Advertisement

Con solemnidad y pompa, Washington lleva a cabo el funeral de George H.W. Bush

Former President George H.W. Bush's casket will be taken by train later this week to the city of College Station, home to Bush's presidential library at Texas A&M University, where Bush will be buried. The locomotive bears the number "4141" in honor of the 41st president.

Ha pasado más de una década desde que Washington llevó a cabo el gran y solemne ritual de despedir a un expresidente.

Ahora, la capital del país está ocupada con los elaborados preparativos para el funeral de estado, esta semana, de George H.W. Bush, el 41º presidente de la nación, que murió el viernes 30 de noviembre, a los 94 años de edad.

Advertisement

Cuatro días de observancias mostrarán una compleja interacción de política y ceremonial, sentimientos y majestuosidad, luto público y dolor privado, antes de que el fallecido presidente —quien también fue vicepresidente, legislador, jefe de la CIA, diplomático y héroe de guerra— llegue a su descanso final.

El ataúd del difunto exmandatario será transportado el 10 de diciembre desde su casa, en Houston, hasta la Base Conjunta Andrews, cerca de Washington, a bordo del avión que se conoce como Air Force One cuando el presidente está a bordo. Es probable que familiares y miembros del personal acompañen los restos.

Advertisement

El cuerpo de Bush será llevado al Capitolio de Estados Unidos, donde los miembros del Congreso organizarán una ceremonia de llegada antes de que comience el acto público, esa noche. Los restos de Bush permanecerán en la capilla ardiente de la Rotonda del edificio hasta el miércoles 12 por la mañana, cuando tendrá lugar un funeral en la Catedral Nacional de Washington.

El presidente Trump declaró el miércoles como día nacional de luto, cerró los departamentos ejecutivos y las agencias federales por el día, y dio la orden de que las banderas de Estados Unidos flameen a media asta en los edificios públicos durante 30 días.

El último funeral de estado —una ceremonia reservada para los presidentes actuales y anteriores, u otros funcionarios designados por el primer mandatario— tuvo lugar en enero de 2007, para el expresidente Ford.

Pero los estadounidenses recibieron un vívido recordatorio de los honores después de que John McCain, el veterano senador republicano de Arizona, muriera, en agosto pasado. Su emotivo servicio conmemorativo en la Catedral Nacional de Washington contuvo muchos de los ritos ceremoniales de un funeral de estado.

Advertisement

Trump, quien se había enfrentado repetidamente con McCain y se había burlado de sus años como prisionero de guerra en Vietnam, no fue invitado a ese servicio, que reunió a varios expresidentes.

El primer mandatario también se mantuvo alejado en abril, cuando quien fuera la esposa de Bush durante 73 años, la exprimera dama Barbara Bush, fue sepultada en Houston, aunque sí asistió la actual primera dama, Melania Trump.

El mandatario participará del funeral de Bush, informó la Casa Blanca, con el aparente permiso de la familia del expresidente; a pesar de los comentarios que Trump efectuó sobre Bush a lo largo de los años y la implacable burla de su hijo, Jeb Bush, durante la campaña presidencial de 2016.

Allegados a Bush señalaron que la exclusión de un presidente en funciones de una ocasión tan solemne y cargada de protocolo, como lo es un funeral de estado, no hubiera concordado con el carácter de un hombre que fue reconocido por su dignidad y amabilidad.

COLLEGE STATION, TX - DECEMBER 01: Visitors sign a guest book at the George H.W. Bush Presidential Library Center on December 1, 2018 in College Station, Texas. Bush, who died on November 30, will be buried next to his wife Barbara at the library on Thursday. (Photo by Scott Olson/Getty Images) ** OUTS - ELSENT, FPG, CM - OUTS * NM, PH, VA if sourced by CT, LA or MoD **
COLLEGE STATION, TX - DECEMBER 01: Visitors sign a guest book at the George H.W. Bush Presidential Library Center on December 1, 2018 in College Station, Texas. Bush, who died on November 30, will be buried next to his wife Barbara at the library on Thursday. (Photo by Scott Olson/Getty Images) ** OUTS - ELSENT, FPG, CM - OUTS * NM, PH, VA if sourced by CT, LA or MoD ** (Scott Olson / Getty Images)

Los funerales estatales son altamente coreografiados, pero al igual que con las exequias regulares, los parientes pueden incorporar toques personales para evocar aspectos particulares de la vida que se honra. La familia Bush decidirá quién hablará en el servicio, la música que se reproducirá y la ruta que tomará el cortejo fúnebre.

El difunto expresidente será enterrado en la biblioteca presidencial Bush, en el campus de la Universidad de Texas A&M en College Station. Allí descansará junto con su esposa y una hija, Pauline Robinson, apodada Robin, quien murió de leucemia a la edad de tres años.

Durante el domingo, continuaron los tributos para Bush, cuyo único mandato en la Oficina Oval —desde 1989 hasta 1993— coincidió con la tensa situación geopolítica del final de la Guerra Fría. Muchos de los recuerdos, sin embargo, se centraron en sus atributos personales. "Era un hombre de gran capacidad. Era un hombre de gran ternura y sensibilidad. Fue, como dijo alguien, el último caballero que hemos tenido como presidente", aseguró su amigo James A. Baker III, quien se desempeñó como su secretario de Estado, en "Face the Nation", de CBS, este fin de semana.

La ceremonia central, el funeral en la Catedral Nacional, es parte de una serie mayor de eventos que incluirán homenajes adicionales en Texas, antes del entierro.

Advertisement

Los detalles de las ceremonias de Washington todavía están en proceso, y son actualizados en un sitio web creado para conmemorar la vida del expresidente, georgehwbush.com.

A la luz del historial militar de Bush —como piloto de la Armada, fue derribado en el Pacífico en 1944— las conmemoraciones probablemente incluirán guardias de honor de los servicios armados y actuaciones de bandas militares de élite. Un grupo de trabajo militar-civil hacía los arreglos pertinentes, este domingo.

La Armada tuiteó un breve pero conmovedor adiós a Bush, el sábado 1 de diciembre: "Buenos vientos y mares de popa, señor. Nosotros seguimos a cargo".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement