Advertisement

Eludiendo la culpa, Trump vuelve a la retórica divisoria tras tiroteo

Eludiendo la culpa, Trump vuelve a la retórica divisoria tras tiroteo
El presidente Trump habla ante una multitud desbordada en un mitin en el Aeropuerto del Sur de Illinois en Murphysboro, Illinois, el 27 de octubre. (Andrew Harnik)

"Hay una gran ira en nuestro país causada en parte por la información inexacta, incluso fraudulenta, que reportan las noticias. Los medios de fake news —el verdadero Enemigo de la Gente—, deben detener la hostilidad abierta y obvia e informar las noticias de manera precisa y justa. Eso permitirá apagar la llama", escribió Trump en Twitter.

Dos horas más tarde, el presidente envió otro tweet sobre la caravana de migrantes centroamericanos que ha logrado hacer un tema de campaña antes de las elecciones de mitad de período a principios de noviembre.

Advertisement

"Muchos miembros de pandillas y algunas personas muy malas están mezcladas en la caravana que se dirige a nuestra frontera sur. Por favor regresen, no serán admitidos en Estados Unidos a menos que pasen por el proceso legal. ¡Esta es una invasión a nuestro país y nuestros militares los están esperando!

El presidente ha condenado el envío de dispositivos potencialmente explosivos, supuestamente por un ardiente partidario de Trump, a varios demócratas y otros críticos del presidente. Y condenó el antisemitismo que parecía motivar al sospechoso acusado de matar a tiros a 11 personas en una sinagoga de Pittsburgh el 27 de octubre por la mañana.

Advertisement

Pero siguió adelante con su mitin político el sábado 27, pocas horas después del tiroteo mortal, refiriéndose a un destacado crítico judío junto con los "globalistas", una palabra que tiene una larga historia en la propaganda antisemita, e incluso publicó comentarios sobre la Serie Mundial antes de que se terminara el día.

"¡Muy interesante!", escribió Trump justo antes de la medianoche del sábado, cuando reenvió por Twitter una entrevista en video con Dinesh D'Souza, un comentarista conservador que a menudo promueve teorías de conspiración y hace meses provocó una tormenta de fuego por retuitear un hashtag antisemita. Trump perdonó a D'Souza, quien se declaró culpable de violar las leyes federales de financiamiento de campañas en 2014, a principios de 2018.

Y Trump ha continuado sus esfuerzos para retratar a una caravana de migrantes aún a mil millas de los Estados Unidos como una turba violenta organizada por los demócratas a punto de asaltar a través de la frontera. Tales caracterizaciones falsas, repetidas por muchos medios de comunicación conservadores, supuestamente influyeron en Robert Bowers, el supuesto tirador de la sinagoga. Las publicaciones en línea de Bowers expresaron su ira hacia una organización judía que ayuda a realojar a los inmigrantes y refugiados en los Estados Unidos.

Bowers describió la caravana de migrantes como una "invasión", la misma palabra que Trump usó en su tweet el 29 de octubre.

Advertisement

Los primeros comentarios de Trump sobre el tiroteo sonaron más como un comentarista de noticias, no un presidente encargado de calmar a una nación dividida y ansiosa.

"Parece que los resultados están llegando y son mucho más devastadores de lo que nadie pensó originalmente en la mañana", dijo Trump a los reporteros cuando abordó Air Force One el sábado 27 a mediodía. "Por la mañana, pensaron que era un tirador, pero tenían al tirador, o pronto lo harían. Pero los resultados son muy devastadores. Están viendo llegar los números".

David Gergen, asesor de los presidentes de ambos partidos que se remontan a la administración de Nixon, dijo que la opinión de Trump sobre su papel en tales crisis es un cambio notable.

"Es como si él fuera un espectador. Está viendo el partido en el campo", dijo.

"Donald Trump es el primero en la memoria viva que parece creer que el liderazgo se trata de llevar esas pasiones a ebullición", dijo Gergen. "Eso le ha ganado cierto apoyo con partes de nuestra política, pero mi opinión es que la mayoría de los estadounidenses prefieren la unidad sobre la desunión, la civilidad sobre la incivilidad y que esto finalmente volverá para atormentar al presidente".

Gergen señaló los esfuerzos presidenciales anteriores para unificar al país después de tragedias nacionales, como el presidente George W. Bush, que se involucró con los trabajadores de rescate en los escombros del World Trade Center después del 11 de septiembre, y el presidente Clinton reuniéndose con sobrevivientes del bombardeo de la ciudad de Oklahoma.

Trump no ha tenido muchos de esos momentos, y sus reacciones a la violencia y las tragedias han sido muy criticadas. Después del mortal enfrentamiento de 2017 entre manifestantes supremacistas blancos y antifascistas en Charlottesville, Virginia, Trump dijo que había buenas personas en "ambos lados" de las protestas. Mientras visitaba Puerto Rico, asolado por el huracán, casualmente lanzó rollos de toallas de papel a una multitud.

Once líderes judíos de Pittsburgh escribieron el domingo 28 de octubre una carta a Trump y le dijeron al presidente muy directamente que, a pesar de sus condenas por el ataque, "no es bienvenido" en su ciudad.

Advertisement

"Durante los últimos tres años, sus palabras y sus políticas han envalentonado a un creciente movimiento nacionalista blanco", decía la carta. "Usted mismo llamó malvado al asesino, pero la violencia de ayer es la culminación directa de su influencia".

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement