Advertisement

EE.UU. y Canadá llegan a un acuerdo de última hora para concluir las conversaciones sobre el nuevo NAFTA

EE.UU. y Canadá llegan a un acuerdo de última hora para concluir las conversaciones sobre el nuevo NAFTA
El presidente Trump y el primer ministro canadiense Justin Trudeau han tenido una relación difícil desde que se reunieron a principios del verano en la Cumbre del G7 en Quebec. (Saul Loeb / AFP / Getty Images) (Getty Images)

En un avance de once horas que pudo haber salvado el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés), la administración de Trump y los principales funcionarios canadienses llegaron a un acuerdo el domingo 30 de septiembre, abriendo el camino para que Estados Unidos, Canadá y México firmen un pacto comercial renovado a fines de noviembre.

El acuerdo aún debe ser ratificado por las legislaturas de los tres países, lo que no se producirá hasta 2019. Pero al llegar a un acuerdo con Canadá después de alcanzar un acuerdo con México a fines de agosto, los negociadores alcanzaron la fecha límite la medianoche del domingo, impuesta por Estados Unidos que, de otro modo, podría haber empujado al presidente Trump hacia una ruptura del acuerdo trilateral.

Advertisement

El acuerdo entre Estados Unidos y Canadá se produjo después de las urgentes negociaciones en los últimos días y las repetidas amenazas de Trump y su negociador principal, Robert Lighthizer, de que la administración estaba preparada para dejar fuera a Canadá.

El acuerdo marca un hito en los esfuerzos de Trump por reescribir el pacto de libre comercio más importante de Estados Unidos, que prometió revisar o romper. Y puede ayudar a suavizar las críticas a su estilo de negociación autoritario y al uso excesivo de aranceles, ya que la administración ahora puede afirmar que completó con éxito la renovación de un importante acuerdo comercial.

Advertisement

"Es una gran victoria para el presidente y una validación de su estrategia en el área de comercio internacional", dijo un alto funcionario de la administración, en una reunión informativa con periodistas.

Trump ha denunciado repetidamente al NAFTA como un desastre para las industrias y los trabajadores de Estados Unidos. Los funcionarios de la administración dijeron que el nuevo acuerdo se llamará Acuerdo de EE.UU.-México-Canadá o USMCA.

Los legisladores, los intereses comerciales, los grupos laborales y otros grupos cívicos reaccionaron con cautela ante las noticias y dijeron que analizarían cuidadosamente los detalles del texto del nuevo acuerdo.

Los funcionarios de la administración dijeron que las revisiones al NAFTA incluyen cambios notables en las reglas de auto contratación, disputas entre inversores y estados y derechos laborales, así como disposiciones nuevas o actualizadas sobre comercio digital, servicios financieros y otras áreas de comercio que no fueron factores importantes cuando se firmó el pacto, el cual fue ratificado hace un cuarto de siglo bajo la administración Clinton.

Advertisement

El NAFTA entró en vigencia en 1994, y con los años eliminó los aranceles, integró las economías y aumentó el comercio entre los tres países a más de $ 1 trillón en 2017. Muchos temían que un colapso en las negociaciones causaría enormes interrupciones en las cadenas de venta y suministro.

Lighthizer, el representante comercial de EE.UU., no logró ganar concesiones en algunas áreas importantes que había buscado. Si bien Canadá dio inicio a la apertura de su mercado lácteo protegido, Ottawa rechazó otra de las principales prioridades de EE.UU. para eliminar un mecanismo existente de resolución de disputas del NAFTA que ha permitido a Canadá impugnar los derechos antidumping de EE.UU. sobre la madera y otros productos. Tampoco hubo cambios sustanciales en las normas de contratación pública, a pesar de la insistencia de Estados Unidos para volver a escribir las reglas de "Comprar estadounidense".

Los negociadores pasaron una cantidad considerable de tiempo en reglas de la industria automotriz. NAFTA requiere que el 62.5% del contenido de los autos se produzca en América del Norte para calificar para el comercio libre de aranceles. Lighthizer inicialmente buscó elevar ese umbral al 80% y establecer un nuevo requisito de que el 50% de los contenidos de los autos se obtuvieran en Estados Unidos para un tratamiento de tarifa cero. Esos movimientos estaban destinados a evitar que más fábricas se mudaran a México y aumentar la inversión y producción de automóviles en Estados Unidos.

Al final, las partes decidieron elevar la regla de origen de América del Norte para autos al 75%. Y acordaron un esquema novedoso de que el 40% a 45% del contenido de los automóviles debe ser producido por los trabajadores que ganan al menos $ 16 por hora, con lo que los funcionarios de Trump esperan trasladar más producción y empleos a EE.UU. Pero no estaba claro cómo se implementaría esa fórmula y cuándo daría frutos.

Los analistas dijeron que se necesitaban detalles importantes para garantizar que las nuevas reglas laborales negociadas serían ejecutables.

"Queda más trabajo por hacer", dijo Lori Wallach, directora de Global Trade Watch de Public Citizen. "A menos que haya normas laborales y ambientales firmes que estén sujetas a una aplicación rápida y segura, las firmas estadounidenses seguirán subcontratando empleos para pagar a los trabajadores mexicanos salarios de pobreza, deshacerse de substancias tóxicas y traer sus productos de nuevo aquí para la venta".

Los grupos empresariales de EE.UU. se sintieron cómodos al saber que Estados Unidos y Canadá cumplieron con el plazo rescatando el acuerdo trilateral.

"Los fabricantes están extremadamente alentados de que nuestro llamado a un acuerdo trilateral entre Estados Unidos, Canadá y México haya llegado a un buen término", dijo Jay Timmons, presidente de la Asociación Nacional de los fabricantes.

Advertisement

Los legisladores y otros grupos también dijeron que era demasiado pronto para estimar las ganancias potenciales del acuerdo para los trabajadores y las empresas estadounidenses.

El domingo por la noche, los funcionarios de la administración Trump informaron a los miembros clave del Congreso y se esperaba que se publicara un texto completo muy pronto.

Los funcionarios de comercio de los tres países han estado trabajando por más de un año. A principios de este verano, Lighthizer tomó un rumbo diferente al negociar por separado con México y, finalmente, forjar un acuerdo bilateral, presionó a Ottawa para que se uniera o enfrentara la posibilidad de quedar fuera. Justo antes del Día del Trabajo, Trump envió un aviso al Congreso de su intención de firmar un nuevo pacto comercial únicamente con México.

Las tácticas duras de Trump no han facilitado que los funcionarios canadienses cedan terreno.

EE.UU. y México buscaron completar las conversaciones para fines de septiembre, para cumplir con los requisitos procesales del Congreso y que pudieran firmar un pacto comercial renovado el 30 de noviembre. Esa fue una consideración política importante para México, ya que su presidente electo toma posesión de su cargo el 1de diciembre y no quería que el NAFTA lo afectara al comienzo de su mandato.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, enfrentó una presión doméstica considerable para hacer frente a Trump, que es muy impopular en Canadá. Al mismo tiempo, Trudeau no quería arriesgarse a una ruptura del pacto trilateral y el daño potencial a la economía de Canadá.

Además de sus reiteradas amenazas de retirarse del NAFTA, Trump también impuso aranceles sobre el acero y el aluminio de México y Canadá, entre otros países, para ganar influencia en las negociaciones. Los analistas tenían la esperanza de que esas presiones se eliminaran con el nuevo acuerdo, pero los funcionarios de comercio dijeron el domingo que aún no había cambios en el estado de esas tarifas.

Advertisement

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement