Advertisement

Incendios de California: la administración de Trump ahora culpa a los "ambientalistas radicales" por la devastación

Incendios de California: la administración de Trump ahora culpa a los "ambientalistas radicales" por la devastación
El secretario del Interior de los Estados Unidos, Ryan Zinke, observa los daños en la Escuela Primaria Paradise. (Carolyn Cole / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

La batalla política entre el gobierno de Trump y California por la culpa de los devastadores incendios forestales que mataron a decenas y dejaron a casi 1,000 desaparecidos continuó el lunes 19 de noviembre.

El secretario del Interior de los Estados Unidos, Ryan Zinke, culpó por los incendios del estado a los "ecologistas radicales" que, según él, impidieron la gestión forestal.

Advertisement

Sus comentarios se producen días después de que él y el presidente Trump recorrieran la devastación desde Paradise hasta Malibú, y ambos prometieron ayudar a California a recuperarse del desastre.

En una entrevista con Breitbart News, Zinke dijo que estaba de acuerdo con los comentarios de Trump acerca de que los incendios eran el resultado de una mala gestión forestal, y repetidamente dijo que los ambientalistas radicales eran responsables de la destrucción causada por los incendios.

Advertisement

"No es hora de señalar con el dedo", dijo Zinke. "Sabemos el problema. Han sido años de abandono y, en muchos casos, estos ambientalistas radicales han querido que la naturaleza siga su curso ...".

Dijo que el daño que vio durante su visita a California era diferente a todo lo que había visto antes.

Trump había amenazado con retirar los fondos federales de California, culpando erróneamente al pobre manejo de los bosques.

Los expertos están de acuerdo en que los bosques sin podar en California representan una amenaza mayor de incendios forestales, especialmente en algunas partes de la Sierra Nevada. Pero a pesar de que Paradise está cerca de los bosques, el fuego de Camp azotado por el viento, atravesó las áreas que se quemaron en 2008 y no fue alimentado por madera pesada.

Advertisement

Comenzó como un fuego de vegetación. "Cuando llegó al área incorporada, que es definitivamente mucho más urbana", dijo Jonathan Pangburn, un analista de comportamiento de incendios del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California, "se convirtió en un fuego de edificio a edificio ... no fue un fuego de árboles en el área de Paradise".

El incendio de Woolsey, que quemó áreas suburbanas de Oak Park a Malibú, no estaba cerca de ningún bosque. Destruyó 1,500 estructuras y dejó tres muertos.

Durante el fin de semana de su gira por California, Trump adoptó un tono más conciliatorio.

El presidente caminó junto con el gobernador Jerry Brown y el gobernador electo Gavin Newsom durante su recorrido por las áreas afectadas por los incendios, a pesar de criticar enérgicamente a Brown sobre el cambio climático y las regulaciones ambientales.

"Conozco a Jerry desde hace mucho tiempo, pero creo que hoy nos hemos acercado más de lo que lo hemos hecho en los últimos 20 años", dijo Trump durante su visita. "Ambos queremos llegar a la conclusión correcta. Y la conclusión correcta es que tenemos que detener estos incendios forestales".

El presidente también citó a Finlandia como ejemplo de un país con un buen manejo forestal, diciendo que se enfoca "en rastrillar y limpiar. No tienen ningún problema".

Los expertos notaron rápidamente que los incendios en Finlandia son muy diferentes de los incendios en California.

Una ola de calor este verano causó enormes incendios forestales en toda Europa, incluida Finlandia. Los incendios arrasaron las zonas boscosas de Laponia, una remota provincia del norte cerca de la frontera de Finlandia con Rusia, lo que obligó a evacuar las casas de verano.

Advertisement

Pero hay una gran diferencia: las precipitaciones desde mayo en Jarbo Gap en el condado de Butte, cerca de donde comenzó el incendio de Camp, fueron de 0.7 pulgadas. Las precipitaciones de mayo a noviembre en Rovaniemi, la capital de Laponia: 15.76 pulgadas.

Finlandia y California también difieren mucho en sus vientos, dijo el meteorólogo Geoff Fox en Irvine. Los vientos de Santa Ana en California son secos, desecan la vegetación mientras azotan los cañones y pasan a gran velocidad. No existen en el país relativamente llano de Finlandia, dijo Fox.

Zinke dijo en su entrevista que Trump tenía razón.

"Usted mira a Finlandia. Tuve la oportunidad de vivir en Alemania. Sus bosques son sanos. No tienen quemaduras catastróficas porque manejan el bosque", dijo.

Zinke continuó diciendo que los funcionarios federales deberán trabajar junto con los líderes de California en los esfuerzos de recuperación y prevención.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement