Advertisement

Aún falta determinar la misión de las tropas que fueron trasladadas a la frontera de EE.UU. y México

Aún falta determinar la misión de las tropas que fueron trasladadas a la frontera de EE.UU. y México
Soldados estadounidenses instalan alambre de púas el lunes en la frontera con México. (JoeBeth Terriquez / EPA / Shutterstock) (Los Angeles Times)

Cuando un joven soldado en Texas le preguntó al secretario de Defensa, James N. Mattis, si se le ordenaría a su unidad que retirara las alambradas y las barreras para vehículos que habían instalado en los cruces fronterizos con México, Mattis no pudo responder.

"Buena pregunta. Te lo haremos saber", respondió Mattis, según el video del encuentro sostenido el14 de noviembre. "En este momento, la misión es ponerlos ahí".

Advertisement

Cuando otro soldado le pidió que explicara los objetivos del despliegue en la frontera, Mattis dijo: "A corto plazo, poner los obstáculos. A más largo plazo ... es algo que debe determinarse".

Los intercambios, durante una visita de Mattis y la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, a un campamento militar cerca de la ciudad fronteriza de Donna en Texas, capturaron la incertidumbre (y el tedio) que rodea la decisión previa a la elección del presidente Trump de enviar tropas a la frontera en el despliegue más grande en décadas.

Advertisement

Cerca de 6,000 marines y soldados del Ejército asisten a la Patrulla Fronteriza en Texas, Arizona y California fortaleciendo las defensas y construyendo campamentos temporales en cerca de una docena de puntos de entrada fronterizos. Alrededor de 7,000 soldados pueden ser destacados en la zona, dijeron las autoridades.

Los críticos han cuestionado la necesidad de asignar tropas en servicio activo cuando no hay una amenaza real. Numerosos oficiales militares retirados han criticado a Mattis por aprobar un despliegue que parecía apuntar más a incitar a los partidarios de Trump antes de las elecciones de mitad de período que a enfrentar a un enemigo potencial.

Durante la campaña, Trump había advertido en diferentes manifestaciones de una "invasión" por parte de una caravana de alrededor de 5,000 migrantes, principalmente de Honduras, la mayoría de los cuales todavía se encuentran a cientos de millas de la frontera con California. Trump dijo que el grupo incluía traficantes de personas y otros criminales.

Ahora Trump parece haber dejado el tema atrás. Mencionó la caravana solo una vez desde las elecciones del 6 de noviembre, y tuiteó el anuncio de un cambio de política para evitar que los inmigrantes que ingresan ilegalmente al país soliciten asilo.

Advertisement

Cerca de 400 de los migrantes fueron transportados esta semana a la ciudad fronteriza de Tijuana. Según los informes, la mayoría planea entregarse en el Puerto de Entrada de San Ysidro y solicitar asilo al gobierno de Estados Unidos.

Tres caravanas más pequeñas de migrantes centroamericanos también se están trasladando a través del sur de México, pero su destino no está claro.

Mattis no mencionó el miércoles 14 la búsqueda de asilo de los migrantes en la defensa de la operación militar.

"Estamos aquí debido a la cantidad de ilegales que dicen que van a intentar ingresar a nuestro país", dijo.

Se dirigió a Nielsen cuando se le preguntó si la amenaza de los migrantes justificaba el uso de miles de tropas. Pero le dijo a los reporteros que viajaban con él que es "una misión obviamente moral y ética apoyar a nuestros agentes de la frontera".

Hasta el 14 de noviembre, Mattis había emitido solo declaraciones concisas sobre el despliegue, negando en octubre que fuera un truco político.

"No hacemos acrobacias en este departamento, gracias", dijo.
Mattis enfatizó ante las tropas que su misión es "respaldar" a la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza. "En este momento ese es nuestro papel, y ese es nuestro único papel", recalcó.

"Los ojos del mundo en este momento —ciertamente la de todos los estadounidenses— están sobre ustedes", dijo Mattis a los soldados, agregando que son parte de una misión "no tradicional".

Advertisement

Se mostró reacio cuando los periodistas lo presionaron sobre la imparcialidad de pedir a las tropas que perdieran el Día de Acción de Gracias con sus familias después de que los funcionarios del Pentágono advirtieron durante años que sus unidades estaban sobrecargadas por años de guerra.

"Bienvenido a tu ejército", dijo. "Estás de servicio".

Hizo hincapié en la naturaleza rutinaria de la operación, señalando que los presidentes, desde tiempos de Woodrow Wilson a principios del siglo XX, habían enviado tropas a la frontera para detener las incursiones.

"La amenaza entonces era de Pancho Villa", dijo Mattis.

La instalación de alambre de púas y barreras en los puntos de cruce de la frontera se completará entre una semana y 10 días, dijo. Pero las tropas permanecerán hasta principios de diciembre y potencialmente más si el Departamento de Seguridad Nacional solicita una extensión.

Mattis se negó a proporcionar una estimación de cuánto costará la misión.

Por ley, las tropas en servicio activo no pueden conducir la aplicación de leyes domésticas, incluido el arresto o el interrogatorio de los migrantes en territorio estadounidense.

Según informes, los funcionarios del Pentágono rechazaron las solicitudes de Seguridad Nacional para autorizar a las tropas a realizar el control de multitudes y otras tareas que normalmente lleva a cabo el personal policial.

La mayoría de las tropas no estarán armadas, aunque las unidades de la policía militar llevarán armas para la protección del personal militar, dijeron las autoridades.

El teniente general Jeffrey Buchanan les dijo a Mattis y Nielsen en una sesión informativa televisada, que la región fronteriza de San Ysidro a Yuma, Arizona, está siendo supervisada por 'marines', incluida una unidad de ingeniería, y una fuerza de policía militar del Ejército. Las tropas tienen ocho puertos de entrada para cubrir, dijo.

Durante la campaña, Trump se dirigió a la caravana de migrantes en todo momento. Manifestación tras manifestación, enmarcó la elección como un referéndum sobre "la caravana, la ley y el orden y el sentido común".

"Hay gente mala en esos grupos. Hay gente de cuidado en esos grupos", dijo en un mitin del 20 de octubre en Mesa, Arizona. "Este país no los quiere".

El mismo día, Trump dijo a los reporteros que "un porcentaje bastante grande de esas personas son criminales", pero no ofreció evidencia para apoyar su afirmación.

Días antes de la elección, Trump citó el video de los migrantes lanzando piedras a las autoridades de México y sugirió que las tropas de los Estados Unidos podrían responder mortalmente si se enfrentan a personas que lanzan piedras.

"Si quieren tirar piedras a nuestro ejército, nuestro ejército se va a defender", dijo el presidente. "Les dije que lo consideraran como un rifle. Cuando lanzan piedras como lo hicieron con el ejército y la policía mexicana, yo digo que lo consideren como si fuera un rifle".

Un día después, en medio de la preocupación de que las tropas de Estados Unidos dispararan contra civiles desarmados, Trump retrocedió un poco, y dijo que "no tendrán que disparar", pero que los inmigrantes que lanzan piedras serán "arrestados".

Trump rechazó un anuncio televisivo de su campaña que se centró en temas económicos, prefiriendo transmitir un anuncio controvertido centrado en el asesino convicto de un policía que ingresó ilegalmente en el país e imágenes de la caravana de migrantes.

Advertisement

Pero el miércoles, Mattis enfatizó sus esfuerzos por aplastar los matices políticos de la operación. Los funcionarios del Pentágono inicialmente apodaron el despliegue "Operación Patriota Fiel", pero abandonaron el nombre después de la elección.

"Había dado instrucciones de que no quería que esta misión se expresara en términos políticos  si lo que estamos haciendo es poner alambre", dijo Mattis.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement