contra los negros, pero sin el tipo de ataques con múltiples víctimas mortales que anteriormente acompañaron a tales picos”, dijo Levin. “Este tiroteo es una extensión y un retorno a los actos de violencia masiva”.

La pausa en los tiroteos masivos motivados por el odio se debió en parte a que la pandemia cerró escuelas, centros comerciales y lugares donde se congregaban multitudes, dijo Levin. Pero también porque las fuerzas del orden federales prestaron más atención a los extremistas en aplicaciones online como Telegram después del tiroteo de El Paso en 2019, dijo Michael Edison Hayden, reportero de investigación senior del Proyecto de Inteligencia del Southern Poverty Law Center.

Aunque estos ataques parecen dirigirse a comunidades específicas, en realidad están impulsados por un conjunto de ideologías de poder blanco más amplias, dijo Kathleen Belew, profesora asistente de historia en la Universidad de Chicago que estudia el extremismo.

Belew, autora de “Bring the War Home: The White Power Movement and Paramilitary America”, dijo que la radicalización racista no era un problema sureño o regional. El atentado de Búfalo estaba claramente relacionado con los ataques de motivación racial perpetrados en Estados Unidos en los últimos años, desde la sinagoga de Pittsburgh hasta el Walmart de El Paso.

“La radicalización está ocurriendo todo el tiempo en nuestro país”, dijo.

Al revisar el manifiesto de Gendron, Belew descubrió que partes significativas estaban tomadas del manifiesto del tirador de Christchurch. Pero Gendron también parece haber escrito partes por sí mismo, incluyendo su apoyo a la teoría de la sustitución.

“Los inmigrantes son una amenaza, la presencia de afroamericanos es otra, y los judíos controlan estos complots para erradicar la raza blanca”, dijo Belew. “Hay una hiperfijación en la tasa de natalidad blanca y en que las mujeres blancas tengan hijos blancos y la defensa violenta de ese sistema”.

Aunque los supremacistas blancos como Gendron pueden radicalizarse en Internet, también fueron incitados por el espectáculo de la insurrección del 6 de enero de 2021: “El atentado del Capitolio fue una acción de radicalización que aumentó drásticamente la actividad online en espacios como los que se cree que frecuentaba el tirador de Buffalo”, dijo Belew.

Mezclar la ideología del “gran reemplazo” con símbolos irónicos y chistes de Internet es una característica clave de una nueva raza de supremacistas blancos, dijo Hayden.

“Dialogando con la gente, el asesinato en masa como performance es un fenómeno particular de la era post-Trump”, dijo. “El manifiesto es parte de una performance, una representación física, el derramamiento de sangre es llevar los memes a la vida real”.

“Estos asesinos no tienen ninguna percepción de que las personas son personas”, dijo Hayden. “Son asesinatos presentados casi como videojuegos, y en realidad, por esa razón, son muy, muy, muy aterradores.... Ese aspecto mimético se siente incluso como un paso más deshumanizado y horrible”.

Alrededor del 60% de los asesinatos extremistas en Estados Unidos entre 2009 y 2019 fueron cometidos por personas que abrazan ideologías supremacistas blancas como la teoría del reemplazo, según la Liga Antidifamación.

“La supremacía blanca es la amenaza terrorista doméstica número 1 en Estados Unidos”, según Heidi Beirich, cofundadora del Proyecto Global contra el Odio y el Extremismo con sede en Montgomery (Alabama).

Las evaluaciones de las fuerzas de seguridad federales y los estudios del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, un grupo de expertos con sede en Washington, indican que las conspiraciones y los atentados de extrema derecha han crecido “exponencialmente” en los últimos años. En el mundo occidental, dijo, la amenaza del extremismo ha pasado de los extremistas islámicos a los “extremistas raciales con motivación ideológica”.

Pero advirtió: “Dentro del mundo de la supremacía blanca, hay muchos motivos diferentes”.

“Es como si hubiera fundido el racismo de Dylann Roof en el gran reemplazo”, dijo Beirich sobre Gendron, señalando los vínculos de su manifiesto con los estudios de la ciencia de la raza y con prominentes supremacistas blancos estadounidenses como Jared Taylor.

Al confluir en la red, los jóvenes aislados tenían menos salidas que sus antepasados, que suelen reunirse en grupos locales y conocer a otras personas de su comunidad.

“Cuando tienes grupos de personas que se reúnen regularmente, tienes una especie de salida”, dijo. “Creo que no reunirse les hace más peligrosos”.

Aunque la mayoría de los asesinos son hombres jóvenes, no todos los miembros de la nueva generación de supremacistas blancos o racistas extremos son blancos.

“En la concentración de la supremacía blanca puede participar gente de todos los colores”, dijo MacNab, señalando que Henry “Enrique” Tarrio, el jefe del grupo ultraderechista Proud Boys, es medio cubano, medio negro y algunos de los Oathkeepers que se presentaron en el Capitolio en Washington no eran blancos.

En su manifiesto, Gendron se presenta a sí mismo como un joven izquierdista que evolucionó hasta convertirse en un fascista, ecofascista, populista y aceleracionista empeñado en acelerar el colapso del gobierno establecido, dijo Alexander Reid Ross, profesor adjunto de la Universidad Estatal de Portland y miembro del Centro de Análisis de la Derecha Radical que leyó el manifiesto.

“Hacia el final proporciona algunos razonamientos para ello: La izquierda tiene objetivos admirables, pero por esa razón siempre hará retroceder el progreso porque para él, las personas no blancas, excepto los asiáticos, son intrínsecamente inferiores, así que si intentas ayudarles, estás impidiendo el éxito de los blancos”, dijo Reid Ross sobre el manifiesto.

Reid Ross dijo que Gendron destaca sus raíces alemanas e italianas en el manifiesto y cree en el “gran reemplazo”.

“Todos tendemos a pensar que el gran reemplazo es antiinmigrante”, dijo Reid Ross. “Lo que este asesinato nos muestra es que es más que eso: Se dirige a cualquiera que no sea blanco. Los llama ‘sustitutos’ y hay que masacrarlos, expulsarlos o matarlos”.

Los expertos que estudian el extremismo se han esforzado por no difundir el manifiesto de Gendron.

“Cada manifiesto parece llevar a otro ataque y a otro manifiesto y eso es un motor radicalizador”, dijo Beirich. “Así que es muy importante que ni el vídeo -que presenta el atentado como si fuera un juego de disparos en primera persona- ni el manifiesto circulen porque inspirarán nuevos atentados”.

Debido a que el manifiesto de Gendron incluye consejos e instrucciones tácticas detalladas, dijo, “es un plan ... en realidad incluso más peligroso que una declaración ideológica.”

Después del tiroteo de Christchurch en 2019, Beirich y otros expertos formaron un panel asesor que trabajó con un grupo de empresas tecnológicas, el Foro Global de Internet para Contrarrestar el Terrorismo, para eliminar más rápidamente contenidos como los manifiestos y vídeos de los atacantes para evitar inspirar nuevos ataques y volver a traumar a las víctimas.

Algunos críticos de Internet dijeron que esos grupos no actuaron con la suficiente rapidez para evitar que el vídeo de Gendron se publicara en Facebook y otros sitios, donde permaneció durante horas. Pero Beirich insistió en que las autoridades actuaron con mayor rapidez. Y aunque circulan por Internet capturas de pantalla de partes del manifiesto, dijo Beirich, las 180 páginas no están ampliamente disponibles y “no se está volviendo viral en cuestión de minutos” como ocurrió con Christchurch.

Aunque Gendron procede de los márgenes extremos del país, una proporción significativa de estadounidenses comparte algunas de sus ideas. Casi uno de cada cinco estadounidenses está de acuerdo con al menos dos principios clave de la teoría del reemplazo, según una nueva encuesta publicada la semana pasada por Associated Press y el Centro Nacional de Investigación de Opinión de la Universidad de Chicago.

Los expertos advierten, sin embargo, que la creencia en esos principios no convierte necesariamente a una persona en un creyente pleno de la teoría, y mucho menos en alguien dispuesto a actuar con violencia.

El sondeo, en el que se encuestó a 4.173 adultos estadounidenses, preguntaba sobre dos afirmaciones que recogen partes clave de la teoría de la sustitución: que existe un esfuerzo por sustituir deliberadamente a los estadounidenses nacidos en el país por inmigrantes por razones políticas y que los estadounidenses nacidos en el país están perdiendo peso económico y político en Estados Unidos.

La encuesta reveló que aproximadamente 1 de cada 3 estadounidenses estaba de acuerdo en que “hay un grupo de personas en este país que está tratando de sustituir a los estadounidenses nacidos en el país por inmigrantes que coinciden con sus opiniones políticas”. Alrededor de 1 de cada 7 estadounidenses dijo estar “muy” de acuerdo con eso.

A última hora del sábado, Gendron estaba de pie en un juzgado de la ciudad de Buffalo, con una bata blanca de papel y las manos encadenadas, mientras se le acusaba de un cargo de asesinato en primer grado.

A través de su abogado de oficio se declaró inocente.

Mientras que Gendron probablemente quería que el público se centrara en la supuesta decadencia de la raza blanco después del tiroteo, Hayden, del SPLC, dijo que deberían centrarse en los ricos donantes que buscaban beneficiarse de la radicalización de Gendron y otros jóvenes.

“Hay personas muy ricas en este país que buscan mantener este material de radicalización zumbando porque les beneficia”, dijo Hayden. “Cuanto más caótico es el país, más pueden trabajar los ricos para sí mismos”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio