Share
EEUU

Acoso y asalto sexual en vuelos comerciales en aumento. ¿Qué están haciendo las aerolíneas al respecto?

Vuelos

El asalto sexual a los aviones se ve agravado por asientos estrechos y vuelos a su máxima capacidad, dicen los asistentes de vuelo y los defensores de los pasajeros.

(Jerome Adam Stein)

Un hombre llegó a su vuelo tarde, después de que todos los demás pasajeros ya estaban sentados. Actuó “de forma extraña”, recordó la mujer que iba en el asiento de al lado.

Después de que se apagaron las luces para el vuelo nocturno del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles a Panamá, el hombre la asaltó sexualmente, dijo la mujer, una ejecutiva de la industria del cine en Los Ángeles que pidió proteger su identidad.

Después de gritar y luchar con el hombre, llamó la atención de una azafata, que la llevó a otro asiento en el vuelo de octubre de 2017. El agresor permaneció sentado junto a otra pasajera, dijo la mujer, y no se intentó aislarlo ni contenerlo.

El trauma del incidente se ha prolongado. “Evito todos los vuelos nocturnos”, reconoció.

Anuncio

Los informes sobre acoso sexual y asalto en vuelos comerciales están en aumento, aunque los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley dicen que el problema no se reporta. Las aerolíneas y los funcionarios federales se han movilizado para abordar el problema expresando una política de tolerancia cero para tales actos y mejorando la capacitación para lidiar con estos informes.

Pero los asistentes de vuelo y los legisladores dicen que las aerolíneas tienen que hacer más. Solicitan a los operadores que adopten un conjunto coherente de protocolos para responder a dichos incidentes. Quieren que las aerolíneas recopilen datos sobre los informes de ataques y hostigamientos. Quieren que los transportistas ofrezcan una nueva capacitación para que los asistentes de vuelo respondan a estos hechos.

“Queremos asegurarnos de tener todas las herramientas para hacer frente a estos incidentes”, dijo Taylor Garland, portavoz de la Asociación de Auxiliares de Vuelo, que representa a cerca de 50,000 azafatas en 20 aerolíneas.

La cantidad de agresiones sexuales en vuelos comerciales reportados al FBI aumentó a 63 en 2017, en comparación con los 38 incidentes en 2014, probablemente una pequeña fracción de la cantidad de agresiones que se producen, según la agencia.

Anuncio

“Creemos que está muy poco informado porque algunas mujeres se avergüenzan de denunciarlo”, aseguró Laura Eimiller, una portavoz del FBI en Los Ángeles. “Algunas personas denuncian los crímenes mucho más tarde”.

Pero el aumento en los asaltos denunciados y el acoso y la atención en los medios de comunicación han llevado al FBI a ser más elocuente sobre los avisos en los últimos meses. En abril de 2018, la agencia emitió un boletín que incluía cinco precauciones para los pasajeros aéreos, como mantener el reposabrazos hacia abajo.

“Hemos hecho un esfuerzo proactivo para difundir la conciencia”, dijo Eimiller.

Los asistentes de vuelo también han sido víctimas, según una encuesta reciente de la Asociación de Auxiliares de Vuelo que encontraron que el 68% de los auxiliares de vuelo habían sufrido algún tipo de acoso sexual durante su carrera.

El proyecto de ley de financiación de 2018 para la Administración Federal de Aviación solicitó la creación de una Fuerza de Tarea Nacional contra la Mala Conducta Sexual en Vuelo para revisar los protocolos existentes y recomendar nuevos entrenamientos, informes y recopilación de datos sobre incidentes de agresiones sexuales en los vuelos.

“El problema es la falta de capacitación para pilotos y auxiliares de vuelo”, dijo la Senadora Patty Murray (D-Wash.), quien impulsó el lenguaje en el proyecto de ley de financiamiento de la FAA. “Si sucede, no saben qué hacer”.

Murray abogó por el grupo de trabajo, en parte en respuesta a un incidente de 2016 en un vuelo de Delta Air Lines desde Seattle a Amsterdam.

Una pasajera en el avión, Allison Dvaladze, dice que su compañero de asiento la asaltó. Dvaladze apareció en televisión para hablar sobre el incidente y en febrero presentó una demanda acusando a la aerolínea de no capacitar a los miembros de la tripulación para hacer frente a los ataques.

Anuncio

Las aerolíneas del país dicen que han tomado medidas para abordar el problema. Varios operadores, incluidos los estadounidenses, Alaska, Spirit y United, afirman que han implementado políticas difíciles y una nueva capacitación para que los miembros de la tripulación identifiquen y respondan al problema.

“Le pedí a cada uno de nuestros líderes que se aseguren de que existan políticas y procedimientos adecuados, una capacitación adecuada y una conciencia adecuada para responder con prontitud y rapidez a los incidentes, y para informar rápidamente, si ocurren incidentes de acoso o agresión”, escribió el director ejecutivo de Alaska Airlines Brad Tilden en una nota a los empleados en abril.

En Delta Air Lines, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley ahora reciben una notificación automática cuando un pasajero se queja de haber sido acosado o asaltado. En el pasado, solo se llamaba a la policía si un pasajero pedía que la policía se encontrara con el avión al aterrizar o si los miembros de la tripulación presenciaban un ataque.

“Nuestra nueva política implica ser más directos para involucrar a la policía cuando ocurren acusaciones de agresión”, dijo el portavoz de Delta, Anthony Black. La nueva política entró en vigencia en marzo, motivada por la creciente preocupación por el acoso, la trata de personas y los volantes intoxicados en los aviones, dijo.

Los asistentes de vuelo y los defensores de los pasajeros dicen que el problema se ve agravado por los esfuerzos de la industria de las aerolíneas para maximizar las ganancias de los aviones que vuelan cerca de su capacidad. Cuanto más abarrotado esté un vuelo, menos probable será que los auxiliares de vuelo tengan asientos vacíos para separar a las víctimas y los asaltantes.

“Hay tantos asientos”, dijo Garland de la Asociación de Auxiliares de vuelo. “Estamos en un espacio confinado”.

El defensor de los derechos de los pasajeros, Paul Hudson, obtuvo registros de 19 denuncias de agresiones y hostigamiento presentadas por pasajeros de líneas aéreas ante el Departamento de Transporte de los EE.UU. desde 2012.

Los registros, obtenidos a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información, describieron al menos dos incidentes en los que las condiciones de hacinamiento en el avión impidieron que los asistentes de vuelo separaran a un presunto agresor de otros pasajeros.

Anuncio

“Si tienes aviones llenos pero encoges los asientos y el espacio para pasajeros, las personas están cuerpo con cuerpo”, dijo Hudson, presidente de FlyersRights.org, que tiene unos 60,000 miembros.

Entre los 19 incidentes hubo una queja de una mujer que dijo que fue atacada en un vuelo de Swiss Air en marzo de 2017. De acuerdo con la queja, un pasajero masculino la agarró repetidamente y la besó en el cuello cuando se quedó dormida.

“Los asistentes de vuelo no ofrecieron ninguna ayuda y no pudieron cambiarme de asiento cuando el vuelo estaba lleno”, dijo la mujer en su queja.

Swiss Air dijo en un correo electrónico que no podía comentar sobre el incidente sin el consentimiento por escrito de la presunta víctima, cuyo nombre no fue proporcionado por el Departamento de Transporte.

En diciembre, un juez federal sentenció a un hombre de Michigan a nueve años de prisión por agredir a una compañera de asiento en un vuelo nocturno de Spirit Airlines desde Las Vegas a Detroit. Los asistentes de vuelo separaron a la víctima de su agresor en el avión y alertaron a la policía, según los registros judiciales.

Los fiscales en el caso atribuyeron el aumento de los asaltos en los aviones a “espacios cada vez más reducidos y confinados; alcohol y drogas; menos auxiliares de vuelo; y cabinas oscuras en vuelos nocturnos, factores que probablemente envalentonan a los delincuentes. El estilo reducido de asientos en el avión puede exacerbar el trauma para las víctimas”, según documentos judiciales.

Incluso cuando la cabina de una aerolínea no está llena, la cercanía y la naturaleza comunitaria de volar en un avión comercial hacen que las quejas sobre un compañero pasajero sean intimidantes y torpes, dijo Kristen Houser, portavoz del Centro Nacional de Recursos sobre Violencia Sexual en Harrisburg, Pennsylvania.

“La proximidad en un avión lo hace más incómodo”, dijo.

Además de capacitar a los asistentes de vuelo para responder mejor a tales incidentes, las aerolíneas deben incluir en el anuncio de seguridad antes del despegue una advertencia a los pasajeros de que no se tolerará la conducta sexual indebida y que los infractores pueden ser prohibidos por la aerolínea, dijo Houser.

“Podrían comenzar con un mensaje coherente y haciendo campaña para hacerles saber que es una prioridad”, añadió.

Cuando un pasajero se queja con un asistente de vuelo por haber sido acosado o asaltado por otro viajero, los representantes de la aerolínea dicen que se les instruye a los asistentes de vuelo que hablen con ambos pasajeros, separen al pasajero y al presunto atacante y notifiquen a la policía.

“Los asistentes de vuelo están facultados para ver todas las opciones”, dijo Bobbie Egan, portavoz de Alaska Airlines, que lanzó una nueva capacitación sobre el problema la primavera pasada.

En varias de las denuncias presentadas ante el Departamento de Transporte, las presuntas víctimas dijeron que la policía no fue notificada y que los asaltantes abandonaron el avión sin castigo.

En un vuelo de Spirit Airlines de Las Vegas a Chicago en agosto de 2016, una pasajera dijo en una de las quejas que un hombre sentado detrás de ella repetidamente se acercó al asiento para tocarla. Ella dijo que los miembros de la tripulación no tomaron medidas.

“Spirit Airlines pensó que estaba bien que el pasajero en el asiento 28F me hiciera eso y dijeron que no pedí que me movieran de mi asiento porque fue mi culpa ser acosada sexualmente”, dijo la mujer en su queja. 

Un representante de Spirit Airlines se negó a comentar sobre el incidente descrito en la queja, pero señaló un memorándum de empleado publicado en mayo por Bob Fornaro, director ejecutivo de la aerolínea con sede en Florida.

“Nuestro equipo de liderazgo no tolerará ninguna forma de acoso, incluido el acoso sexual, la intimidación, el acoso escolar o cualquier otra conducta ofensiva o degradante”, escribió.

En su demanda contra Delta, Dvaladze indicó que después de que fue atacada, un miembro de la tripulación le dijo “deja que se te resbale”. Los miembros de la tripulación de Delta tampoco identificaron al hombre antes de que él se bajara del avión, haciendo imposible que las autoridades lo procesaran, según la demanda.

Black, el portavoz de Delta, se negó a comentar sobre la demanda.

La ejecutiva de cine de Los Ángeles aseguró que tenía una experiencia frustrante similar con su queja.

Cuando su vuelo de Copa Airlines aterrizó en Panamá, dijo, el avión fue recibido por oficiales de ley panameños que le tomaron una declaración juramentada.

Cuando la mujer se comunicó con los funcionarios del Consulado de Panamá por teléfono para obtener una actualización de su caso, le informaron que el asunto fue entregado a los funcionarios de los Estados Unidos para su enjuiciamiento.

En un comunicado, Copa afirmó que la aerolínea tenía “cero tolerancia para este tipo de comportamiento y está firmemente comprometida con la seguridad y el bienestar de sus pasajeros”.

En Los Ángeles, los funcionarios del FBI dijeron que no procesaron al agresor porque el caso estaba bajo la jurisdicción de Panamá. (Un acuerdo internacional adoptado en Tokio dice que el procesamiento de un crimen en un avión que vuela en una ruta internacional es responsabilidad del país donde está registrado el avión. Panamá firmó el acuerdo en 1963).

“No he podido obtener una respuesta directa de nadie”, dijo la mujer.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio