Advertisement

Enseñar evolución todavía es difícil en demasiadas escuelas públicas

Enseñar evolución todavía es difícil en demasiadas escuelas públicas
Los estudiantes de Liberty High School escuchan una conferencia sobre la evolución en Liberty, Missouri, el 15 de marzo de 2006 (Don Ipock / Los Angeles Times). (Los Angeles Times)

Burwell vs. Hobby Lobby, Masterpiece Cakeshop vs. Comisión de Derechos Civiles de Colorado, Obergefell vs. Hodges. Los casos de la Corte Suprema relacionados con el papel de las creencias religiosas en la vida cívica han aparecido reiteradas veces en los titulares durante los últimos años. Tales conflictos, por supuesto, no son nuevos.

A mediados de noviembre se cumplió el 50 aniversario del fallo de la Corte Suprema en la causa Epperson vs. Arkansas, que anuló la prohibición estatal de enseñar evolución en las escuelas públicas.

Advertisement

El caso Tennessee vs. Scopes (conocido en inglés como The monkey trial) es quizás más famoso. Pero el profesor John T. Scopes lo perdió en 1925, y en 1928, Arkansas —siguiendo el ejemplo de Tennessee— promulgó su propia prohibición de enseñar evolución. Pasaron 40 largos años antes de que la Corte Suprema de Estados Unidos validara finalmente la demanda de una maestra, Susan Epperson de Arkansas, para que los estudiantes recibieran una educación científica completa y precisa, que incluyera la evolución.

Sin embargo, el fallo de Epperson no puso fin a la interferencia con la enseñanza de la evolución. A lo largo de los años hubo una serie de esfuerzos para exigir que la enseñanza de la evolución estuviera "equilibrada" con alternativas preparadas para parecer científicas: primero la creación bíblica, luego la ciencia de la creación y finalmente el diseño inteligente. Cada una, a su vez, no logró aprobar la aprobación de índole constitucional. La situación legal es clara: el gobierno no puede prohibir la enseñanza de la evolución ni puede exigir que los maestros enturbien su enseñanza con alternativas no científicas.

Advertisement

Los cielos saben que la ciencia también está decidida. Ningún científico creíble duda de que la evolución es el núcleo teórico y práctico de la biología, y más evidencia emerge de una amplia variedad de campos de investigación cada año. Afirmar que la evolución sigue siendo una pregunta abierta, que es tan científicamente absurdo como sugerir que el jurado aún está deliberando sobre si la materia está hecha de átomos.

Y, sin embargo, enseñar evolución sigue siendo un reto en muchas comunidades en Estados Unidos. La oposición surge porque muchos creen erróneamente que aceptar la evolución es incompatible con su fe religiosa. Este punto de vista está muy extendido: en una rigurosa encuesta nacional publicada en 2008, más del 20% de los profesores de biología de escuelas secundarias públicas reportaron haber experimentado presión para minimizar el tema.

Las batallas públicas sobre la enseñanza de la evolución todavía estallan casi todos los años a nivel estatal. En Arizona, la superintendente saliente de instrucción pública, Diane Douglas, en 2017 abogó por la enseñanza de diseño inteligente junto con evolución en las aulas de ciencias de las escuelas públicas. Luego le pidió a un creacionista que ayudara a revisar los estándares estatales de educación científica. Sin embargo, fueron medidas impopulares. Douglas no superó las primarias cuando se presentó para su reelección, en 2018. En todo el país, las legislaturas estatales consideran de manera rutinaria medidas destinadas a socavar la evolución de la educación. Kentucky, Louisiana, Mississippi y Tennessee tienen normas contra la evolución.

Con la evolución aún como una cuestión de controversia política, es comprensible que un maestro que quiera cubrirla de manera directa pueda sentir cierta inquietud, o que un docente que se incline a omitir el tema se sienta justificado. De hecho, alrededor del 60% de los maestros encuestados reportaron haber minimizado la evolución, cubrirla de forma incompleta o ignorarla por completo.

Advertisement

Por lo tanto, no es suficiente incluir el tema en los estándares estatales de ciencia, libros de texto y planes de estudio locales. Para asegurar que los alumnos aprendan al respecto, primero necesitamos maestros que tengan un conocimiento sólido de la biología evolutiva. Es preocupante que sólo la mitad, aproximadamente, de los docentes de biología de preparatoria encuestados tengan una licenciatura en biología, y que únicamente alrededor del 40% haya tomado un curso específico sobre evolución. Muchos estados están incentivando a los profesores de ciencias para que obtengan certificaciones más rigurosas, pero llevará tiempo deshacer décadas, incluso generaciones, de evitar el tema.

Los profesores de ciencias también necesitan saber cómo manejar temas que, en el mejor de los casos, son incomprendidos y, en el peor, profundamente desconfiados por un segmento de su comunidad. Cuando se trata de gestionar conflictos en el aula, prácticamente ninguno de ellos está preparado explícitamente. Tal preparación no es imposible; se están desarrollando, refinando y empleando estrategias exitosas. Por ejemplo, al enseñar evolución, proporcionar instrucción explícita sobre la naturaleza de la ciencia es extremadamente efectivo; ayuda a los alumnos a reconocer que la ciencia y la fe religiosa son formas diferentes, pero no excluyentes, de entender el mundo.

De manera alentadora, las actitudes de los estadounidenses están cambiando de una manera esperanzadora hacia una menor resistencia a la enseñanza de la evolución. En 2015, el Pew Research Center informó que mientras que el 37% de los mayores de 65 años pensaban que Dios creó a los humanos en su forma actual en los últimos 10,000 años, sólo el 21% de los encuestados entre las edades de 18 y 29 años estuvieron de acuerdo.

Los intentos de Epperson en 1968 fueron heroicos: arriesgó su trabajo, su reputación y, potencialmente, su seguridad para defender la enseñanza de la evolución. Muchos profesores de ciencias dedicados están dispuestos a trabajar para mejorar la educación al respecto, pero necesitan el apoyo de todos los que valoramos la integridad de la educación científica, para crear un mundo en el cual enseñar evolución ya no requiera de actos heroicos.

Ann Reid es directora ejecutiva del National Center for Science Education.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement