Anuncio
Share
EEUU

Escándalo de ingreso a universidades muestra que “el sacrificio importa menos que el dinero”, dicen fiscales

escandalo

El entrenador de vela de Stanford, John Vandemoer, llega a una corte federal de Boston para su comparecencia el 12 de marzo (Scott Eisen / Getty Images)

(Getty Images)

El escándalo de admisión a la universidad ha sacudido la confianza del país en la educación superior y ha corroborado el “temor nacional” de que el proceso pueda ser manipulado para favorecer a los ricos, escribieron los fiscales para argumentar por qué un entrenador envuelto en este caso debería ir a la cárcel.

En un memorándum de sentencia presentado el viernes, la oficina del fiscal de EE.UU en Massachusetts describió el efecto de un escándalo que descubrieron en marzo, un caso incendiario que ha involucrado a padres ricos de Silicon Valley, Hollywood y Newport, pero también ha reforzado  la creencia de que a las universidades de élite, sólo pueden ingresar las personas con mayores recursos.

Treinta y tres padres han sido acusados. Algunos por pagar el arreglo de los exámenes de ingreso de sus hijos, otros los ‘hicieron pasar’ como atletas, lo que les aseguró su admisión a prestigiosas escuelas como Yale, Stanford y Georgetown. Un puñado de ellos son sospechosos de pagar por ambos.

El caso ha “sacudido a la nación”, escribieron los fiscales en un memorándum de sentencia para el ex entrenador de vela en Stanford John Vandemoer, describiendo “miles de artículos periodísticos” publicados que mostraban el disgusto, cinismo y la ira que encuentran en la creencia de que se pueden comprar las escuelas más venerables del país tan fácilmente como se describe en los documentos judiciales.

Anuncio

El escándalo, dijeron los fiscales, “confirma, para muchos, lo peor de lo que habían sospechado durante largo tiempo: que el trabajo duro y el sacrificio son menos importantes que el acceso que compra el dinero”.

Vandemoer admitió haber aceptado $610.000 en sobornos del asesor educativo de Newport Beach, William “Rick” Singer, el cerebro reconocido del plan. Vandemoer se declaró culpable de conspiración de extorsión en marzo.

Los fiscales solicitaron que Vandemoer sea sentenciado la próxima semana a 13 meses de prisión, considerablemente menos que en su acuerdo de culpabilidad, en el que dijeron que recomendarían un rango de sentencia de 33 a 41 meses.

Pero Vandemoer, dijeron en el memorándum presentado el viernes, “ha llevado una vida respetuosa de la ley, no se benefició directamente de sus delitos, aceptó rápidamente la responsabilidad por ellos, parece realmente arrepentido y es poco probable que vuelva a delinquir”.

Anuncio

Los abogados de Vandemoer dicen que “falló en una ocasión en cumplir con las altas expectativas que se impuso” y que debería recibir sólo libertad condicional.

“Señor. Vandemoer no se guardó ni un centavo”, escribieron.

Los sobornos de Singer no fueron para el propio Vandemoer, reconocieron los fiscales, sino para el programa de vela de Stanford. Sin embargo, sostienen que se benefició al recargar las arcas de su esquema: los fondos “mejoraron su propio estatus dentro de la universidad”, escribieron, “le dieron más dinero para usar en la asignatura de vela que implementó y lo impulsaron en su carrera”.

Vandemoer será sentenciado en Boston el 12 de junio.

La presentación de la corte del viernes arrojó nueva luz sobre su acuerdo con Singer, que produjo la suma más sorprendente del escándalo hasta el momento: un pago de $6.5 millones que Singer recibió de una familia china después de que su hija fuera admitida en Stanford.

Vandemoer conoció a Singer en 2016, cuando el consultor de admisiones a la universidad de Newport Beach le pidió que designara al hijo de un cliente como recluta del programa de vela, dijeron los fiscales en la nota de la sentencia. El memo no menciona el nombre de la solicitante, sólo la describe como “Estudiante A” y de nacionalidad china, pero el Times la identificó anteriormente como Yusi Zhao.

Singer elaboró un perfil falso para Zhao y “aclaró" a Vandemoer que su familia otorgaría sueldos a los entrenadores de vela, y que él actuaría como “aval” de la transacción, dice el memorándum.

Sin embargo, el esquema se inició demasiado tarde en la temporada de reclutamiento para que Zhao fuera admitida como atleta, de acuerdo con el memorándum. Zhao llegó a Stanford a través del proceso de una solicitud regular varios meses después, dice.

Anuncio

Después de que fue admitida, su familia le pagó a Singer $6.5 millones. Singer luego realizó un pago de $500.000 al programa de vela de Stanford.

El abogado de Zhao ha negado que el pago de $6.5 millones constituyera un soborno. Ningún miembro de la familia Zhao ha sido acusado en la investigación. Yusi Zhao ha sido expulsada de Stanford.

Singer pagó al programa de Vandemoer $110.000 adicionales en 2018; a cambio, el entrenador designó al hijo del cliente de Singer como navegante. El solicitante, sin embargo, optó por asistir a la Universidad de Brown, dice la nota.

Más tarde ese año, Vandemoer conspiró nuevamente con Singer para hacer pasar a la hija de un cliente como deportista destacada, y dijo a Stanford que “ella era una atleta en otros deportes y que adoptó la especialidad en vela más tarde”, según el memo.

La joven vivía en Las Vegas y no navegaba de manera competitiva, dijeron los fiscales, pero Vandemoer dijo a Stanford que “se trasladaba a Newport Beach para navegar” y que “tiene el potencial para ser parte del equipo”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio