Advertisement

Después del tiroteo en el bar de Thousand Oaks,  los familiares buscan a sus seres queridos

Después del tiroteo en el bar de Thousand Oaks,  los familiares buscan a sus seres queridos
Jason Coffman muestra una foto de su hijo, Cody, de 22 años (centro), a quien busca luego del tiroteo de masas en Borderline Bar & Grill (Jason Coffman). (Los Angeles Times)

Jason Coffman se despertó alrededor de la 1 de la madrugada al escuchar golpes en su puerta. El hombre pensó que era la policía

Los jóvenes habían podido huir, pero no tenían noticias de Cody. Él había ido a la barra a ordenar una ronda de tragos para todos cuando estallaron los disparos y comenzó el caos.

Advertisement

"Él no salió", afirmó Coffman, de 41 años, residente de Camarillo. "Asumimos lo peor".

Coffman confirmó que su hijo, quien estaba a punto de unirse al Ejército, no contestó su teléfono.

Advertisement

A las 3:40 a.m., el hombre llegó al Thousand Oaks Teen Center para buscarlo y denunciar su desaparición.

Unos 15 minutos después, salió del lugar. Las autoridades en el interior del centro tomaron sus datos y le pidieron que aguardara por noticias. Su siguiente parada, narró, fue el hospital.

En la madrugada del jueves 8 de noviembre, el Los Robles Regional Medical Center estaba tranquilo.

La camioneta de investigaciones en la escena del crimen del departamento del sheriff llegó el hospital justo antes de las 3 a.m. Una hora más tarde, se vio salir a un oficial, con un uniforme de guardia de honor.

Advertisement

Adam Housley, quien hasta hace seis semanas era corresponsal nacional de Fox News, llegó al centro médico alrededor de las 3:30 a.m., en busca de su sobrina. Un guardia no lo dejó pasar, alegando que el sitio estaba bloqueado.

El periodista relató que su sobrina, Alaina Housley, de 18 años y estudiante de primer año en Pepperdine, había estado en el bar con varios amigos. Su Apple Watch y su iPhone todavía mostraban su ubicación en la pista de baile. "Mi instinto me dice que está dentro del bar, muerta", afirmó. "Espero estar equivocado".

Housley relató que dos de las compañeras de Alaina saltaron a través de una ventana rota para escapar y están en un hospital con heridas importantes causadas por los vidrios. Mientras huían del bar, alguien gritó: "¡Ey! ¡Arrójense... al suelo!" Según le dijeron a Housley, creen que fue el tirador.

En lugar de ello, siguieron corriendo hacia las casas cercanas al campo de golf Los Robles Greens, donde recibieron ayuda. Las amigas de Alaina le dijeron a Housley que la habían perdido en el caos. "Ella es una chica increíble", expresó. "Sé que siempre se dicen esas cosas".

Housley, quien proviene de una familia pequeña y unida, ha estado en la escena de tiroteos de masas anteriores, como reportero.  "Simplemente no piensas que —siempre la misma estúpida frase—, no piensas que te va a ocurrir a ti", afirmó.

Housley se dirigió a la escena del crimen y llamó a la línea directa. No obtuvo mucha información.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement