Advertisement

El plan Trump obligaría a los solicitantes de asilo a esperar en México mientras se procesan sus casos

El plan Trump obligaría a los solicitantes de asilo a esperar en México mientras se procesan sus casos
TIJUANA, MEXICO - NOVEMBER 21: A Honduran mother stands with her sons at a temporary shelter for members of the 'migrant caravan', located within sight of the U.S.-Mexico border barrier, on November 21, 2018 in Tijuana, Mexico. Parts of the migrant caravan have been arriving to Tijuana from Mexicali after traveling for more than a month through Central America and Mexico to reach the U.S. border. A US federal judge has temporarily blocked President Trump's order which attempted to deny migrants the possibility of asylum if they cross the border illegally. (Photo by Mario Tama/Getty Images) ** OUTS - ELSENT, FPG, CM - OUTS * NM, PH, VA if sourced by CT, LA or MoD ** (Mario Tama / Getty Images)
Los centroamericanos que llegan a los cruces fronterizos de EE.UU. en buscan asilo en los EE.UU., tendrán que esperar en México mientras sus peticiones se procesan bajo nuevas medidas que la administración de Trump está lista para implementar, de acuerdo con los documentos de planificación interna y tres funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional que están familiarizados con la iniciativa.
 
De acuerdo con las notas de Seguridad Nacional obtenidas el 21 de noviembre por el Washington Post, los solicitantes de asilo de Centroamérica que no puedan establecer un "temor razonable" a la persecución en México no podrán ingresar a Estados Unidos y se les entregará en la frontera.
 
El plan, llamado "Permanecer en México", equivale a una ruptura importante con los procedimientos actuales, que generalmente permiten que aquellos que sienten temor de regresar a sus países de origen eviten la deportación inmediata y permanezcan en los Estados Unidos hasta que puedan obtener una audiencia con un juez de inmigración. A Trump no le gusta ese sistema, y lo ha calificado como "captura y liberación", y se ha comprometido a ponerle fin.
 
Entre los miles de migrantes centroamericanos que viajan en caravana por todo México, muchos esperan solicitar asilo debido a amenazas de violencia de pandillas u otra persecución en sus países de origen. Esperaban poder permanecer en Estados Unidos mientras sus reclamaciones se procesan a través del tribunal de inmigración. Las nuevas reglas interrumpirían esos planes y las esperanzas de otros centroamericanos que buscan asilo en Estados Unidos cada año.
 
Trump sigue furioso por la caravana y los contratiempos legales que su administración ha sufrido en una corte federal, exigiendo ideas de línea dura por parte de los asesores. El asesor principal Stephen Miller ha presionado para implementar el plan Remain en México de manera inmediata, aunque otros funcionarios superiores han expresado su preocupación sobre la implementación en medio de negociaciones delicadas con el gobierno mexicano, según dos funcionarios de Seguridad Nacional y un asesor de la Casa Blanca con conocimiento del plan que se discutió en la Casa Blanca el martes 20 de noviembre, dijeron personas familiarizadas con el asunto.
 
La Casa Blanca no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.
 
De acuerdo con el nuevo plan de la administración, si un migrante no teme específicamente la persecución en México, ahí es donde se quedará. El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos está enviando equipos de oficiales de asilo de las oficinas de campo en San Francisco, Washington y Los Ángeles a los puertos de entrada en el área de San Diego para implementar los nuevos procedimientos, según un funcionario de la agencia.
 
Para Estados Unidos, los solicitantes de asilo deberían cumplir con una norma relativamente más alta en el procedimiento de selección para establecer que sus temores de estar en México son suficientes para requerir una admisión inmediata, dicen los documentos.
 
"Si tiene un temor razonable de permanecer en México, se le permitirá permanecer en Estados Unidos mientras espera su audiencia ante un juez de inmigración". Los oficiales de asilo ahora informarán de los cambios a los que lleguen en busca de refugio humanitario, de acuerdo con los memorándum de Seguridad Nacional. "Si no tiene un temor razonable de permanecer en México, permanecerá en México".
 
Las ciudades fronterizas mexicanas se encuentran entre las más violentas del país, ya que los carteles de la droga luchan por el acceso a las rutas de contrabando hacia Estados Unidos. 
 
En el estado de Baja California, que incluye a Tijuana, el Departamento de Estado advierte que "la actividad criminal y la violencia, incluido el homicidio, siguen siendo una preocupación primordial en todo el estado".
 
Las nuevas reglas entran en vigencia el 23 de noviembre, según dos funcionarios de Seguridad Nacional que estén familiarizados con los planes.
 
Katie Waldman, una portavoz de Seguridad Nacional, emitió un comunicado el miércoles 21 por la noche diciendo que no había planes inmediatos para implementar estas nuevas medidas.
"El presidente ha dejado en claro que cada opción legal está sobre la mesa para asegurar a nuestra nación y lidiar con la inundación de inmigrantes ilegales en nuestras fronteras", dice la declaración.
 
"El DHS no está implementando un nuevo programa de cumplimiento esta semana. Informar sobre políticas que no existen crea incertidumbre y confusión en nuestras fronteras y tiene un impacto negativo en el mundo real. Nos aseguraremos, como siempre, de que cualquier nuevo programa o política cumplá con las obligaciones humanitarias, defender nuestra seguridad y soberanía nacional, y se implemente con aviso al público y bien coordinado con todas las áreas involucradas".
 
Un funcionario mexicano, hablando bajo condición de anonimato, dijo que la actual ley de inmigración mexicana no permite que las personas que buscan asilo en otro país permanezcan en México.
 
El 1 de diciembre prestará juramento un nuevo presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y tampoco está claro si se consultó a su equipo de transición sobre los nuevos procedimientos de asilo.
 
La posibilidad de que miles de solicitantes de asilo con destino a Estados Unidos tengan que esperar en México durante meses, incluso años, podría generar una carga financiera importante para el gobierno, especialmente si los migrantes permanecen en campamentos y refugios a largo plazo.
 
Actualmente hay 6,000 migrantes en el área de Tijuana, muchos de ellos acampados en un campo de béisbol a lo largo de la frontera, buscando ingresar a los Estados Unidos. Varios miles más se dirigen a la ciudad como parte de grupos de caravanas, según estimaciones de Seguridad Nacional.
 
Los funcionarios de la frontera de Estados Unidos han permitido que entre 60 y 100 solicitantes de asilo se acerquen al puerto de entrada de San Ysidro cada día para su procesamiento.
 
A mediados de noviembre, BuzzFeed informó que funcionarios estadounidenses y mexicanos estaban discutiendo un plan de este tipo.
 
México también parece estar tomando una actitud menos permisiva hacia las nuevas caravanas de migrantes que ahora ingresan al país.
 
Las autoridades detuvieron a más de 200 personas, y a casi todas las caravanas que recientemente cruzaron la frontera sur de México en su camino hacia Estados Unidos. Este es al menos el cuarto grupo de migrantes en tamaño, que cruza a México e intentan caminar hasta la frontera de Estados Unidos. 
 
La gran mayoría de los migrantes eran de El Salvador, según el Instituto Nacional de Inmigración de México.
 
Después de que la primera caravana de este otoño ingresara a México, la administración del presidente Enrique Peña Nieto ofreció a los migrantes la oportunidad de vivir y trabajar en México mientras permanecieran en los estados del sur de Chiapas y Oaxaca. La mayoría optó por no aceptar este acuerdo, ya que querían viajar a los Estados Unidos.
Para leer esta nota en inglés, haga clc aquí.
Advertisement
Advertisement