Anuncio
Hilo ACUSADO

El jurado en el juicio a Trump está en primera fila de un caso histórico, la mayor parte del tiempo

Dibujo que muestra a la abogada defensora Susan Necheles (cent) interrogando a Stormy
Dibujo que muestra a la abogada defensora Susan Necheles (cent) interrogando a Stormy Daniels (der), mientras el expresidente Donald Trump (izq) observa, con el juez Juan Merchan presidiendo el proceso, en el tribunal en la ciudad de Nueva York, el 7 de mayo de 2024.
(Elizabeth Williams / Associated Press)
Share

Una orden mordaza. El presidente de la Cámara de Representantes frente al tribunal. Denuncias airadas del juez que lleva el caso.

Algunos de los momentos más explosivos en el juicio de Donald Trump en Nueva York donde se le acusa de pagar para suprimir noticias desfavorables se han desarrollado ante los ojos del mundo, excepto de las personas que realmente decidirán su destino: el jurado.

Al panel de 12 personas se le muestran pruebas y testimonios de testigos para que puedan decidir si el expresidente es culpable de una maquinación para comprar y enterrar historias sórdidas sobre él en un esfuerzo por influir ilegalmente en las elecciones presidenciales de 2016. Pero es una experiencia muy curada y los jurados no tienen la imagen completa vista por quienes siguen el juicio cada día.

Anuncio

Ni siquiera ven a Trump entrar o salir de la sala del tribunal. Él ya está allí cuando los llevan a la sala y se queda cuando se retiran.

Esto es por diseño. Las leyes rigen cuidadosamente cómo se juzga un caso penal para garantizar que la decisión del jurado sobre la culpabilidad o inocencia no se vea afectada por peleas sobre pruebas u otros enfrentamientos legales. Es de rutina mantener al jurado fuera de la sala mientras los abogados litigantes discuten con el juez sobre lo que se puede y no se puede incluir para que los jurados lo vean durante el juicio. Y los abogados a menudo se reúnen en el estrado del juez para hablar en voz baja con él sobre temas delicados sin que nadie más los escuche.

Los jurados también aceptan un conjunto de reglas cuando son elegidos para un juicio. No pueden investigar sobre el caso. Deben evitar todas las noticias al respecto. Tampoco pueden hablar del caso fuera del tribunal y tampoco al respecto entre ellos hasta el momento de las deliberaciones, cuando se hayan presentado todas las pruebas y sea el momento de decidir si el acusado debe ser condenado. Si infringen alguna de estas reglas, pueden ser expulsados del panel y reemplazados por un jurado suplente, o se podría declarar un juicio nulo.

Así que, si han tomado en serio su deber cívico, el jurado de Trump nunca ha escuchado al candidato presidencial republicano criticar al juez Juan M. Merchan diciendo que es “totalmente conflictivo”. No saben que Trump ha sido amenazado con pena de cárcel y multado con 10.000 dólares por violar una orden mordaza que le prohíbe hablar sobre los testigos en el caso, incluido el testigo estrella de la fiscalía, Michael Cohen. No han visto las transmisiones en vivo de TikTok de Cohen. No vieron a Mike Johnson, presidente de la Cámara de Representantes, dar una conferencia de prensa afuera del tribunal esta semana, donde utilizó su posición de poder para mostrar que su partido se vuelve contra el sistema judicial al declarar ilegítimo el juicio penal de Manhattan.

Y no son conscientes de las horas de disputas legales sobre qué testigos pueden ser llamados a declarar y qué pueden decir cuando los llamen.

Trump se ha declarado inocente de 34 cargos de falsificación de documentos empresariales y niega que haya ocurrido ninguno de los encuentros sexuales. Los abogados de Trump, por ejemplo, pidieron la semana pasada al juez que declarara nulo el juicio por el testimonio de una testigo crucial, la actriz de cine para adultos Stormy Daniels, quien describió con detalles incómodos para los miembros del jurado el presunto encuentro sexual con Trump y por el cual le pagaron para mantenerse en silencio apenas unas semanas antes de las elecciones presidenciales en 2016. Los miembros del jurado vieron a Daniels en el estrado de los testigos durante 7,5 horas durante dos días.

El panel fue enviado a casa temprano el día que Daniels terminó de testificar. Y luego los abogados de Trump argumentaron con el juez que el caso debería ser desestimado por su testimonio. Discreparon con el testimonio de Daniels en el que describió una dinámica de poder entre ella y Trump, y la reacción visceral que tuvo cuando dice que vio a Trump sentado en la cama de suite de su hotel, sin nada más que sus calzoncillos y camiseta.

“Es tan perjudicial y tan increíble que un jurado escuche eso”, argumentó el abogado de Trump, Todd Blanche. Culpó a los fiscales por hacer preguntas que provocaron respuestas con detalles íntimos del presunto encuentro.

El juez Merchan se negó a desestimar el caso.

Los abogados de Trump también querían modificar una orden de silencio que le prohíbe hablar sobre los testigos en el caso. “Él necesita una oportunidad para responder al pueblo estadounidense”, argumentó Blanche.

El juez Merchan también negó esa solicitud. Y el martes un tribunal de apelaciones confirmó la orden mordaza y encontró que Trump no afirmaba que las restricciones infringieran su derecho a un juicio justo. Él argumenta que la prohibición de hablar sobre el caso podría afectar negativamente su campaña presidencial 2024.

Pero los abogados de Trump también han ganado algunas batallas. Merchan dijo que no a la solicitud de los fiscales de reproducir para los jurados una entrevista de CNN de 1999 en la que Trump habló de su familiaridad con las leyes de financiación de campañas. Y justo antes de que terminara la sesión del viernes pasado, Merchan dijo a los fiscales que deberían informar a Cohen “que el juez le pide que se abstenga de hacer más declaraciones” fuera del tribunal sobre el caso o sobre Trump.

Más acciones rutinarias también se deciden fuera de la mirada atenta del jurado. El juez y los abogados hablan sobre horarios y días libres, incluido este viernes, cuando el virtual candidato presidencial republicano asistirá a la graduación de la escuela secundaria de su hijo Barron. Y han hablado sobre posibles testigos futuros.

Merchan preguntó a Blanche, el abogado defensor de Trump, si su cliente testificaría. Blanche dijo: “No”.

“¿Aún no hay una determinación?”, aclaró Merchan, según una transcripción. “No”, respondió Blanche.

Incluso antes de que se constituyera el jurado, Merchan emitió una letanía de decisiones sobre lo que se podía presentar ante el tribunal, incluido que los fiscales tenían permitido preguntar sobre la infame cinta de “Access Hollywood” en la que Trump se jacta de agarrar los genitales de las mujeres sin su permiso, pero no pudieron reproducir la cinta. El juez estableció reglas básicas estrictas para el testimonio pericial planeado por la defensa sobre la ley de financiamiento de campañas. Y negó tres solicitudes de los abogados de Trump para retrasar el juicio.

Una vez que toda la evidencia sea presentada y ambas partes hayan concluido su presentación de evidencias, interrogatorios a testigos y declaraciones finales donde sintetizan su posición, el juez instruirá al jurado sobre cómo comenzar las deliberaciones. Sólo después de que el juicio termine formalmente quedan liberados de las reglas, lo que significa que pueden leer, ver o escuchar lo que quieran. Y, por primera vez desde que prestaron juramento, pueden hablar de un proceso que ningún otro estadounidense ha experimentado jamás: el participar para juzgar a un expresidente acusado de un delito.

Hasta entonces, Merchan les recordará cada día: “por favor, no hablen entre ustedes ni con nadie más sobre nada relacionado con el caso”.

Y el juez agrega: “Por favor, sigan manteniendo la mente abierta”.

___

Los periodistas de The Associated Press Jennifer Peltz, Michael R. Sisak, Jake Offenhartz y Alanna Durkin Richer contribuyeron a este despacho.

Anuncio