Advertisement

John McCain fue torturado como prisionero de guerra en Vietnam. ¿Se opondrá a la candidata para ocupar la CIA, implicada en un programa de tortura?

John McCain fue torturado como prisionero de guerra en Vietnam. ¿Se opondrá a la candidata para ocupar la CIA, implicada en un programa de tortura?
El senador Jon McCain (republicano de Arizona), que ha estado lejos del Capitolio luchando contra el cáncer, es la figura más observada en el debate sobre la nominación de Gina Haspel para dirigir la CIA. (Melina Mara / The Washington Post) (Los Angeles Times)

Los activistas que tratan de obstruir la nominación de Gina Haspel para dirigir la CIA, esperan que el senador John McCain emita el voto decisivo, suponiendo que esté lo suficientemente bien como para regresar a Washington.

El republicano, de 81 años, fue diagnosticado con cáncer cerebral en julio de 2017, y emitió su último voto en el Senado el 7 de diciembre, antes de regresar a Arizona para recibir tratamiento. Se sometió a una cirugía por una infección intestinal el 15 de abril de 2018, en Phoenix.

Advertisement

Los críticos de Haspel confían en que McCain se pronuncie en contra de su nominación, incluso si no puede emitir un voto en el Senado, consolidando su legado como el más destacado crítico de la tortura al enfrentar el ocaso de su carrera.

"El senador McCain es esencial", dijo Matt Hawthorne, director de políticas de la Campaña Religiosa Nacional contra la Tortura. "Tiene más liderazgo moral sobre el tema que nadie".

Advertisement

McCain fue torturado cuando fue tomado como prisionero durante la guerra de Vietnam, y ayudó a encabezar las denuncias de los duros interrogatorios de la CIA a sospechosos de terrorismo en una red secreta de cárceles extranjeras, después de los ataques de Al Qaeda contra Nueva York y el Pentágono, en 2001.

Haspel dirigió uno de los llamados 'sitios negros', en Tailandia en 2002, y en 2005 autorizó la destrucción de cintas de video en las que se veían los simulacros de tortura con agua y otros tratamientos abusivos a los detenidos en las instalaciones.

Haspel se ha ganado un gran respeto en la comunidad de inteligencia por su otro trabajo en la CIA, sirviendo en el extranjero y de incógnito durante la mayor parte de sus 33 años en la agencia. Ella ahora es subdirectora.

El gobierno de Obama decidió no enjuiciar a nadie por el programa de interrogatorios de la CIA, y los partidarios de Haspel observan que al menos algunos miembros del Congreso dieron su bendición para las tácticas duras.

Advertisement

"Es realmente el colmo de la hipocresía política del Congreso el plantear objeciones a alguien que participó en un programa en el que se les informó y aprobaron", dijo Hank Crumpton, ex agente de la CIA.

El senador Rand Paul (republicano por Kentucky) anuncia su oposición a la nominación de Gina Haspel el 14 de marzo. (Win McNamee / Getty Images)
El senador Rand Paul (republicano por Kentucky) anuncia su oposición a la nominación de Gina Haspel el 14 de marzo. (Win McNamee / Getty Images) (Getty)

Más de 50 ex funcionarios de inteligencia y legisladores enviaron a los líderes del Comité de Inteligencia del Senado una carta de apoyo a Haspel. Se espera que el comité celebre su audiencia de confirmación en mayo.

"Ella es una verdadera profesional de inteligencia que brinda atención, integridad y un compromiso con el estado de derecho en su trabajo todos los días", decía la carta. Entre los signatarios se encontraban los ex directores de la CIA John Brennan, Leon E. Panetta, Michael Hayden y George Tenet, así como Michael Morell, quien sirvió dos veces como director interino.

McCain, que cumple su sexto mandato en el Senado, ha expresado escepticismo hacia Haspel, pero no ha dicho si se opondrá a su nominación. Su oficina dice que durante su enfermedad sigue ocupado en su trabajo en el Senado, donde dirige el Comité de Servicios Armados.

Cuando era piloto de la Armada en la Guerra de Vietnam, McCain fue derribado sobre Hanoi, en 1967, y encarcelado durante 5 años y medio. Como hijo del almirante de la Marina que comandaba las fuerzas estadounidenses en el Pacífico, a McCain se le ofreció la liberación, pero se negó. Fue golpeado y mantenido en confinamiento solitario, agravando las heridas que sufrió cuando se lanzó fuera de su avión de combate.

Las relaciones de McCain con Trump han estado tensas desde 2015, cuando Trump, que recibió múltiples aplazamientos de reclutamiento durante la guerra, pareció burlarse del sacrificio de McCain.

"No es un héroe de guerra", dijo Trump en un foro de candidatos del Partido Republicano en Iowa. "Es un héroe de guerra porque fue capturado. Me gustan las personas que no fueron capturadas".

En julio de 2017, McCain emitió el voto decisivo y dramático que bloqueó los intentos republicanos de derogar partes de Obamacare, que Trump había calificado de prioridad. McCain podría disfrutar de la oportunidad de torpedear al candidato de Trump para la CIA .

Advertisement

Haspel estaba trabajando en el Centro de Contraterrorismo de la CIA en 2001, cuando la agencia aprobó lo que llamó "mejores técnicas de interrogatorio" para sospechosos de terrorismo que habían capturado en el extranjero.

Durante los siguientes cinco años, algunos fueron sometidos a simulacros de ahogamiento, obligados a mantenerse despiertos, golpeados contra las paredes, alimentados rectalmente y confinados en cajas del tamaño de un ataúd.

Según los informes, Haspel dirigía la prisión de la CIA en Tailandia cuando Abd al Rahim al Nashiri fue torturado con agua. El saudí fue acusado de ayudar a planear el atentado suicida contra el Cole, un buque de guerra estadounidense fondeado en Yemen, que mató a 17 marineros estadounidenses en 2000.

Nashiri finalmente fue llevado a la prisión militar estadounidense en la Bahía de Guantánamo, Cuba. Su largamente retrasado juicio ante una comisión militar finalmente debió comenzar en 2018, pero fue suspendido nuevamente en marzo, luego de que sus abogados civiles renunciaran por temor a que el gobierno los haya estado espiando.

Según su abogado militar, el teniente Alaric Piette, profesor de medicina de la Universidad de Boston que examinó a Nashiri, dijo que "es la víctima de tortura más traumatizada que haya visto jamás, y que ha tratado y observado a cientos, incluidos aquellos que han sido torturados por regímenes brutales".

Piette, un ex SEAL de la Marina, describió la tortura a Nashiri como "repugnante". Agregó que "ese era un momento en el que necesitábamos profesionalismo y liderazgo, y en su lugar torturamos".

El papel de Haspel en el episodio permanece clasificado, frustrando grupos de defensa preocupados por la nominación. No se sabe públicamente si ordenó la táctica del submarino y otros métodos duros o se opuso a ellos.

"No es un proceso fácil. Ha estado encubierta por tanto tiempo", dijo Raha Wala, abogada de Human Rights First.

Memorias de ex funcionarios de la CIA han descrito el papel de Haspel en la trituración de los videos de interrogatorio de la CIA. Haspel abogó por la destrucción de las cintas y redactó el cable que ordenaba a los oficiales de la CIA en Tailandia que lo hicieran. Su jefe, José Rodríguez, entonces director de operaciones clandestinas, dio la orden.

La CIA ha prometido revelar más sobre los antecedentes de Haspel para su audiencia de confirmación.

"A través del proceso de confirmación, el público estadounidense conocerá a la Sra. Haspel por primera vez", dijo Jonathan Liu, portavoz de la agencia. "Cuando lo hagan, confiamos en que Estados Unidos estará orgulloso de tenerla como la próxima directora de la CIA".

Incluso antes de que se revelara el alcance total del programa de interrogatorios de la CIA, McCain fue un crítico habitual.

"No podemos torturar ni tratar a terroristas sospechosos de manera inhumana", dijo McCain durante su fallida campaña presidencial en 2008, cuando era el candidato republicano.

Advertisement
El senador John McCain y su hija Meghan en Sedona, Ariz., el 18 de marzo de 2018. Meghan McCain publicó la foto en las redes sociales, diciendo que "no hay lugar donde prefiera estar". (Meghan McCain)
El senador John McCain y su hija Meghan en Sedona, Ariz., el 18 de marzo de 2018. Meghan McCain publicó la foto en las redes sociales, diciendo que "no hay lugar donde prefiera estar". (Meghan McCain) (Los Angeles Times)

En noviembre de 2017, McCain casi mata la nominación de Trump de Stephen Bradbury como asesor general del Departamento de Transporte. Durante la administración Bush, Bradbury ayudó a preparar memorandos secretos del Departamento de Justicia que aprobaban el uso de la técnica del submarino y otras duras tácticas de interrogatorio.

El senador Joe Manchin III (D-W.Va.) planeó votar por Bradbury pero no lo hizo después de que McCain lo llamara por teléfono. Más tarde, Manchin le dijo al político que se oponía a Bradbury "por el servicio de John a nuestro país, mi respeto y admiración por John".

Al final, Bradbury fue confirmado por un voto de 50-47. Pero las matemáticas del Senado no son tan favorables para Haspel.

La mayoría republicana ha bajado a 51 a 49 y el senador Rand Paul (R-Ky.), otro crítico de la tortura, ya se ha comprometido a votar no. Si él es la única deserción republicana, Haspel puede ser nominada.

Pero si McCain se opone también, su nominación podría estar condenada porque su postura aumentaría las posibilidades de que todos los demócratas se opongan a ella. El líder de la minoría del Senado, Charles E. Schumer (demócrata por Nueva York), no ha ordenado a su caucus que vote de una forma u otra.

La oficina de McCain se negó a responder preguntas relacionadas con la nominación de Haspel.

El senador se ha retirado de la vista pública durante su tratamiento contra el cáncer. Su última memoria, "The Restless Wave", está programada para el 22 de mayo, pero no estuvo presente en eventos recientes en su honor en Arizona.

McCain no es el único senador que está observando. La otra es la Senadora Dianne Feinstein (D-Calif.), quien encabezó un mordaz informe de 6,000 páginas sobre abusos en el programa de interrogatorios de la CIA cuando encabezaba el Comité de Inteligencia del Senado. Una versión muy elaborada fue dada a conocer al público en diciembre de 2014.

"Si ambos pesan en contra de Gina Haspel, creo que se acabó" la nominación, dijo Christopher Anders de la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos.

McCain y Feinstein trabajaron juntos en 2015 para aprobar una ley que prohíbe la tortura, reforzando una orden ejecutiva anterior del presidente Obama.

Feinstein no ha dicho cómo votará por la nominación de Haspel.

"Tengo mucho cuidado con" confirmar como directora de la CIA "a alguien tan involucrado en el programa de tortura", dijo en un comunicado reciente.

Trump nominó a Haspel para reemplazar a Mike Pompeo, quien encabezó la CIA desde principios del 2017 y realizó un viaje secreto a Corea del Norte durante el fin de semana de Pascua en 2018 para ayudar a organizar una cumbre propuesta entre Trump y el gobernante de ese país, Kim Jong Un. Trump nominó a Pompeo para ser secretario de Estado.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement