Advertisement

Aumenta a 56 el número de víctimas en el incendio Paradise. Se desvanecen las esperanzas de encontrar a los desaparecidos

Aumenta a 56 el número de víctimas en el incendio Paradise. Se desvanecen las esperanzas de encontrar a los desaparecidos
(Noah Berger / Associated Press)

John Digby estaba hablando por teléfono con su hijo cuando alguien llamó a su puerta en Paradise. El hombre de 78 años estaba en la cama enfermo, sin darse cuenta del infierno que se vivía en el exterior, por lo que no se levantó para atenderla.

Horas más tarde, Roman Digby volvió a llamar para ver si la salud de su padre había mejorado. Solo se escuchaba la estática en el otro extremo. Llamó a la policía, en vano.

Advertisement

El joven Digby buscó la palabra "Paradise" en Google y se enteró de que un incendio forestal había envuelto la ciudad. Se dio cuenta de que los golpes en la puerta de la casa de su padre debían haber sido de un vecino que lo urgía a evacuar.

Su peor temor se confirmó el miércoles 14 de noviembre, cuando recibió una llamada del médico forense: su padre, al igual que otras 55 personas, pereció en el incendio que comenzó hace una semana. El número de muertos de Camp Fire aumentó cuando los equipos de búsqueda recuperaron ocho cuerpos más en Paradise.

Advertisement

"Fue amado y lo extrañaremos", dijo Digby sobre su padre. "Era un hombre muy bondadoso".

Otros temen que sus seres queridos estén muertos, dijeron las autoridades, pero no lo sabrán con seguridad. Alrededor de 130 personas permanecen desaparecidas. El Sheriff del condado de Butte, Kory Honea, dijo que familiares interesados en ofrecer una muestra de ADN podrían hacerlo, eso ayudaría a los investigadores a identificar los restos.

Más de 460 personas, junto con 22 perros, participan en los esfuerzos de búsqueda.

Desde que comenzaron a recopilar los nombres de los desaparecidos, los investigadores han encontrado a más de 200 personas a salvo.
"Creo que es un número bastante positivo", dijo Honea.

Advertisement

Hasta el miércoles por la noche, el incendio forestal más letal en la historia del estado había destruido más de 10,300 estructuras y quemado 138,000 acres en el condado de Butte. Estaba controlado en un 35%, según los funcionarios del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California.

Mientras las cuadrillas fortalecían las líneas de contención alrededor del incendio, los funcionarios de salud pública estaban lidiando con otro problema en un refugio de evacuación en Chico, una ciudad cerca del Paradise.

Un brote de norovirus se confirmó en Neighborhood Church, donde se alojan unos 200 evacuados, dijo Lisa Almaguer, portavoz del Departamento de Salud Pública del Condado de Butte. Ella no sabía cuántas personas estaban enfermas, pero afirmó que ya habían sido separados del resto que estaban sanos.

Tales brotes no son "extraños" en espacios relativamente pequeños donde viven muchas personas, dijo. Los miembros del personal del refugio están trabajando para limpiar las manijas, y cualquier otro lugar donde pueda estar el virus.

En otros lugares, algunos residentes construyeron su propio centro de recursos improvisado para los desplazados. En el estacionamiento de Walmart en Chico, las personas trajeron una variedad de alimentos, incluidas enchiladas y pasteles. Un hombre hizo empanadas con una gran bandeja de carne molida. Otro sirvió minestrone casero.

Había un área para mascotas, con camas para perros y comida amontonada.

Maggie Missere, de 61 años, y su compañero, Michael Crowder, de 64, pasaron cinco días durmiendo en su camioneta en el estacionamiento de Burger King con su perro Coco.

Missere tiene problemas en el corazón y tuvo dificultades para vivir fuera del vehículo. A principios de esta semana, se dirigieron a Walmart para comprar una tienda de campaña y se reunieron con un pastor que les suministró productos donados.

Advertisement

El miércoles por la tarde, la pareja se sentó afuera de su carpa de color rojo, con tazas de café mientras Coco dormía en su cama nueva.

Por la tarde el campamento ya albergaba más de 100 personas. Muchos tenían mascotas con ellos.

"Por lo menos no pasas hambre aquí", dijo Missere.

La casa de la pareja en Magalia sigue en pie, pero no se les ha permitido regresar.

"Me siento aliviado de tener un hogar", dijo Crowder. Muchos de sus amigos no tuvieron tanta suerte.

Crowder se ha sentido abrumado por el apoyo en el campamento. La pareja gastaba la mayor parte del poco dinero que tenían a la mano antes del incendio en comida rápida cuando dormían en su vehículo.

El miércoles, un hombre se acercó y le dio a Crowder $ 60 en efectivo, haciendo que llorara.

Poco después, dos niñas de una escuela secundaria caminaron hacia la pareja, una con una bandeja de hamburguesas y la otra con los aderezos que incluían mostaza y pepinillos.

"¿Ves? Sólo vienen a ti", dijo Missere. "Es como estar en un restaurante".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement