Anuncio
Share
EEUU

El Departamento de Seguridad Nacional convocó a cientos de inmigrantes a audiencias judiciales que no existían

DHS

Cientos de inmigrantes formaron una fila frente a la Corte de Inmigración en LA el 31 de enero luego de recibir avisos del Departamento de Seguridad Nacional, aunque en realidad no habían programado audiencias. Los funcionarios culparon al reciente cierre del gobierno. (Irfan Khan / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

La línea afuera del Tribunal de Inmigración de Los Ángeles, el jueves 31 de enero por la mañana, rodeaba el costado del edificio, se duplicaba hasta la acera de South Olive Street y casi llegaba a la siguiente cuadra.

Algunos de los que estaban en la fila habían programado audiencias en la corte. Otros simplemente pensaron que lo hicieron.

En una declaración, los funcionarios de Inmigración y Control de Aduanas atribuyeron el  gran número de personas a los retrasos en el procesamiento administrativo causados ​​por el reciente cierre del gobierno federal.

“Todas las partes apropiadas están trabajando juntas para resolver este problema en el futuro”, se lee en el comunicado.

Anuncio

En todo el país, miles de inmigrantes que recibieron avisos del Departamento de Seguridad Nacional para presentarse en la corte el jueves, se encontraron con que dichas audiencias no existían.

Los abogados de inmigración culparon a Seguridad Nacional por haber emitido citas “falsas” en la corte, y reportaron escenas caóticas similares en las cortes de Atlanta, Miami, San Francisco y Omaha.

En Los Ángeles, los guardias de seguridad estimaron que entre 800 y 1,000 personas llegaron con fechas de audiencia no válidas. Por la mañana, había guardias adicionales a la mano, conduciendo lentamente a las personas en dos filas mientras llegaban frente a las puertas de vidrio de la corte.

Algunas personas vinieron solas, con sus documentos en la mano. Las madres llevaban a sus hijos pequeños. Las familias se amontonaron en el frío, justo antes de que un aguacero constante se moviera por la región.

Anuncio

La confusión del jueves se deriva de una decisión del Tribunal Supremo en junio pasado, Pereira vs. Sessions. El tribunal dictaminó que las notificaciones de comparecencia (los documentos expedidos por las autoridades de inmigración a las personas acusadas de estar en el país de manera ilegal) deben especificar una hora, fecha y lugar para que sean válidos.

Anteriormente, las autoridades de inmigración a menudo enviaban notificaciones con la fecha “por determinar”.

No es la primera vez que se produce un desorden. En septiembre, el Dallas Morning News informó que a los inmigrantes de todo el país se les pidió que asistieran a audiencias que no estaban programadas. En algunos casos, se les dijo que llegaran a la medianoche, los fines de semana o en fechas que no existen.

ice2

Inmigrantes están fuera de la Corte de Inmigración de Los Ángeles. Muchos esperaron durante horas para audiencias que resultaron no programadas. (Irfan Khan / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

El 31 de octubre, los abogados de todo el país describieron escenas similares a las del jueves, con cientos de personas esperando afuera de los tribunales en Los Ángeles y en otros lugares para audiencias inexistentes.

Algunas de las fechas inválidas del jueves ya se habían reprogramado para fechas futuras, pero el cierre del gobierno impidió que los tribunales pudieran notificar a esas personas a tiempo, dijo la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración del Departamento de Justicia en una declaración.

EOIR, que supervisa los tribunales de inmigración, dijo que los cierres relacionados con el clima a finales de enero también impidieron los esfuerzos para preparar los casos para el jueves.

“En otros casos, EOIR no recibió la notificación de comparecer (NTA) de manera oportuna”, dijo la agencia.

Anuncio

Pero desde finales de diciembre, el DHS ha tenido acceso al sistema de programación de los tribunales. Con ese cambio, dijo la agencia, no se espera que se vuelvan a emitir fechas arbitrarias en el futuro.

Eso no fue suficiente para evitar el caos del jueves. Isabel Martínez, de 35 años, se tomó el día libre y salió de su casa en Canoga Park a las 5 a.m. para llegar a la audiencia supuestamente programada a las 8 a.m. En cambio, estuvo en línea afuera de la corte por casi una hora antes de ser escoltada a otra fila dentro de una habitación grande en el primer piso.

Martínez huyó de El Salvador en 2003. Las pandillas la habían extorsionado por dinero porque su abuela era dueña de una pequeña tienda de comestibles. Cuando no pudo pagar, los pandilleros la golpearon tanto que tuvo que volver a aprender a caminar, relató. Ella solicitó asilo en 2018, previamente sin saber que era una opción.

El personal de la corte le dio a Martínez y a los demás un aviso de “verificación de comparecencia” en la corte con un número 800 para solicitar más información sobre su próxima audiencia.

“Esto es ridículo”, dijo, saliendo de la corte. “Te hacen perder tu tiempo. Tengo un bebé recién nacido y tuve que dejarlo con alguien. Así que para llegar aquí y no tener una comparecencia, no es justo”.

David Martin, de 55 años, de Guatemala llegó tres horas antes para su audiencia programada a la 1 p.m. En el interior, los guardias de seguridad lo dirigieron al piso 15.

“La cuestión es que es posible que no tenga una comparecencia”, dijo el guardia en español. “Llamarás y te darán una nueva fecha”.

Martin llegó a California en noviembre pasado después de cruzar la frontera de Arizona con su hijo de 16 años. Él cultivaba café y maíz, pero no era suficiente para alimentar a seis niños, él y su esposa.

Anuncio

Ahora él y su hijo viven en Riverside con su sobrino. Quiere encontrar un abogado para que pueda permanecer legalmente en el país, aunque no sabe exactamente cómo. Se suponía que el jueves sería su primera audiencia en la corte después de ser liberado de la detención.

“Están dando avisos, pero no hay tribunal hoy”, le dijo un empleado, y agregó que su nuevo aviso llegará en el correo.

La abogada de inmigración, Sabrina Damast, quien tuvo una audiencia en la corte programada el jueves por la mañana, dijo que tuvo suerte y que pudo saltarse la línea con un grupo de otros abogados. Pero que algunos colegas le dijeron que se vieron obligados a esperar “con personas que no necesitaban estar allí".

Damast dijo que el impacto fue tremendo, no solo para los abogados e inmigrantes que realmente necesitaban estar en la corte. Dijo que muchas de las personas con citas falsas tenían que pedir permisos en el trabajo, buscar cuidados para sus hijos y organizar el transporte para que se les dijera que volvieran a casa y esperaran.

Aunque la corrección del sistema de programación parece prometedor, dijo Damast, el caos del jueves se pudo prevenir.

“Parece que, fundamentalmente, esto debería ser factible en la era de la tecnología del siglo XXI”, dijo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio