Share
EEUU

El fervor por las proteínas vegetales convierte a un pequeño guisante en la cosecha más buscada de EE.UU

guisantes1

Guisantes en el mercado de agricultores de Mar Vista (David Karp / David Karp).

(Los Angeles Times)

Parecería que sólo hay malas noticias para la zona agrícola de Estados Unidos. Los precios de la soja descendieron; el maíz también está muy por debajo de sus máximos, al igual que el trigo. Además está la guerra comercial con China, que le ha costado a los agricultores el acceso a uno de sus mercados más grandes, y las lluvias de primavera sin fin, que inundaron los campos.

Sin embargo, también hay algo positivo: el guisante. Durante mucho tiempo olvidado por la mayoría de los agricultores -que en gran parte lo plantaban para colaborar con las rotaciones de los cultivos- la pequeña leguminosa se ha visto repentinamente arrastrada al fervor por las proteínas alternativas, alimentado por marcas como Beyond Meat Inc. e Impossible Burger.

Los precios se están moviendo al alza, alentados también por la creciente demanda de los fabricantes de alimentos para mascotas, y los productores en EE.UU y Canadá se apresuran ahora a poner más guisantes en la tierra. Incluso lo hacen aquellos que se sienten algo desilusionados por el movimiento vegetariano que impulsa la demanda, como Tony Fast. El objetivo de Beyond Meat, de ayudar a los humanos a descartar el consumo de carne, “no me interesa en absoluto”, afirma Fast. “Soy un tipo tradicional, me gusta la carne y estoy a favor de los ganaderos”.

Pero ante la demanda plana de los cultivos que ha sembrado por años -la alfalfa, para su uso en la alimentación del ganado, y el trigo- Fast pasó a los guisantes como un posible mercado en crecimiento. En su granja, ubicada al noreste de Montana, el estado con la mayor producción de arvejas en el país, aumentó sus plantaciones de leguminosas en aproximadamente un 20% para totalizar 1.800 acres en esta temporada. El próximo año, podría sembrar hasta 2.000 acres.

Anuncio

“Al principio no lo veíamos como un generador de dinero, sólo hacía que la granja fuera más sostenible”, reconoció Fast, por teléfono. Pero eso está cambiando ahora, cuando sus guisantes llegan a cerca de $5 por bushel, en comparación con los $2.80 de hace unos años, que era aproximadamente un precio para salir hecho. “Me gusta que haya nuevos mercados para los guisantes”.

Parte del entusiasmo se debe a la imposición de aranceles de India, que aplastaron el mercado. Los precios de los guisantes no son tan transparentes como, por ejemplo, el maíz, donde los mercados de futuros establecen un punto de referencia global, y muchos productores informan que no ganaban mucho dinero con la leguminosa. Aún así, lo mismo ocurrió con muchos cultivos básicos, donde el exceso de oferta obligó a los productores a buscar alternativas.

Así que ahora, les gusten o no las hamburguesas veganas, los agricultores estadounidenses están impulsando las plantaciones. Según datos del gobierno, los productores en Canadá y Estados Unidos sembrarán aproximadamente un 20% más de guisantes este año. Eso ocurre incluso cuando los agricultores de Estados Unidos recortan acres para cultivos principales, como maíz, soya y trigo, en aproximadamente un 3%.

Las empresas que fabrican a base de plantas han existido durante décadas, pero los productos estaban dirigidos a veganos y vegetarianos, un mercado pequeño, según Greg Wank, líder en alimentos y bebidas en la firma de consultoría y contabilidad Anchin, Block & Anchin LLP, con sede en Nueva York. Ahora que incluso los consumidores de carne intentan obtener más proteínas de fuentes alternativas, la demanda está despegando, lo cual subraya el estrepitoso debut de Beyond Meat. Las acciones subieron un 500% desde que comenzaron a cotizar en la bolsa, en mayo.

Anuncio

“Es el lugar correcto y el momento adecuado”, afirmó Wank.

Sin duda, el mercado de los cultivos de arvejas no es en modo alguno tan importante como el de proteína vegetal. Las tarifas de India han estado vigentes por más de un año en medio de una saturación global que pone un límite en los precios. También es una pequeña parte de la agricultura estadounidense, en comparación con sembradíos gigantescos, como el maíz o la soya. Pero las tensiones comerciales también obligaron a desarrollar más capacidad de procesamiento en América del Norte.

beyond

Una hamburguesa Beyond Burger, en BurgerFi (Michael Mayo / TNS).

(TNS)

En Saskatchewan, el cineasta James Cameron anunció una inversión en la planta de procesamiento -con sede en Vanscoy- de Verdient Foods, con la que también se asoció el fabricante de ingredientes estadounidense Ingredion Inc. En Manitoba, la empresa de nutrición con sede en Francia Roquette está construyendo una planta de proteínas de guisantes que se inaugurará el próximo año. La compañía ya opera una planta de proteínas de arvejas en Vic-sur-Aisne, Francia, y tiene un acuerdo de suministro con Beyond Meat para este año.

En tanto, la lluvia incesante en EE.UU significa que no todos los agricultores podrán obtener guisantes de sus suelos, incluso si así lo deseaban.

Jordan Carlson, de 35 años, cultiva 3.500 acres junto con su padre cerca de Gothenburg, Nebraska. No plantó guisantes por primera vez en una década debido a los diluvios, y predice que podría haber una escasez local.

Incluso con las tasas de India, “la demanda de productos alimenticios es bastante alta, y eso impide que el precio se hunda por completo”, explicó.

Algunos agricultores están listos para dar la bienvenida a los cambios que marcan el comienzo de ese crecimiento en la demanda. Incluso el secretario de Agricultura del país, Sonny Perdue, un consumidor de carne declarado, sucumbió al atractivo de una hamburguesa vegana en una visita reciente que realizó a la sede de Impossible Foods Inc., donde dijo que el producto clásico de la empresa sabe “muy bien”.

Anuncio

“Estoy entusiasmado con cosas como Beyond Meat e Impossible Burger, que usan proteínas de guisantes en sus hamburguesas. Es increíble”, expresó Paul Kanning, quien cultiva arvejas amarillas comestibles en Flaxville, Montana. Aunque no aumentó la superficie de suelo destinada a las arvejas esta temporada, Kanning adelantó que si el interés del consumidor es fuerte, lo considerará para el próximo año. “La demanda únicamente aumentará, creo, y veremos un incremento en la producción en varias áreas de Estados Unidos”, aseveró.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio