Advertisement

Sube  a 63 el número de muertos por el incendio Camp. Hay 1.000 desaparecidos

Sube  a 63 el número de muertos por el incendio Camp. Hay 1.000 desaparecidos

Michael John Ramírez recupera el brazalete de su esposa, que no se derritió en el fuego y que recupero entre los escombros de su casa destruida después de que el incendio Camp se propagara en Paradise, California (Marcus Yam / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

La cifra de muertos por el devastador incendio de Camp, en el norte de California, aumentó a 63 el jueves 15 de noviembre, mientras que el número de personas reportadas como desaparecidas aumentó dramáticamente a 631, dijeron las autoridades.

El Sheriff del condado de Butte, Kory Honea, dijo a los reporteros que los equipos de búsqueda recuperaron siete cuerpos más en el área: tres en Magalia, tres en Paradise y uno en Concow.

Advertisement

La Patrulla de Caminos de California dijo que un oficial encontró un cadáver dentro de un auto carbonizado volcado cerca de Paradise, pero no estaba claro si esa muerte se contabilizó en el número de víctimas.

La cantidad de personas desaparecidas aumentó a 631, después de que las autoridades revisaron llamadas al 911 adicionales y otros informes generados en el pico de la caótica evacuación. Honea dijo que el número puede incluir algunas personas que se cuentan dos veces u otras que pueden no saber que fueron reportadas como desaparecidas.

Advertisement

El número de víctimas se anunció cuando el presidente Trump dio a conocer planes para visitar California para reunirse con personas afectadas por los incendios forestales en lo que marcaría su segundo viaje como presidente al estado más poblado de la nación.

El incendio de Camp, con mucho, es el peor incendio forestal en la historia de California. El jueves por la noche, el incendio había destruido 141,000 acres y 11,862 estructuras, destruyendo una ciudad entera en cuestión de horas. Los funcionarios dijeron que podría llevar semanas completar la búsqueda de víctimas. Miles de sobrevivientes están ahora sin hogar y viviendo en refugios y ciudades de tiendas de campaña.

Las órdenes de evacuación obligatorias se levantaron en algunas áreas y se redujeron a advertencias ya que los equipos de bomberos lograron contener el fuego en un 40 %.

"Lo que eso significa es que, si las condiciones cambian y el fuego comienza a amenazar esa área, tienes que estar listo para irte", dijo Honea.

Advertisement

El incendio también está causando un importante problema de salud pública, ya que el humo se esparció a enormes franjas del norte de California, incluyendo Sacramento y el Área de la Bahía. Docenas de escuelas cancelaron las clases, ya que las autoridades instaron a los residentes a permanecer en lugares cerrados.

En una reunión municipal en Chico el jueves por la noche, Denise Davis se presentó para volver a conectarse con su comunidad. Allí, la residente de Paradise, de 53 años de edad, vio a una vecina a la que vio por última vez en un camino con el perro de otra persona durante las evacuaciones.

Esta comunidad, dijo ella, es la razón por la que estamos regresando.

"Es por eso que vamos a reconstruir", dijo.

Jim Broshears, coordinador del centro de operaciones de emergencia de la ciudad, dijo a la audiencia de más de 100 personas que la ciudad se reconstruirá.

"Estamos decididos a comenzar a reconstruir la comunidad, desde usted, hacia arriba", dijo. "Tú eres el fundamento de la comunidad".

Pero Mark Brown, el subcomandante de incidentes para el incendio, indicó que la magnitud de la devastación no se parecía a nada que hubiera visto antes.

"Está en la escala de una magnitud sin precedentes", señaló Brown.

Advertisement

En el sur de California, los oficiales de bomberos se mostraron optimistas el jueves porque el mejor clima podría ayudarlos a obtener una ventaja contra el devastador incendio de Woolsey. El incendio ha quemado 98,362 acres y se cobró tres vidas en los condados de Los Ángeles y Ventura desde que estalló. Más de 500 estructuras han sido destruidas.

Los bomberos detuvieron la expansión del incendio y aumentaron la contención al 62% el jueves por la noche. Los avances se produjeron cuando los vientos que azotaron la región durante tres días finalmente disminuyeron, lo que fue positivo para los bomberos.

"Creo que todos esperamos que hoy sea un punto de inflexión en esta lucha", dijo el portavoz del Departamento de Bosques y Protección contra Incendios de California, Chris Anthony. "Pero no estamos reduciendo el paso. Este es un gran incendio".

Las autoridades instan a los residentes a mantenerse cautelosos a medida que se acerca la temporada de lluvias y a prepararse para posibles flujos de lodo en áreas quemadas. La lluvia podría llegar al área de Los Ángeles a fines de la próxima semana, de acuerdo con los pronósticos meteorológicos extendidos. Pero los meteorólogos del Servicio Meteorológico Nacional dijeron que es demasiado pronto para saber cuánta lluvia se espera.

Las autoridades dijeron a los residentes de Malibu que el equipo de respuesta de emergencia de la cuenca hidrográfica de Cal Fire estaría inspeccionando las áreas con mayor riesgo de flujo de lodo en caso de tormenta.

El jueves, el gobernador Jerry Brown recorrió las zonas arrasadas por los incendios de Hill y Woolsey. Luego se reunió con el secretario de Interior de Estados Unidos, Ryan Zinke, y funcionarios de bomberos del estado en Camarillo. Zinke y Brown recorrieron la escena del incendio del campamento que devastó Paradise, en el norte de California.

En una conferencia de prensa, Zinke y Brown se comprometieron a trabajar juntos para ayudar a los que se están recuperando del incendio del estado.

"Esta es mi cuarta vez en California", dijo Zinke. "Y cada vez que vuelvo, digo que este es el peor incendio que he visto. El de ayer es el peor incendio que he visto".

"Paradise, desafortunadamente, probablemente no será la misma ciudad", agregó.

A la luz de los incendios a gran escala que han devastado las comunidades de California en los últimos años, Brown enfatizó la importancia de diseñar ciudades más seguras para mitigar los efectos del cambio climático.

"Hay incendios, y habrá más incendios", dijo Brown. "California es un estado rico, pero tenemos que tomar precauciones inteligentes con la forma en que diseñamos nuestras ciudades".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement