Advertisement

Inundado con los sobrevivientes del Camp Fire, Chico es una "ciudad dentro de una ciudad"

Inundado con los sobrevivientes del Camp Fire, Chico es una "ciudad dentro de una ciudad"
La población de Chico se ha llenado tras el mortal incendio de Camp  Fire. Se ordenó el cierre de un campamento de tiendas de campaña para los sobrevivientes desplazados. (Josh Edelson / AFP / Getty Images) (Getty Images)

Donde quiera que vaya Chris Persson, la gente todavía está hablando del incendio de Camp Fire.

Mientras compraba comestibles, le dijeron al residente de Chico que la tienda había contratado a sobrevivientes del incendio de Paradise.

Advertisement

En el almuerzo, escuchó a un evacuado por incendios decir que le habían dado un tanque de gasolina gratis para hacer recados.
"No se puede ir a ningún lado sin conocer a alguien con una historia", dijo Persson, quien ha vivido en Chico desde 1988.

Como consecuencia del incendio, que inició el 8 de noviembre, los residentes de Chico dicen que se están estableciendo en una "nueva normalidad": aumento del tráfico, hogares atestados de familias múltiples y una flota de remolques estacionados en calzadas y parques de caravanas.

Advertisement

Debido a su tamaño y la proximidad con las comunidades destruidas por el incendio, Chico fue el lugar lógico para la reubicación de muchos de los sobrevivientes desplazados de los incendios.

Ahora, sin embargo, Chico está luchando por equilibrar los esfuerzos de recuperación con la preservación de la calidad de vida que atrajo a los residentes a esta ciudad de 93,000 habitantes.

En algunos casos, las tensiones se han desbordado en las audiencias públicas.

"Es un acto de equilibrio", dijo Mark Orme, gerente de la ciudad de Chico. Estimó que la ciudad había visto un aumento de población de entre el 10% y el 20%, un número al que no planeaban llegar hasta 2030.

Advertisement

"Estoy manejando una ciudad dentro de una ciudad. Tengo dos ciudades que estoy administrando en este momento", dijo Orme. "Eso es algo de lo que nunca he leído en todos mis estudios".

A mediados de diciembre los residentes llenaron las salas del Concejo Municipal para escuchar a los funcionarios hablar sobre una propuesta de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), de colocar 250 remolques en un terreno baldío y vacío de 80 acres de Eaton Road, en el extremo norte de la ciudad.

"Hubiera comprado una casa junto a un parque de casas rodantes si así lo quisiera", dijo un hombre a los miembros del concejo.

Otro hombre dijo que su hijo y su esposa habían perdido su hogar, pero él también estaba preocupado por la ubicación de los remolques propuestos.

Esa misma noche, los funcionarios del estado presentaron un plan para abrir una instalación de clasificación de escombros en el extremo sur de la ciudad, para acomodar los aproximadamente 15 millones de toneladas de escombros del incendio.

Algunos residentes expresaron su preocupación por el impacto ambiental de ubicar una instalación de escombros tan cerca de las casas, así como el aumento del tráfico de camiones que transportan metal y concreto del área de la quema.

"Nos están tratando como un daño colateral", dijo Debbie Villasenor, quien es miembro de la Asociación de Vecinos de Barber, un grupo que representa al vecindario en el extremo sur de Chico, donde se propuso el sitio de escombros.

"Necesitas mirarnos", dijo ella. "Somos personas, no somos un sitio".
Al final de la reunión, los funcionarios debían ser acompañados a sus vehículos.

Advertisement

Una semana después, los funcionarios de FEMA y de la Oficina de Servicios de Emergencia de California dijeron que ambas propuestas habían sido desechadas, en parte debido a la protesta local.

"Apoyamos completamente a nuestros vecinos, y queremos que se alojen bien", dijo Persson, quien vive cerca del sitio del remolque propuesto y asistió a la reunión. "Se trata realmente de seguridad".

La propia familia de Persson se vio afectada por el Camp Fire, que mató a 86 personas y destruyó cerca de 14,000 hogares.

El hermano de su pareja desde hace mucho tiempo escapó en su camión con dos personas y tres perros. Su casa se quemó y él está esperando para mudarse a un nuevo apartamento.

Villaseñor, que llegó a Chico hace 34 años debido a los espacios verdes y el encanto de una pequeña ciudad,  dijo que es importante hacer planes inteligentes para la recuperación del incendio porque no es solo una cuestión de meses, sino años. "Todo el mundo quiere ayudar en ese esfuerzo", dijo. "Juntos haremos que eso suceda".

Desde el incendio de Camp, el tráfico en Chico ha aumentado en un 70% y los accidentes automovilísticos han aumentado en un 29%, según funcionarios de la ciudad y la policía.

Los pedidos de servicios al Departamento de Policía también han aumentado, dijeron las autoridades.

El fin de semana pasado estuvo muy ocupado para las autoridades. Aunque las llamadas generalmente se concentran cerca del centro de la ciudad, donde se encuentra el campus de Cal State Chico, la policía recibió llamadas de toda la ciudad.

"Somos un departamento de policía que no fue diseñado para garantizar la seguridad de 10,000 a 20,000 personas adicionales, pero esa ha sido la realidad", dijo Mike O'Brien, el jefe de policía de Chico.

O'Brien dijo que sus oficiales habían estado ayudando con el desastre desde el principio, y algunos perdieron sus hogares.

"Ahora tenemos la tarea de mantener a estas personas a salvo", dijo, "y asegurarnos de que no estén traumatizadas dos veces".

Chico es la ciudad más grande de un condado que sufría una escasez de viviendas y una crisis de personas sin hogar incluso antes del incendio.

Laura Cootsona, la directora ejecutiva del Centro Jesús, un refugio para desamparados con 23 camas en Chico, dijo que temía que la población sin hogar se duplicará.

A diario, Cootsona escucha historias sobre personas que viven con familiares o amigos. Un empleado suyo ha tomado 15 animales. Su iglesia ha absorbido a otra congregación.

"Se siente como que la gente realmente no puede quedarse sin aliento", dijo. "Y solo llevamos seis semanas en eso".

Los hoteles siguen llenos. Y hasta el miércoles, solo había 13 alquileres disponibles en la ciudad, dijo el alcalde Randall Stone.

Stone teme que Paradise y otras comunidades devastadas por el fuego no sean repobladas, lo que podría agotar las ventas y los impuestos a la propiedad en Chico.

Stone recordó haber visitado otra ciudad que había sido afectada por incendios forestales en los últimos años. Uno de los funcionarios de la ciudad se emocionó frente a él y le preguntó: "¿Cómo evitas convertirte en una comunidad de remolques?"

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement